text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Seminario "Literatura y locura" de la UIMP

      
Fuente: UIMP

Además de ser voces literarias reconocidas Ernest Hemingway, Virginia Woolf o Leonora Carrington tienen en la locura otro denominador común porque, como ha recordado Juan José Millás, “en la historia de la Literatura encontramos muchos casos de patologías mentales”. Y aunque la psicosis no sea cualidad indispensable para ponerse frente a una página en blanco, el conflicto con la realidad siempre tiene que estar presente. “Es impensable una escritura creativa que no surja del conflicto”, ha asegurado, porque la escritura nace cuando “se tienen dificultades con la realidad”.

 

 

Lee también
» Premio Nobel de Literatura 2013: Alice Ann Munro
» Los 10 libros de literatura más vendidos en 2014
» 10 librosde autores latinoamericanos que no puedes dejar de leer  

 


Esta relación entre la psicosis y el ámbito de las letras es el eje de su última novela, La mujer loca, y del seminario Literatura y locura: los límites habitables que se celebra estos días en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y en el que hablo, el pasado jueves, de su último trabajo literario. Millás, que ha participado en la tribuna de los Martes Literarios, ha explicado que “es peligroso mitificar la locura” y ha puesto como ejemplo el reciente suicidio del actor Robin Williams para aclarar que las patologías mentales son mucho más que una etiqueta (tipo: depresión, bipolaridad o neurosis) y que, por ello, “deberíamos preguntarnos el verdadero significado de la palabra ‘loco’”.


Una de las bondades de la escritura y de “su combustible: la lectura” es que permiten “atenuar los conflictos con la realidad”. Y es que a su juicio “desde el acuerdo absoluto con la realidad se puede escribir el Código Penal pero no Madame Bovary”.

 


Periodismo y literatura


El autor de El mundo (Premio Planeta 2007) ha hablado también de la “artificial diferencia” que existe entre ser escritor y periodista, dos oficios que compagina desde hace años y sin los que no concibe su rutina: “Me siento muy cómodo haciendo las dos cosas. No concebiría mi vida teniendo que escribir solo la novela que tengo entre manos porque el día es muy largo y me canso, y me pongo a escribir un artículo o un reportaje”, ha comentado. Y todo porque ambos, literatura y periodismo, “trabajan las mismas herramientas; el periodista, lo quiera o no, es un escritor”.
 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.