text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Enseñanza virtual para una Universidad más competitiva

      
Enseñanza Virtual
Enseñanza Virtual

En el seminario de 'Gestión y Desarrollo de la Enseñanza Virtual Universitaria' que acogió la Universidad de Huelva la semana pasada, el profesor Richard Howell, responsable de la Educación Virtual en la Universidad de Nuevo Méjico, Alburquerque, destacó la importancia que esta nueva modalidad de educación podría tener en la Onubense, a la hora de ofrecer una oferta educativa alternativa a la tradicional.

Las jornadas, organizadas por el Departamento de Psicología y la Facultad de Ciencias del Trabajo de la Universidad de Huelva (UHU), pretendían crear un foro donde los profesionales pudieran debatir y unificar criterios de trabajo sobre esta modalidad de enseñanza.

Para la ocasión, se contó con el profesor Richard Howell, quién ha conseguido que más de 25.000 alumnos se hayan matriculado en sus cursos no presenciales o semipresenciales y ha implantado titulaciones integras a través de este sistema a distancia.

El profesor expuso las estrategias online que se habían seguido desde su Universidad de Nuevo Méjico y ha dado una serie de pautas a la UHU para que ésta pueda desarrollar con éxito este tipo de Enseñanza Virtual.

En este sentido, señaló que la nueva modalidad de educación online podría servir a la Universidad andaluza para conseguir nuevos mercados, extensible incluso al Algarve y al norte de África, y hacer de ella una universidad más competitiva.

Recomendaciones para el uso de la enseñanza virtual

Pero para crear programas virtuales y ofrecer licenciaturas ONLINE de calidad y que sean equivalentes a cualquier otra que se ofrezca en la Universidad, Richard Howell indicó una serie de recomendaciones. Así, destacó la importancia que tiene la formación del profesorado, con el que es imprescindible contar para el éxito de los programas.

Los profesores tienen que ser capaces de hacer “buenos cursos online” y tener el apoyo mediático y de diseño necesario para que sus cursos sean plausibles a la vez que “atractivos” para los estudiantes. En este sentido, hay que tener muy en cuenta las infraestructuras del entorno en el que vamos a trabajar.

Por otra parte, también es conveniente investigar la experiencia online de los estudiantes para darla a conocer a una sociedad escéptica y demostrar que estos programas no “sólo sirven a una necesidad sino que pueden desarrollarse a un nivel de calidad que es igual o mejor que el de la Enseñanza Presencial”.

Pese a todo, la iniciativa online cuesta al principio pero según Howell, “el coste es menor una vez que alcanzamos una cantidad considerable de cursos y programas”. Para ello será importante centralizar los esfuerzos en mercados definidos donde no haya ninguna competencia importante. Pues, como bien sabe este profesor de Nuevo Méjico “la calidad no es suficiente, debes ser capaz de promocionar de forma efectiva y batir a tu competencia en otras dimensiones, no sólo en la calidad”. Primero hay que detectar la demanda y luego ofrecer el producto.

Perspectivas de futuro

En conclusión, Richard Howell afirmó “que la enseñanza online es una empresa en curso, que debe ser introducida en el plan estratégico de la institución universitaria, en este caso, para tener éxito”.

El liderazgo de la iniciativa online debe ser capaz de negociar el proyecto completo en la línea central de la fórmula de financiación de la Universidad. Se trata de un proceso en el que a los directores y administrativos se les tiene que demostrar que merece la pena la inversión en estos programas.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.