text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Aprovecha el verano para aprender rápidamente un nuevo idioma

      
Fuente: Shutterstock

Aprender nuevas lenguas no sólo es útil para obtener puestos mejor remunerados, sino que diversos estudios han comprobado científicamente los beneficios para aprender nuevas lenguas. Sin embargo, muchas veces no cuentas con el tiempo necesario para aprender, por lo que este verano te aconsejamos comenzar a invertir tu tiempo libre en el aprendizaje veloz de una nueva lengua. Descubre cómo aprender un nuevo idioma en tiempo récord y jamás olvidarlo, de acuerdo al método del emprendedor estadounidense, Gabriel Wyner.

 

» Sigue el especial de verano de Universia y encuentra las mejores ofertas de formación, empleo y ocio dentro y fuera de España

 

 

Cómo se recuerdan las palabras en el cerebro

El cerebro genera recuerdos a través de las conexiones, y puede producirse de 2 maneras: aquellas palabras que aprendes y otorgas un significado pero no traduces, se asocian a sabores, colores, contexturas y con una serie de imágenes, así como con emociones (placer, disgusto, miedo...).

 

Por otra parte, si quieres traducir las palabras, éstas no se conectarán con experiencias, sino con más vocabulario, lo que genera pocas y fugaces conexiones, como para recordarlas. Si quieres recordar un idioma necesitas optar por el primer modelo de aprendizaje.

 

Para que una palabra sea recordable necesitas saber su ortografía, sonido, significado y asociarla a una sensación, generar una conexión personal. Por ello, una buena idea es utilizar tarjetas de memoria, muy eficientes para aprender nuevo vocabulario.

 

 

 

Aprender un nuevo idioma en 4 pasos

De acuerdo con Wyner, para aprender y retener los conocimientos de una lengua, necesitas dividir tu aprendizaje en 4 simples pero demandantes pasos. Sin duda para triunfar necesitarás constancia y una dedicación mínima de 30 minutos diarios.

 

 

Paso #1: aprende a escuchar, producir y escribir los sonidos 

Esta instancia tiene una duración aproximada de entre 1 y 3 semanas, y se centra en aprender los sonidos: cómo se pronuncian, distinguir los diferentes fonemas, escribir su pronunciación y comenzar lentamente a incorporarlos. En idiomas como el ruso o el chino mandarín, donde los caracteres nos son completamente desconocidos, debes intentar memorizar para comenzar las asociaciones.

 

Si comienzas por la gramática o el vocabulario antes de centrarte en la pronunciación, no lograrás generar las conexiones adecuadas en el cerebro y no recordarás eficientemente todo lo aprendido. Una vez que tus oídos reconozcan los sonidos y los puedas comparar, la pronunciación te resultará más sencilla. Puedes optar por mirar vídeos de YouTube donde se muestre la correcta pronunciación de palabras sencillas y difíciles.

 

Escribir suele ser lo más sencillo, ya que los libros generalmente traen un listado de palabras para deletrear. Toma las palabras de la lista y conviértelas en tarjetas mnemotécnicas. Así podrás conocer el sistema de formación de palabras en el idioma que las quieres aprender y utilizar imágenes que activen tu memoria más fácilmente. 

 

 

Paso #2: aprende 625 palabras básicas a través de dibujos

Este paso te tomará entre 1 y 2 meses. Conviene que optes por palabras que más frecuentemente verás y que sean breves, y fáciles de representar. Aquí tendrás un reto doble: al aprender las palabras trabajarás en tu pronunciación y ortografía, y comenzarás a pensar en el idioma. 

 

Puedes encontrar buenas imágenes para las tarjetas a través del buscador del Google, pero siempre busca la palabra del idioma que quieres aprender. Escríbela de manera correcta y también de acuerdo a la pronunciación para trabajar ambos aspectos. Opta por palabras fácilmente asociables, como perro, pelota, mesa o comer.

 

 

Paso #3: aprender gramática y palabras abstractas

Con una duración aproximada de entre 2 y 3 meses, en este paso te centrarás exclusivamente en la gramática, que debería resultarte más sencillo luego de haber superado los 2 primeros pasos.

 

En el aprendizaje de idiomas, la gramática se logra a través de 3 operaciones: agregando palabras (me gusta - no me gusta), cambiando palabras existentes (lo como - lo comí) o alterando el orden de las palabras (esto es bueno - ¿es esto bueno?). Con los libros podrás guiarte y aprender el significado de cada nueva estructura y puedes utilizar las tarjetas para recordarlas. A medida que comprendas y adoptes la gramática, podrás comenzar a asimilar palabras más abstractas, como preposiciones. 

 

 

Paso #4: perfeccionar el uso de las palabras

En los próximos 3 meses, como mínimo, te dedicarás a jugar con las palabras. Si quieres aprender más, hazlo, si quieres entender más, lee libros. Si quieres lograr más fluidez considera aprender las palabras que más asocien con el uso que le darás a la lengua: si quieres viajar y utilizarla, opta por aprender frases, comidas, lugares, cómo pedir indicaciones...; si eres chef y quieres el idioma para trabajar, aprende ingredientes, utensilios, comidas... 

 

Leer puede serte de gran ayuda, siempre que no debas detenerte cada pocos segundos para buscar el significado de las palabras que figuran en el texto. Si esto te ocurre, opta por libros más sencillo y de tu agrado, complementándolos con audiolibros o leyendo resúmenes previos de cada capítulo para poder guiarte e identificar al menos las palabras asociadas a la temática.

 

Para perfeccionar tu pronunciación y oído, la radio, los podcasts, la televisión o las películas son grandes recursos de los que puedes servirte. Del mismo modo que hiciste con los libros, opta por leer resúmenes previos a cada uno e infórmate sobre lo que ocurrirá de antemano.

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.