text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La importancia de la inteligencia emocional para mantener un trabajo

      
Los trabajadores que saben escuchar consiguen establecer un ambiente laboral más productivo
Los trabajadores que saben escuchar consiguen establecer un ambiente laboral más productivo
  • El ámbito laboral e inteligencia emocional van de la mano. Los trabajadores que saben gestionar sus emociones consiguen dirigir al equipo con mayor éxito.
  • Comprender a tus compañeros de trabajo te permitirá trabajar más a gusto con ellos. Juntos podréis cumplir con los objetivos del departamento.
  • Los trabajadores que saben escuchar consiguen establecer un ambiente laboral más productivo. La clave del éxito radica en estimular la inteligencia emocional.

La convivencia rige el espacio de trabajo. Las personas que saben gestionar sus emociones consiguen mejorar su rendimiento en el trabajo y organizarse mejor con sus compañeros.

Inserta tu Currículum y apúntate a cientos de empleos

Regístrate gratis

 La oficina está llena de momentos de tensión. El roce entre compañeros es habitual. Las empresas buscan estimular el ámbito laboral e inteligencia emocional. La clave para conseguirlo radica en contar con trabajadores más empáticos, que dediquen un poco de su tiempo a conocer los problemas del resto de compañeros.

La importancia de la inteligencia emocional ha ido creciendo en el ámbito laboral. Las empresas buscan personas que se puedan incorporar a su equipo de trabajo sin desatar tensiones.

La autogestión de las emociones, y la capacidad para escuchar al otro permiten a los trabajadores integrarse en el equipo de trabajo y conseguir los objetivos propuestos por la empresa.

Las claves para trabajar en equipo

1. Aprender a gestionar emociones

Los seres humanos somos animales emocionales. Nos regimos en la mayoría de ocasiones según nuestras apetencias. Aunque la racionalidad del ser humano está fuera de toda duda para comprender muchos comportamientos de las personas es necesario indagar en el apartado de las emociones. El ámbito laboral e inteligencia emocional están muy próximos. Los buenos trabajadores pueden gestionar emociones y no volcar su enfado sobre los demás.

2. Contar con un mayor autoconocimiento

Conocerse bien es clave a la hora de integrarse en una comunidad. Una convivencia tan accidentada como la de la oficina puede aliviarse cuando eres capaz de ponerte en la situación del otro. La empatía es una cualidad muy perseguida por las personas que trabajan en grupo. Las empresas requieren de la colaboración de los compañeros para seguir adelante y poder hacer frente a las demandas del mercado.

3. Saber escuchar

Los compañeros de trabajo están condenados al entendimiento. El ámbito laboral e inteligencia emocional van de la mano. Los trabajadores con capacidad de liderazgo, que se mantienen fieles a su equipo invierten parte de su tiempo en analizar los problemas de sus compañeros. La inteligencia emocional en este punto ayuda a los profesionales a gestionar sus equipos.

4. Estar dispuesto a ayudar a los demás

Delegar responsabilidades es muy fácil pero ¿qué hay de ofrecer tu ayuda a los demás? Los buenos trabajadores son cómplices de sus compañeros. Saben qué compañero necesita de su ayuda y no dudan en prestársela para terminar el trabajo.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.