text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Lo que jamás deberás hacer cuando llegues a tu primer empleo

      
Tu actitud puede ser clave para enfrentarte a los retos de tu empleo
Tu actitud puede ser clave para enfrentarte a los retos de tu empleo
  • Ser un buen empleado depende de muchos factores, pero hay cosas que debes de aprender desde tu primer empleo y no olvidarlas nunca.
  • Si no sabes por dónde empezar, recuerda primero lo que jamás debes de hacer en un empleo.
  • La desmotivación o ser demasiado independiente puede no estar bien visto en tu empresa, sobre todo si el trabajo en equipo es la base de su cultura empresarial.

La productividad y la actitud de los empleados suelen ser los dos factores que más en cuenta suelen tener las empresas y gerentes, a la hora de evaluar el progreso de sus empleados o decidir sobre su permanencia, en relación a los nuevos empleados que están en periodo de prueba.

Lo primero que no debes de olvidar es que, porque hayas conseguido un trabajo o que una empresa haya mostrado el interés en tus conocimientos y competencias, no quiere decir que seas imprescindible y que esta situación pueda cambiar del día a la mañana, sobre todo si tiendes a acomodarte con facilidad.

La experiencia y crecimiento profesional no solo se va a basar en todo lo que vayas aprendiendo o los éxitos y logros que consigas, sino que también va a consistir en un proceso continuo de maduración y de mejoras de actitud, de manera que te ayuden a adaptarte a los cambios, ser más flexible y trabajar con todo tipo de profesionales.

No te agobies porque todo este aprendizaje se realiza de forma natural, a medida que vayas adquiriendo años de experiencia o aceptando nuevos puestos de empleo.

Mientras tanto, lo que sí que debes de tener claro es lo que jamás debes de hacer en un puesto de trabajo, sobre todo si es tu primer empleo y te sientes un poco perdido.

Crece profesionalmente con ayuda de las prácticas

Accede

Todo es cuestión de actitud… y de no hacer esto jamás

Como es más fácil comenzar por lo que nunca debes de hacer en un empleo, ten presente estos tips y será más fácil que seas percibido como un buen empleado con mucho potencial:

Mínimo esfuerzo

Demuestras que tu implicación profesional es escasa y que solo te molestas en realizar lo estrictamente necesario, en las tareas que se te encomiendan.

Cuidado porque no estás aportando ningún valor añadido y puedes ser fácilmente reemplazable.

Quejas continuas

Es un síntoma claro de desmotivación y falta de implicación, si todo te supone un problema o solo ves la parte negativa de una tarea, un reto o un nuevo proyecto.

Excusas

Si no eres capaz de asumir tus posibles errores o prefieres echar la culpa a terceros, estarás muy lejos de ser un buen empleado y compañero.

No ser colaborativo

La gran mayoría de trabajos suponen trabajar en equipo, coordinarte con otros profesionales en el reparto de tareas y apoyar a aquellos que necesiten soporte para que se encarguen de las tareas de mayor relevancia.

La falta de iniciativa, de creatividad o de pensar en ideas para dar soluciones te hará un flaco favor en tu desarrollo profesional, además de que no desarrollarás una de las habilidades más demandada y apreciada en la actualidad.

Las habilidades más demandadas por las empresas

Infografía: Las habilidades más demandadas por las empresas

Descubre en esta infografía qué habilidades deberías incluir en tu CV para seducir a los empleadores.

Regístrate y descarga esta infografía gratuita


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.