text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cómo mantener la calma ante un problema en el trabajo?

      
No dejarse vencer por el estrés es el primer paso hacia la salud en el trabajo
No dejarse vencer por el estrés es el primer paso hacia la salud en el trabajo  |  Fuente: Shutterstock
  • En el mundo del trabajo no todo es color de rosas, a veces surgen problemas.
  • Los trabajadores deben aprender a ser proactivos y controlar sus emociones.
  • La actitud ante un problema puede determinar cómo un trabajador es visto por sus jefes y las oportunidades a las que accede.

Proyectos que resultan mal, propuestas que son rechazadas por el cliente o el jefe a último momento, negocios que no salen, compañeros que faltan justo el día en que deben entregar un trabajo, errores personales que arruinan un proyecto... El mundo del trabajo no es perfecto.

Los trabajadores cometen errores, o deben enfrentar las consecuencias de errores de otros. Quizá no siempre se cuenta, pero ocurre.

Los problemas existen, suceden y requieren respuestas. Ante las crisis de este tipo hay dos posibles caminos: paralizarse y deshacerse en lamentos por lo ocurrido; o adoptar una postura proactiva y trabajar para resolverlo, dejando las culpas y los lamentos para cuando el problema ya no sea tal.

La forma en que un trabajador enfrenta estas situaciones no solo dice mucho de sus características personales, sino también sobre quién es como profesional, y lo que puede dar. Pues a fin de cuentas, enfrentarse al caos saca a relucir las mejores y peores cualidades de una persona.

Pero además de determinar cómo un trabajador es visto por sus compañeros, jefes y supervisores, las situaciones de crisis en el trabajo sirven para conocer cómo el trabajador reacciona ante el estrés y el trabajo bajo presión. Es decir, qué tanto se deja afectar por las situaciones.

Mantener la calma es la clave

No importa el tipo de problema que se deba enfrentar, la mejor actitud será siempre la de proyectar calma incluso cuando en la cabeza del trabajador se dispute una verdadera guerra.

Lo que necesitan los problemas son soluciones, y estas no pueden salir del caos, sino de un pensamiento lógico y calmado que pueda encontrar el mejor camino para la situación en cuestión. Es decir, la solución de un trabajador en calma.

Inserta tu Currículum y apúntate a cientos de empleos

Regístrate gratis

¿Cómo mantener la calma?

Este es el camino que hay que seguir, pero ¿cómo seguirlo? Con los siguientes consejos:

1) Deja las culpas y los lamentos para después, cuando todo esté resuelto puedes ocuparte de entender por qué pasó.

2) Confía en tus habilidades para resolver  el problema que tienes delante, y centra toda tu atención en él.

3) Respira y procura relajar tu mente y cuerpo antes de comenzar a ocuparte del asunto.

4) Toma mucha agua para mantenerte hidratado y que tu cerebro se mantenga activo, de este modo, podrás conservar la compostura a pesar de los nervios.

5) Imagina algo que te gusta hacer como forma de distraer la mente hacia otra situación. Puede ser por ejemplo tomar un café luego de resolver este problema, o salir a correr.

Puede que en el interior sientas que quieres renunciar a todo, pero por fuera debes mostrarte tranquilo y demostrar tanto a tus compañeros como a tus superiores que puedes enfrentar y resolver un problema inesperado.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.