text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Tienes un empleo tóxico? ¡Descúbrelo y resuélvelo con estos sencillos pasos!

      
¿Tienes un empleo tóxico? ¡Descúbrelo y resuélvelo con estos sencillos pasos!
¿Tienes un empleo tóxico? ¡Descúbrelo y resuélvelo con estos sencillos pasos!  |  Fuente: Shutterstock

Las personas pueden ser tóxicas, perjudicando a otras con su actitud o simplemente generando espacios donde la convivencia es imposible. Los empleos también pueden presentar esta característica, afectando la productividad, felicidad y el compromiso de sus empleados por causas que podrían resolverse de forma sencilla si se identifica correctamente el problema y se trabaja en él... Si tienes un empleo tóxico llegaste al lugar indicado, porque te enseñaremos a solucionarlo y mejorar tu situación.

Es normal despertarse un día y no sentir ganas de ir a trabajar, pero cuando esto ocurre todos los días y no solo a un empleado estamos ante una clara señal de que el lugar de trabajo conlleva una carga negativa importante. En otras palabras, es un ambiente tóxico, donde los trabajadores no se sienten a gusto y por lo tanto no pueden desempeñarse con todo su potencial.

¿Cómo identificar un empleo tóxico? 

¿Cómo saber si este sentimiento es únicamente individual o si corresponde a estar en un ambiente de trabajo tóxico? Te enseñamos a descubrir si tu lugar de trabajo está contaminado:

En un ambiente de trabajo tóxico es frecuente ver

  • Rumores destructivos entre compañeros, que hablan mal de sus colegas a sus espaldas.
  • Conspiraciones y luchas de poder internas que no buscan el bienestar de la compañía sino beneficios propios.
  • Líderes que no ejercen de forma correcta su rol, sino que permanecen distantes para con los empleados.
  • Un manto de negatividad que recae sobre cada nuevo emprendimiento o accionar de la empresa.
  • Falta de trabajo en equipo, e incluso de compromiso por parte de algunos trabajadores.
  • Hostigamiento entre compañeros, o de un jefe hacia un empleado en particular.
  • Escasa división del trabajo, con equipos que no son tales y trabajadores eternamente recargados pero nunca recompensados por su esfuerzo extra.
  • Personas que se adjudican el crédito por el trabajo de otros.
  • Remuneraciones que no concuerdan con la carga de trabajo que llevan determinados empleados, quienes acostumbran hacer el trabajo de 2 o incluso 3 personas pero facturar solo por una mientras sus compañeros descansan en plena oficina.
  • Las reglas o normas preestablecidas existen, pero no se siguen.
  • Los holgazanes o incompetentes se mantienen en su puesto, mientras los verdaderos talentos renuncian por falta de motivación.
  • La comunicación en la empresa es deficiente, o prácticamente nula, lo que confunde a los empleados y hace que se desperdicie tiempo de trabajo.

 

¿Qué hacer ante esta situación? 

La respuesta definitiva, una vez que el trabajador logre catalogar a su empleo como tóxico, dependerá en gran medida de su pensamiento y recursos. No todos los trabajadores reaccionan del mismo modo, no todos quieren salir de esta situación, de hecho muchos permanecen en el mismo lugar sin preocuparse demasiado.

Quizá, para aquellos que sí desean librarse de esta situación, la primera gran opción sea buscar un nuevo empleo. Esta es una decisión acertada, pues si el entorno está contaminado y no se encuentra una solución que conforme al trabajador, lo mejor que este puede hacer es buscar un ambiente libre de estos contaminantes. Pero quizá el error se encuentre en tomar a esta como la primera opción.

En realidad, lo más recomendable para empezar es intentar resolver los problemas que se han identificado. Si el jefe es ausente será una buena idea recurrir a él, contarle lo que se siente y pedirle una mayor presencia para liderar al equipo; si el problema está en los compañeros y su trato esto quizá podría resolverse del mismo modo: hablando. Cuando los mayores problemas tienen que ver con la carga de trabajo, la distribución del mismo e incluso su remuneración quizá sea un poco menos agradable enfrentar esta charla, pero no por ello menos necesario.

A fin de cuentas, el mejor consejo que podemos darte en esta situación es que enfrentes tus problemas y los charles con quien corresponda. Si esto no cambia tu día a día, quizá lo más recomendable es que vuelvas a tu primera opción y busques un nuevo empleo.

Encuentra las mejores ofertas de empleo

Más info

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.