text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Aprende a diseñar una dieta perfecta

           Autor: María Moreno Sierra
Aprende a diseñar una dieta perfecta
Aprende a diseñar una dieta perfecta  |  Fuente: Universia

Sabemos que la Semana Santa es una mala época para empezar a cuidarse, sin embargo, piensa que las comilonas, las torrijas y los pestiños podrán pasarte factura con la llegada del verano. Con esto no queremos decir que debas comenzar una dieta estricta, sino que es necesario aprender a organizar los productos para disfrutar de una alimentación equilibrada.

Olvídate de comprar alimentos light o bajos en grasas. Lo primero que los nutricionistas aconsejan en estos casos es planificar el calendario de comidas. Seguro que ya sabes que hay que comer cinco raciones de fruta y verdura diaria, pero también debes introducir legumbres tres días por semana y variar las proteínas y los hidratos.

La Harvard School of Public Health explica de una forma muy sencilla en qué cantidades debes tomar cada alimento. La mitad de tu dieta debe corresponder a frutas y vegetales. Los otros dos cuartos se dividen a partes iguales entre las proteínas saludables y los granos integrales. Para completar el día, es importante beber dos litros de agua e incorporar de forma moderada las grasas saludables.

  • El desayuno, como estamos acostumbrados a oír, es la comida más importante del día, pero no nos referimos a un café y un bollo. Para desayunar correctamente, se deberán tomar hidratos de carbono, proteínas, fruta y grasas saludables. Nuestro consejo es que desayunes dulce de lunes a viernes (sin alimentos procesados) y aproveches el fin de semana para comer huevos y verduras a primera hora de la mañana.
  • A mediodía es importante comer algo para que nuestro organismo no esté muchas horas sin trabajar. La mejor opción en este caso es tomar una ración de fruta, variando la pieza cada día. Si no tienes una vida sedentaria, quizás debas aumentar la dosis calórica mediante un bocadillo o un yogur.
  • La comida siempre debe incluir verduras, que irán acompañadas de pescado azul o carnes blancas. Las carnes rojas, aunque aportan beneficios para el organismo, deberán consumirse únicamente de forma ocasional.
  • Las meriendas son la comida más diversa, ya que podrás escoger entre multitud de alimentos dependiendo de tus preferencias y tu ritmo de vida. Yogures, fruta, zumos, queso fresco... No te olvides nunca de merendar, ya que así conseguirás llegar a la cena sin demasiada hambre.
  • La cena debe incorporar platos de fácil digestión, ya que comer de forma abundante podría entorpecer nuestro sueño. Por ello, no lo dudes y opta por las cremas de verduras, las sopas y los vegetales.

Comienza ya mismo planificando tu dieta para la semana que viene y vuelve de tus vacaciones de Semana Santa con los mejores propósitos.

¿Te interesa la Nutrición?

Más info

Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.