text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cualidades de un buen profesor para mejorar las capacidades profesionales

      
Cualidades de un buen profesor para mejorar las capacidades profesionales
Cualidades de un buen profesor para mejorar las capacidades profesionales  |  Fuente: iStock

Si te paras a pensar, todos recordamos a algún profesor que nos ha marcado o con el que hemos aprendido conceptos, más allá de los relacionados con las materias de conocimiento y nos ha animado a trabajar en nuestras metas personales y profesionales.

CURSO DIPLOMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ENSEÑANZA ELEARNING

Más información

Este tipo de docentes, capaces de motivar y promover la curisosidad, suelen reunir ciertas cualidades.

Cualidades para ser un buen profesor

Si hace años se daba más importancia a la transmisión exclusivamente académica que el profesor podía brindar al alumno, ahora esa transmisión está dirigida a un plano mucho más educativo.

Ahora, “los alumnos buscan en el profesor una ayuda para avanzar en su desarrollo personal, y en sus valores personales. Una persona que además de ser un gran profesional en su materia, les pueda ayudar a desarrollar los valores cívicos necesarios para enfrentarse a la vida”. Para conseguir este objetivo, el profesor debe

1. Responsabilidad

Deben de ser justos e igualitarios. Ya se sabe que la mejor manera de transmitir valores es predicar con el ejemplo de ahí que deban demostrar ser responsables en todos sus actos.

2. Flexibilidad

La flexibilidad va de la mano con un profesional dinámico y que reacciona ante las necesidades de sus alumnos y del entorno que les rodea.
Son profesionales que son capaces de integrar el contexto actual y la realidad a sus enseñanzas, de manera que los estudiantes se sientan implicados y comprendan mejor los conceptos.

3. Mediador

Un docente, en la mayoría de ocasiones, también debe de ejercer de mediador y centrarse en mostrar a los alumnos, habilidades blandas y comportamientos que les ayuden en la resolución de conflictos.

4. Cooperativo

La cooperación es clave para trabajar efectivamente con administrativos, otros docentes y los padres de los alumnos. 
El aprendizaje colaborativo y el trabajo en equipo debe ser la base para transmitir conocimientos y generar coloquios e ideas entre los propios docentes y entre los alumnos.

5. Inspirador

Un buen docente debe de ser un guía que incentive el conocimiento autodidacta y creativo de los alumnos.
Como profesional especializado en la transmisión de conocimientos, debe de compartir experiencias de aprendizaje que vayan más allá de la explicación de conceptos y la tradicional clase magistral.

6. Innovador

Un buen profesor también se encuentra en plena formación y renovación de conocimientos, de manera que pueda integrar en las clases, nuevas metodologías, herramientas o recursos.
Las aulas virtuales o el uso de las aplicaciones tecnológicas han marcado una nueva forma de enseñanza, con la que los docentes deben de sentirte a gusto y preparados. tal y como contaremos más adelante en este post.

7. Resolutivo

El docente resolutivo es el que encuentra los medios necesarios para lograr conectar con todos los estudiantes, sin importar el desafío que se plantee. Debe estar dispuesto a asegurar que los estudiantes reciben la formación que necesitan.

8. Carismático

La habilidad de atraer la atención en un aula llena de alumnos y ser capaz de mantenerla por tiempo prolongado es muy difícil, por lo que es necesario que el docente diseñe clases interesantes, frescas y actuales, promoviendo la curiosidad y el aprendizaje fuera del aula.
Como ves la docencia se basa en una perfecta combinación de aptitudes y conocimientos. Si bien es cierto que estas 8 cualidades de un buen profesor son importantes, hay dos que merecen una mención a parte: la empatía y la inteligencia emocional. 

Cualidades de un buen profesor: desarrollando la empatía

Dentro del aula se reúnen distintas personas, y por ello distintas voluntades. Algunos quieren aprender por iniciativa propia, pensando en tener un mejor futuro; mientras otros solo asisten a clase obligados por sus padres. En ese grupo de gente con distintos objetivos, problemas, preconceptos y pensamientos, el profesor es quien debe liderar el camino hacia el aprendizaje siempre con empatía.

Para poder actuar como líder de sus estudiantes, el primer paso es intentar comprenderlos. La empatía resultará clave para alcanzar esta comprensión, por lo que es importante que todo profesor pueda alcanzar este sentimiento y utilizarlo como forma de canalizar las diferentes voluntades que se encuentran en el salón hacia las lecciones que este debe transmitir.

¿Cómo ser un docente empático con los estudiantes? Hablando, pero sin olvidar escuchar; intentando entender cómo se sienten en lugar de suponer que si llegaron hasta el aula es porque desean aprender; interpretando no solo lo que dicen sino también lo que reflejan con su comunicación gestual…

Si buscas ser un docente más empático, te contamos 5 tipos de actitudes que te ayudarán a alcanzar este objetivo y, con él, obtener una mejora en el ambiente de tu clase, y seguramente un aumento en la productividad y el compromiso de tus estudiantes.

1)  Conócelos

¿Qué clase de familia tienen? ¿Qué hacen al salir del aula? ¿Cuáles son sus sueños? ¿Qué quieren aprender? ¿Qué esperan de tu clase? Si llegas a conocerlos, o al menos te interesas por intentarlo, puede que logres un mejor ambiente y con ello logres dirigir tu clase hacia temáticas y tareas con las que tanto tú como tus estudiantes se sientan conformes.

2)  Interésate

Muchas veces las personas simplemente necesitan hablar, escuchar un “¿cómo estás?” de alguien realmente interesado en la respuesta. Los alumnos necesitan esos detalles, tanto para sus asuntos personales pero también para los del aula. Intenta saber cómo se sienten respecto a determinados temas, a la modalidad de trabajo, al grupo que se ha conformado… Solo conociendo su opinión podrás mejorar tu desempeño para ser un mejor docente.

3)  Olvida los prejuicios

Es normal que como docente tengas algunos preconceptos de tus estudiantes. Ya sea porque los conoces de cursos anteriores, por opiniones de colegas o simplemente por su desempeño en el día a día… ¡Olvídalos! Deja de pensar que esa persona es un mal alumno y permítele demostrarte que no lo es.

4)  Busca el lado positivo

Puede que a veces sea frustrante ver que explicas una y otra vez la misma lección pero las evaluaciones que realizas demuestran que tus alumnos no te comprendieron. De todos modos, debes enfocarte en lo positivo: no aprendieron eso, pero seguramente aprendieron otras tantas lecciones que estás olvidando simplemente por centrarte en lo malo.

5)  Pregunta antes de afirmar

No asumir nada hasta no saber exactamente qué pasó es una actitud que  puede aplicarse en cualquier ámbito de la vida cotidiana, pero que dentro del aula podría tener más incidencia de la que se cree… ¿Qué pasó con la tarea que pedí? ¿Por qué no pudieron completarla? ¿El tema no se entendió o no lo estudiaron lo suficiente? Permita que exista el diálogo, que tu voz no sea la de la autoridad represora que decide lo que está bien y lo que está mal.

La inteligencia emocional en profesores

Además de la empatía es importante que los buenos docentes trabajen en mejorar su inteligencia emocional. Es posible que confundas estos dos términos, ya que están estrechamente relacionados. 

Los profesores, como educadores y formadores de valores, deben ser capaces de controlar sus emociones en busca de un objetivo mayor: educar a sus alumnos y, justo en ese punto, radica la diferencia entre los dos términos que estamos mencionando. 

Una vez claro esto, ¿cómo es un profesor emocionalmente inteligente?

  1. Es capaz de aprovechar distintos momentos en el aula para formar a sus alumnos en el manejo de la frustración, el trabajo en equipo, la comunicación y la confianza en las propias habilidades.

  2. Logra crear un vínculo saludable con sus estudiantes.

  3. Resuelve los conflictos que surgen en el aula de forma eficiente, canalizando las emociones de todos los participantes en actividades positivas para el grupo.

  4. No permite que ningún conflicto o imprevisto retrase sus metas, y busca la forma de mantenerse al día con el programa planeado para el curso.

Consejos para mejorar las competencias profesionales en los docentes

Los docentes son fundamentales en la vida de los estudiantes, un motor de conocimiento y un vehículo para la transmisión del aprendizaje. No obstante, de acuerdo a los resultados del informe Talis de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), 1 de cada 5 docentes españoles son poco eficientes, y no sólo carecen de habilidades TIC, sino que además admiten no aprender de otros o trabajar en equipo. 

El estudio parte de encuestas realizadas en todos los miembros de la organización, entre ellos 3.400 profesores españoles de 200 centros, la mayoría de ellos de secundaria, en las que se revelan las fortalezas y debilidades de los docentes.

De acuerdo con el informe, España se ubica en el puesto 17 de 32 en cuanto a la práctica docente. Este aspecto se analiza en 3 niveles:

  • Alto (mínimo 3 puntos): docentes que dictan sus clases frecuentemente junto a otros, comparten las evoluciones y análisis de los estudiantes, ejercen sin problemas la disciplina en el aula, intentan dar explicaciones diferentes cuando los conceptos no quedan claros, participa en clases de otras edades, y utiliza las TICs.

  • Intermedio (2 puntos): docentes que dan clases magistrales, con mucha preparación y explicaciones diferentes para conceptos difíciles de entender, y son medianamente capaces de mantener la disciplina en el aula y usan pocas TICs.

  • Bajo (1 punto): analizan a los estudiantes con otros docentes, intercambian pocos recursos con los colegas, controlan muy poco la disciplina, no buscan soluciones más claras para explicar dudas, no logran motivar a sus estudiantes para aprender o desarrollar el pensamiento crítico.

Los resultados de Talis revelan que solamente el 14% del profesorado español se encuentra en el nivel más alto, mientras que la gran mayoría se ubica en el nivel intermedio, el 63,7%, y el restante 21,9% de los docentes se sitúan en el nivel bajo. Estos resultados implican que 1 de cada 5 docentes tiene prácticas docentes ineficientes.

Frente a esto, ¿qué pueden hacer los profesores para mejorar sus competencias profesionales y lograr ser más eficientes en las aulas? 

Investigación 

La investigación es una parte fundamental de la docencia universitaria y el mundo académico. Sin embargo, un informe de 2014 del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) revela que pese a tener el tiempo para hacerlo, el 57% de los docentes no investiga. Esto es preocupante, dado que el nuevo estudio de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y la Universidad Jaume I (UJI) revela que la investigación beneficia la enseñanza universitaria, potenciando así la calidad de la educación que proveen las universidades. 

Además, un dato realmente sorprendente es el hecho de que aquellos docentes que no investigan son 5 veces más propensos a ser los peores docentes.

La investigación, llevada a cabo con una muestra de 604 docentes entre 2002 y 2006, revela que los profesores que investigan imparten un 21,5% más de clases, tienen mejor criterio y son más rigurosos en sus lecciones. El estudio consideró 69 variables de fuentes oficiales para medir los índices en tareas administrativas, docencia e investigación, entre ellos la calidad de la enseñanza, Teachqual, con una escala de 0 a 9, y de investigación, Researchl.

Según explica el profesor del departamento de Economía Cuantitativa de la UCM, Teodosio Pérez Amaral, “hemos descubierto que los docentes que cuentan con resultados de investigación enseñan mejor que otros profesores con menos investigación”. Los resultados señalan además que dos tercios de los docentes podrían mejorar su enseñanza si realizaran más investigación.

No obstante, investigar en exceso puede resultar contraproducente, ya que merma la energía y la dedicación del profesor, evitando que se centre en la docencia. 

Apoyo y uso de las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías han irrumpido con fuerza en el sector educativo. Más allá de lo que algunos piensan, estas herramientas pueden resultar útiles para la enseñanza en todos los tipos de clase y alumnos. 

En la web hay cientos de estas herramientas que se pueden utilizar con fines educativos. Sin embargo, hay 6 que destacan por encima del resto por su capacidad de mejorar y promover tanto enseñanza como aprendizaje.

ClassDojo

Una herramienta destinada a la gestión del aula. Ayuda a los profesores a mejorar el comportamiento de sus alumnos y aumentar su interés por la clase, y todo ello de manera rápida y sencilla.

Una aplicación sin necesidad de introducir innumerables datos, con capacidad de comunicar a profesor, alumnos y padres y además seguir el progreso individualizado de cada alumno. ¿Se puede pedir algo más? Sí, que es totalmente gratuita.

Schoology

Una web que te permite organizar tus clases mediante la creación y envío de tareas, la creación de debates interactivos, indicar consejos, realizar colaboraciones, etc...

La lista de lo que puedes hacer con Schoology es tan larga que se puede resumir en: “casi lo que te imagines”. 

Edmodo

Una de las plataformas web por excelencia en el uso en el aula. La que muchos han denominado el “Facebook para estudiantes” es tan potente como sencilla.

Accede a contenido, tareas, notas, avisos, etc. Todo ello con posibilidad de compartirlo con quien quieras y estar al día en clase sin necesidad de hacerlo presencialmente.

TedEd

La web Ted Ed hace uso de los miles de videos presentes en YouTube para permitir a los profesores añadir preguntas en ellos.

Añádele a esto la posibilidad de seguimiento de estadísticas sobre preguntas acertadas y tienes ante tí una de las mejores herramientas para crear lecciones educativas en video que puedes encontrar.

Seesaw

Imagina un lugar donde los estudiantes pudieran compartir todo lo que aprenden en clase. Todo ello de forma independiente, pero bajo supervisión del profesor, padres o tutores.

Pues eso es exactamente lo que hace Seesaw. Una manera eficiente de poder seguir la evolución de tus alumnos o tus hijos y ayudarles en lo que más necesiten.

Kahoot

Si necesitas realizar un juego de preguntas y respuestas sobre algún tema en concreto, Kahoot es tu aplicación Web.

Ideal para recalcar la información que consideres importante, Kahoot permite crear preguntas de todo tipo acompañadas de material multimedia. Si quieres subir el nivel de dificultad, prueba incluyendo un tiempo límite para responder.

Mención aparte merecen los profesores que dan un paso más allá y llegan a hacer de las nuevas tecnología su vehículo comunicativo más significativo. Una muestra de ello son los profesores que imparten clases directamente desde Youtube.  

Youtube es una plataforma con una gran cantidad de visualizaciones diarias y usuarios en todas las partes del mundo, por eso, es un canal de comunicación ideal para transmitir conocimientos. Existen una gran cantidad de canales de Youtube para formarse, pero podemos destacar tres: 

1) Profesor10demates

Ejemplos de ejercicios matemáticos, problemas de examen e incluso de la selectividad, tutoriales para la resolución de ecuaciones, representación gráfica de funciones, comprensión de matrices y mucho más. En el canal de este profesor pueden encontrarse tanto contenidos de Matemáticas para diferentes niveles académicos como pequeños videocursos de Química y Física.

2) Profesor Interactivo

Realizado por un docente chileno, este canal ofrece esquemas y pequeñas historias ilustradas enfocadas en diferentes temáticas, pero especialmente en temas de Arquitectura e Historia tanto local como internacional.

3) Julioprofe

El colombiano Julio Alberto Ríos es el responsable de este canal en el que desarrolla explicaciones teóricas y casos prácticos de temas vinculados tanto a las Matemáticas como a la Física que funcionan como apoyo tanto para docentes como para estudiantes o padres de familia que deseen ayudar a sus hijos en su etapa formativa.

Búsqueda constante de feedback y apoyo

La búsqueda de sinergias entre profesores y el feedback, tanto de otros miembros del claustro educativo como de los propios estudiantes, puede ayudar a que un docente esté en constante formación y evolución, siempre con el fin de mejorar. 

Es importante estar abierto y ser receptivos a nuevas críticas, tanto positivas como negativas, ya que esa es la única forma de conseguir un aprendizaje completo y mejorar en todas las competencias docentes que se demandan hoy en día. 

Como ves, estos son solo algunos ejemplos de todo lo que hacen los mejores docentes y de las cualidades que deben llegar a tener. Todo esto ayudará a conseguir una plantilla más estable de profesores que aporte a sus estudiantes la máxima dedicación que precisan para que sus conocimientos y su crecimiento personal y profesional sea efectivo.  


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.