text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista

"No hacen falta más universidades, sino mejores universidades"

      

Juan Manuel Mora

Juan Manuel Mora García de Lomas es vicerrector de Comunicación de la Universidad de Navarra desde 2007. Entre sus tareas, dirige la comunicación interna y externa, la web, la marca y las publicaciones corporativas. Forma parte de los comités de responsabilidad social, auditoría y reputación de la Universidad.

En el marco del Congreso Building Universities Reputation nos entrevistamos con Juan Manuel Mora, Vicerrector de la Universidad de Navarra, institución encargada de organizar el primer foro internacional sobre la reputación de las instituciones universitarias que se celebra en España.

¿Qué espera la Universidad de Navarra lograr con el Building Universities' Reputation ?  

Esperamos crear un foro de diálogo donde se encuentren responsables de universidades, gestores de rankings y expertos en comunicación para pensar juntos sobre cómo una universidad puede cultivar su reputación internacional. Gestionar intangibles no es sencillo y las ocasiones de aprendizaje son muy de agradecer.

En su opinión, ¿Qué hace que una universidad esté en los rankings de las mejores del mundo? Los rankings son justos?   

Los rankings eligen algunos parámetros que consideran relevantes y clasifican a las universidades en función de ese parámetro. Los rankings son justos, pero son parciales.

¿Cómo debemos medir el éxito de una universidad? ¿Cuáles son los principales indicadores?

El éxito de una universidad depende del cumplimento de sus fines, de que logre su misión de enseñar, investigar y transferir el conocimiento a la sociedad, con un buen nivel de calidad.

En ese marco general, cada universidad tiene que decidir cuáles son sus características diferenciales, en qué aspectos quiere distinguirse. Así estará en condiciones de determinar indicadores concretos que le ayuden a evaluar los avances.

Cada universidad tiene su propio camino hacia la reputación. Cada una lo tiene que lograr en algún aspecto particular, no todas de la misma manera.

En su opinión, ¿cuál es el objetivo principal de la universidad hoy en día?

La universidad, en muchos países, ha cumplido una misión social muy importante: dar acceso a la educación superior a un gran número de personas, independientemente de sus recursos económicos. Ha formado a muchos ciudadanos capaces de contribuir a la mejora de su país y de la sociedad en general.

El reto actual quizá ya no es cuantitativo, sino cualitativo: cualificar la docencia, la investigación y la transferencia. Desde otro punto de vista, cualificar la  aportación que las universidades pueden hacer en esos tres ámbitos.

Con otras palabras, y hablando en general, quizá hoy no hacen falta más universidades, sino mejores universidades.

"Los rankings internacionales son justos, pero son parciales"
La educación es una de las actividades que menos ha cambiado en la historia. Cómo debe ser la universidad del futuro?

La educación ha cambiado poco en algunos aspectos y mucho en otros. Desde el punto de vista de la metodología, los recursos y la tecnología, el progreso es indudable. Pero la educación tiene que ver con la persona, la libertad, el conocimiento, la virtud, la sociabilidad, la ciudadanía. En esos aspectos, la naturaleza humana tiene rasgos perennes.

Pienso que la universidad del futuro ha de hacer hincapié en aquellos aspectos que son esenciales y a la vez perentorios en la situación actual: la necesidad de aprender a convivir respetando la diferencias de lenguas, tradiciones y culturas.

¿Qué hace que una universidad sea atractiva para las nuevas generaciones de jóvenes? ¿Qué hace la Universidad de Navarra para ser atractiva?

Yo me atrevería a afirmar que los estudiantes buscan dos cosas: calidad y ambiente. Buenas universidades que sea a la vez entornos adecuados donde compartir esos años decisivos de la vida. Lugares donde se pueda aprender mucho y se pueda compartir el aprendizaje.

Respecto a la Universidad de Navarra, pienso que tenemos varios factores de atracción: un número de estudiantes no demasiado grande; un campus  que es como un parque natural y que ofrece un entorno adecuado para la convivencia académica; un ambiente internacional, debido a la procedencia de los alumnos, en una tierra que es por tradición como un puente entre Europa y América; unos valores que, en su sencillez, resultan muy atractivos; una comunidad de alumni que  mantienen su vínculo con la universidad y actúan como embajadores. Con términos más comerciales: una buena experiencia de marca.

¿Por qué va alguien a sentarse en una clase en España si puede seguir gratis la que se enseña en Harvard, por ejemplo? ¿Cómo debe responder la Universidad a esto?

Pienso que la elección de universidad, como la elección de profesión, es algo muy abierto. Depende de las preferencias de cada uno, de su procedencia, de su proyecto de vida. Hay lugar para buenas universidades en todos los países, en todas las culturas. Lo que cada universidad tiene que procurar es presentar una propuesta de mucha calidad, diferente, atractiva, única. El camino es el de la diversificación, no el de la uniformidad.

Pienso, concretamente, que España es un estupendo país de destino, porque es cuna de uno de los idiomas más hablados del mundo; por la historia, la cultura, el clima, la hospitalidad. Todas esas no son cualidades atractivas sólo para el turismo, sino también para estudiantes y profesionales, siempre que se logren entornos educativos de excelencia.

¿Cómo deberían las universidades adaptarse a las necesidades de los estudiantes?

Para los estudiantes son muy importantes dos aspectos. Uno, básico, es el de las infraestructuras y servicios: becas, alojamientos, instalaciones. El otro, más difícil de lograr y más importante, es el de la atención cualificada por parte de los docentes. Han de sentirse acompañados y animados en esos años.

La universidad del futuro debe hacer hincapié en la necesidad de aprender a convivir respetando la diferencias de lenguas, tradiciones y culturas
En su opinión, ¿qué significa ser una universidad innovadora en la educación?

En mi opinión, una universidad innovadora es la que no sólo investiga y transfiere conocimiento a la sociedad, sino la que investiga sobre el modo de mejorar su propia tarea e introduce las mejoras que resultan de esa investigación. La innovación implica autoconocimiento y autocrítica.  

¿La educación en línea va a ser responsable de la democratización de la educación?

Pienso que no. La democratización es algo que ya ha logrado la universidad presencial, al menos en muchos países, donde la universidad ha sido y es el principal "ascensor social". La educación en línea va a producir una popularización o globalización por el acceso universal a los canales de aprendizaje, eso sí.

¿Podría la educación en línea superar clases en vivo?

En número, es posible. En impacto educativo, lo dudo. Pienso que la relación educativa, como cualquier otra relación, cuando es sólo virtual no alcanza a tener la riqueza de la relación interpersonal y directa.

¿Puede un modelo a distancia resolver el agotamiento de los estudiantes con el modelo actual?

No estoy seguro de que los estudiantes estén agotados de la presencialidad, la convivencia, la relación educativa relevante. En mi opinión, el agotamiento procede de algunas rutinas que no se han renovado, de falta de creatividad en la metodología y quizá de esas formas de "educación sin alma", que acaban sonando a hueco y dejan de ser aportadoras de sentido.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.