text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Un día en la Universidad Católica

      
Un día en la Universidad Católica
Un día en la Universidad Católica
Un día en la Universidad Católica
Un día en la Universidad Católica
Un día en la Universidad Católica
Un día en la Universidad Católica
Un día en la Universidad Católica
Un día en la Universidad Católica
Son las seis y media de la mañana, el despertador suena, luego pulso el botón que me dejará dormir solo siete minutos más. Seis y treinta y siete, es invierno, aún es de noche, salgo de la cama, abro la ventana, corro para la ducha, abro el grifo de agua fría para despertar e intento ser lo mas despachada posible. De seguida visto la ropa que dejé preparada la noche anterior. Todo eso lo hago en un abrir y cerrar de ojos, puesto que a esta hora de la mañana ganar tiempo es lo mismo que decir mayor calidad de vida.

En una tentativa de hacer todo al mismo tiempo, bebo una media de leche, como un bocadillo, cojo la mochila, las llaves del coche y cierro la puerta de casa. Son ahora las siete y cuarto de la mañana, ya salgo atrasada, una fila interminable de coches ya me estará aguardando.
Dentro del Opel Corsa, escucho los servicios de información de tráfico de la radio, me va alertando que la autopista Lisboa-Cascais ya esta llena y que la calle Marginal que va junto al mar no es una buena alternativa, puesto que también aquí, los coches están todos parados.

No hay nada que yo pueda hacer, me contento mirando el mar, que es muy bonito a esta hora de la mañana y haciendo "zapping"" entre los diversos puestos de radio, buscando aquella música que tanto me gusta y me ayuda a despertar, y el informativo, que me pondrá a par de todo lo que se va pasando en el mundo. Es verdad, a primera hora de la mañana, mi "costilla periodística" ya está trabajando ... yo soy una estudiante de periodismo en la Universidad Católica Portuguesa.

Pasados cerca de cuarenta minutos después de haber salido de casa, estoy llegando a la universidad. Tardé el doble de lo que sería habitual.

Cerca de la universidad, ya reconozco la tradicional caravana donde casi todos los estudiantes aguardan impacientes hasta introducir su tarjeta, que les dará acceso a la entrada en el parking privativo de la universidad... Com los cinquenta céntimos pagados en la entrada, ya tomo el café que me dará energías para el todo día. Con toda esta carrera, ni me acuerdo de que puedo ser multada por la policía.

Finalmente estoy dentro del campus universitario, que está constituido por tres bloques: el de la Facultad de Economía y Administración, el de la biblioteca y el de la Facultad de Derecho, Tecnología y Ciencias Humanas. Este último es donde yo me dirijo. Como ya estoy retrasada, no voy al bar a tomar un café, sigo directamente hasta la sala 356 para asistir a la clase de deontología de la comunicación.

Esgotada y llena de vergüenza por causa del retraso, entro en la clase y me siento en la ultima fila recostada en la ventana. Fuera veo el día comenzar y viajo en el tiempo y el espacio: me acuerdo de mi primer día en la universidad, de las personas que conocí, de como las propias infraestructuras de la universidad han cambiado: nuevas salas, nuevos parkings; la secretaría ha cambiado de local y muchas otras cosas más pequeñas, pero no menos importantes, que sólo ahora en mi último año de carrera me estoy dando cuenta ¿Será que ya echo de menos la universidad?

Ya en el final de la clase, soy despertada por la voz del profesor, que esta llamando la atención de los alumnos para el plazo de entrega de los trabajos prácticas.

Terminada esta asignatura, camino en dirección al bar, pues la necesidad de un café es urgente. Son las diez, mis compañeros de trabajo no vinieron a clase, voy a ver si los encuentro en la cafetería. El bar a esta hora de la mañana esta lleno, son tantos los estudiates que no veo a quien busco.

Descubro una mesa vacía en la parte de la cafetería de los no fumadores. Dejo mis libros en un asiento y voy a pedir el corrosivo café. Cuando estoy en la cola, van llegando mis copañeros, no sólo los de mi clase, también los de otras carreras. En los minutos que nos queda del recreo hablamos de todo: de la última película que fuimos a ver; del restaurante vegetariano en el Barrio Alto donde Miguel ha ido a cenar; de los exámenes que nunca acaban y de la fiesta de hoy por la noche en la discoteca Kapital. Terminada esta discusión de quien va o no a la fiesta, partimos de vuelta a clase para asistir a una asignatura más.

Es medio día, hora de la comida. Tengo clases hasta la seis de la tarde, por eso voy a comer algo en el restaurate self-service de la facultad. Me siento en una mesa com un grupo de estudiantes Erasmus, durante la comida se habla en cinco lenguas: inglés, portugués, español, italiano y belga. Es sin duda, un gran intercambio de culturas diferentes. En este contexto uno de los Erasmus me pregunta que si yo sé alguna cosa sobre la tuna universitaria de la Universidad Católica, aquí en Lisboa. Les contesto que sí, y que se quieren podemos ir a una de sus actuaciones, que esta teniendo lugar en el parking de la universidad, ya que ésta es la semana de la tuna académica de la Facultad de las Ciencias Humanas. Voy con el grupo en dirección al parking donde están montadas dos tiendas y un palco. Nos quedamos a escuchar la banda bastante tiempo, dejando pocos minutos para irnos a la sala de ordenadores para verificar el correo electrónico.

Terminada la clase de escritura creativa mi jornada esta llegando al final, sólo me queda rodar la película para comunicación audiovisual y coger el coche para volver a casa. Ha sido un día difícil, pero al final todo ha ido bien. Además luego por la noche voy a salir de fiesta y volver a estar con mis amigos y compañeros de la universidad.


Sofía Braga
Curso de Comunicação Social
Universidade Católica Portuguesa
(Este reportaje mantiene expresiones correspondientes a su lengua original)

Fotografías: Universidad Católica de Lisboa
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.