text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo elegir al compañero de piso ideal (y que no te salga rana)

           Autor: María Moreno Sierra
Cómo elegir al compañero de piso ideal (y que no te salga rana)
Cómo elegir al compañero de piso ideal (y que no te salga rana)  |  Fuente: Universia

Son muchos los estudiantes que al mudarse de ciudad deciden compartir piso. Las razones económicas son uno de los motivos principales, ya que las residencias de estudiantes pueden ser algo más caras. Además, ¿quién puede permitirse hoy en día vivir solo? El problema es que los compañeros de piso pueden hacerte vivir el mejor momento de tu vida o amargarte tus años universitarios. Si quieres elegir correctamente a esas personas con las que compartirás tu próximo lustro, sigue los siguientes consejos.

  • Es más normal que tengas una convivencia agradable si conoces de antemano a tus compañeros. Son muchos los jóvenes que se animan a buscar piso entre 3 o 4 amigos, ya que así tienen la confianza para poder hablar de las cosas que no les gustan en el día a día.
  • Si, por el contrario, vas a vivir en un piso ya ocupado, es importante que conozcas en persona a los inquilinos antes de firmar el contrato, ya que, aunque las apariencias engañan, un primer vistazo puede aclarar muchas dudas. Tómate un café con ellos, investiga si estudian o trabajan o cómo es la convivencia en el piso. Recuerda que los perfiles similares suelen ser más compatibles. Evita alquilar una habitación en un piso con personas mucho más mayores que tú o trabajadores. Lo ideal será que sean otros estudiantes de tu misma universidad.
  • También puedes intentar descubrir si hay mucha rotación en la vivienda, ya que lo más normal es que la gente se mude inmediatamente si los compañeros son desagradables, no limpian o no respetan el descanso del resto de inquilinos. Si conoces a alguien que soliera vivir allí, pregúntale los problemas principales que encontró y sus razones para mudarse.
  • Tampoco entres a vivir en una casa sin conocer las reglas básicas establecidas, como el sistema de limpieza, la tolerancia del tabaco, la frecuencia de las fiestas, la presencia de mascotas, etc. Si tú también quieres imponer algunas normas, plantéalas desde el primer día y haz que se cumplan, al igual que tú aceptas las reglas de tus compañeros.
  • Si no encuentras ningún piso que te guste y los compañeros no te dan buena espina, prueba a buscar un piso vacío y a encontrar a los inquilinos que más te gusten. Aunque esta opción necesita de un desembolso económico mayor en un primer momento, te permitirá escoger a los compañeros y establecer tus propias reglas en el hogar.

Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.