text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Millenials: cómo enriquecerse lentamente

      
Autor: American Advisors Group  |  Fuente: Flickr

Los jóvenes de hoy pueden retirar cómodamente 1 millón de dólares del banco. Todo lo que debes hacer es comenzar temprano, dedicar 15 minutos al año balanceando la chequera y evitar profesionales financieros que se preocupan más por ellos mismos que por tu inversión. Así lo afirma William Bernstein, el cofundador de la empresa de gestión de inversiones Efficient Frontier Advisors en su más reciente libro “Si puedes: cómo los millennials pueden enriquecerse lentamente”.

 

 

Lee también
» Lecciones sobre finanzas que todo graduado debe saber
» Cómo administrar tu dinero en la universidad
» 7 tips para mejorar tus finanzas 

 

 

Consejos para enriquecerse de a poco

 

Bernstein recomienda comenzar a los 25 años a ahorrar el 15% de tu salario y depositarlo en una cuenta personal que genere intereses con el tiempo, la cuenta de jubilación de la empresa y la cuenta de jubilación personal. Las 3 generarán intereses a largo plazo y solamente deberás dedicar 15 minutos al año asegurándote de que las 3 contengan el mismo capital.

 

 

En un principio el proceso parece sencillo, pero si no eres riguroso no funcionará y terminarás gastando tus ahorros antes de tiempo. Las malas experiencias inevitablemente ocurren a quienes tratan de ahorrar e invertir dinero en su jubilación, pero si quieres tener éxito, necesitas saber cómo evitarlas. Bernstein acerca las 5 posibles complicaciones en tu plan de ahorro y cómo evitarlas.

 

 

Complicación #1: el consumismo

Las personas gastan demasiado dinero, pensando que necesitan el móvil más moderno, la vestimenta más chic, el auto más sofisticado o las vacaciones en Cancún.

 

 

Un 15% del salario actualmente y a los 25 años es un margen muy pequeño de ahorro, y puede eliminarse simplemente con gastos que parecen pequeños, pero a fin de cuentas no lo son. La vida sin estas comodidades puede parecer fútil, pero no se compara con ser anciano y pobre.

 

 

Complicación #2: conocimientos de finanzas

Necesitarás comprender como se articulan las finanzas. Intentar ahorrar e invertir sin saber la teoría y la práctica de las finanzas es como intentar volar sin los conocimientos básicos de aerodinámica, sistemas de motores, meteorología…Es posible pero Bernstein no lo recomienda. Esto no significa que necesitas un MBA, pero sí las bases que son sencillas y puedes adquirirlas fácilmente.

 

 

Complicación #3: la historia de las finanzas y el mercado de valores

No es exactamente lo mismo que lo anterior, ya que estos conocimientos permiten al inversor comprender la turbulencia del mercado, su estado actual y las crisis económicas. Si no comprendes el entorno, te perderás.

 

 

Complicación #4: la falta de disciplina en el ahorro y la inversión

Conócete y sabe cuándo debes salir del juego. Los humanos no estamos hechos para los riesgos a largo plazo, sino que hemos evolucionado hacia el riesgo a corto plazo. Debes saber que de a momentos puede que pierdas dinero, pero estos tiempos pasan rápidamente. El verdadero riesgo está en la posibilidad de fracaso de tu disciplina a largo plazo en el ahorro y la inversión.

 

 

Complicación #5: escuchar a los profesionales de las finanzas

Como inversor debes ser capaz de reconocer a los monstruos de la industria de las finanzas, explica Bernstein. La mayoría de los profesionales de las finanzas no tienen escrúpulos, ya que para trabajar necesitan decirse a si mismos que en realidad están ayudando a sus clientes. Asegúrate de que no te engañen.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.