Noticias

3 lecciones ocupacionales que las mujeres desconocen

      
Las mujeres desconocen algunas enseñanzas ocupacionales que les pueden ser muy productivas. Fuente: Universia
Las mujeres desconocen algunas enseñanzas ocupacionales que les pueden ser muy productivas. Fuente: Universia
Producto de la crisis, la presencia de la mujer española en cargos directivos ha disminuido significativamente en los últimos 5 años, pasando de un 19,5% en 2008 al 9,3% en 2013. Asimismo, según explica el informe de EADA Business School, las mujeres que ocupan cargos medios también es mucho menor, concentrando el 28,9% de los cargos contra el 71,7% de cuota masculina. Estas diferencias se equilibran recién al acercarnos al nivel de empleados, donde las mujeres ostentan el 46,4% de los puestos, mientras que los hombres tienen el 53,6% restante. De acuerdo al sitiothedailymuse.com, esto no se debe a una mayor capacitación, sino a que los hombres han adoptado 3 enseñanzas ocupacionales que las mujeres desconocen. ¡Anímate a ponerlas en práctica!
 

Una cuota de egoísmo siempre es buena

Expertos afirman que los hombres tienden a pedir de manera más directa lo que quieren, mientras que las mujeres no: un mejor salario, más proyectos laborales, flexibilidad de horarios…Pero, ¿por qué ocurre esto?

Según explican las autoras Linda Babcock y Sara Laschever en su libro “Women Don’t Ask: The High Cost of Avoiding Negotiation”, las mujeres se preocupan más acerca del impacto que sus acciones generan en el relacionamiento con su jefe. Esto hace que cambien la manera en que se comportan, desde pedir menos de lo que realmente creen merecer, intentar insinuarlo sutilmente o aumentar su calidad de trabajo para demostrar que merecen lo que piden sin tener que solicitarlo directamente.

La mayoría de los hombres no hacen esto. Saben lo que se merecen y lo piden, sin importar lo que los demás piensen. Puede parecer odioso, egoísta o malcriado pero no lo es, es lo que necesitas para crecer como profesional. Para obtener algo debes demandarlo.

La pericia es relativa

Difícilmente cuando a una mujer se le consulte sobre el área en la que se destaca ésta sea capaz de producir una respuesta concisa. Rara vez se es lo suficientemente audaz para llamarse experta en una materia, sin importar que tan impresionantes sean las credenciales.

Esto tampoco ocurre con los hombres. No dudan en catalogarse como expertos en más de un área, aun cuando hayan realizado un mero cursillo en la temática que aseguran dominar. Parece ser que los hombres saben algo que las mujeres no: si te consideras y te comportas como un experto, muy pocas personas lo cuestionarán.
 

Vocabulario que refleje seguridad

La emprendedora L.C. Coleman sostiene que cuando trabajaba en una pequeña firma que incubaba negocios y en el que compartía parte de su tiempo con emprendedores hombres y mujeres, los hombres siempre afirmaban tener la solución para “cambiar el mundo”, “generar un millón de dólares” o “revolucionar la industria”.  

Entretanto las mujeres que tenían buenas y en ocasiones mejores ideas se auto saboteaban explicando demasiado en profundidad sus conceptos, ofreciendo disculpas innecesarias, hablando de últimas y menospreciándose constantemente. Esta actitud afecta la manera en que los inversores perciben a los emprendedores. Deben proyectar seguridad en sí mismos y su proyecto para atraerlos

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.