text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

3 maneras para no sentirse ofendido en el trabajo

      
No te irrites y mira la vida desde otra perspectiva - Universia
No te irrites y mira la vida desde otra perspectiva - Universia
Hoy cada vez somos más irritables, nos sentimos ofendidos, decepcionados, indignados y reaccionamos mal cuando alguien hace algo que no es de nuestro agrado. Esto no hace más que herir nuestro “sistema inmune de felicidad”. Por eso, si quieres no sentirte más de esa forma en el trabajo ni en tu casa, puedes tomar algunas medidas.
 
Presta atención a lo que genera que te sientas irritable. Seguramente te moleste cuando los padres no controlan a sus hijos en un restaurante, cuando tus tus amigos se olvidaron de invitarte a una fiesta o alguien no te agradeció un favor, porque tu compañero tienemalos modales, en definitiva, por una infinidad de razones. Pero basta.

Para vivir más placenteramente, sin rencor ni malos sentimientos, puedes seguir tres pasos.
 

Paso 1. No te ofendas por algo que no puedes cambiar.  

Ofendiéndonos no estamos ayudando al mundo. A veces se confunde la ofensa con la acción y pensamos que cuando nos sentimos de esa forma somos más cariñosos pero no es así. Esa es una forma de justificarnos.

El sentirnos irritables y enojados pero sin hacer nada al respecto no hace más que estresarnos, hacernos subir la presión y agitarnos. Por eso, si realmente te enoja algo haz algo para solucionarlo. De lo contrario, tu enojo no tendrá sentido.
 

Pista 2. Deja de buscar aquellas cosas que te ofendan.

Si lo buscas, lo encontrarás. Hay días en que pareciera que estamos a la espera de aquellas cosas que nos molestan tal como si fuera un hábito. Sin embargo, todo hábito puede ser corrompido por eso es recomendable que quiebres con él y comiences a observar la vida desde otra perspectiva.

En vez de prestar atención a lo que una persona no hace por nosotros, pensemos en lo que alguien hace por nosotros.

“Cambia la manera de mirar las cosas y las cosas a las que miras cambiarán”.
 

Pista 3. Dar el espacio a los otros para que sean ellos mismos.

Debemos comprender que las personas hacen cosas no para hacernos daño. Actúan tal y como son aunque, como consecuencia de ello, puedan hacer cosas que nos puedan irritar.

Incluso nosotros mismos seguramente en alguna oportunidad también hemos sido desconsiderados y hemos molestado a otros pero de esa experiencia hemos aprendido a ser mejores personas así como las otras personas que en algún momento nos ofendieron, hoy también son mejores.

La clave está en dar libertad a las personas y cuanto más espacio le demos a los otros para actuar, más espacio tendrán para hacer cosas por nosotros.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.