text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Es la eterna pregunta a la que se enfrenta todo preuniversitario antes de iniciar sus estudios. Lo cierto es que no hay una sola respuesta, sino que depende de cada persona. Para algunos, la posibilidad de ganar más dinero es suficiente para estar satisfechos; otros, en cambio, tienen una vocación que seguir.


¿Tengo una vocación?

Algunos estudiantes lo tienen claro desde pequeños: hay tareas que disfrutan más que otras, despiertan su curiosidad, les hacen sentir satisfechos y, además, se les da excepcionalmente bien. A menudo estos factores están estrechamente relacionados, pero no siempre es así. Por eso, puede ser complejo identificar tu vocación.


Si, por ejemplo, te interesa el espacio exterior, se te da bien la física y tu sueño es descubrir un nuevo planeta habitable para salvar a la humanidad, entonces lo tienes clarísimo.

Pero, ¿y si por ejemplo te interesa la arquitectura, pero no sabes si se te va a dar bien o si realmente te satisface? La mayoría de los expertos aconsejan que sigas tus intereses, ya que puedes descubrir tu pasión más adelante durante la carrera, conforme te adentres en nuevas ramas y especializaciones. Además, la mayoría de las habilidades pueden entrenarse, por lo que deberían ser la menor de tus preocupaciones.
Es importante destacar que tus intereses pueden cambiar con el tiempo; es normal. Ten en cuenta que elegir una carrera por vocación no te garantiza acertar a la primera. Al igual que si te fijas solo en las perspectivas laborales, la situación puede variar con el paso de los años y tu camino académico y profesional puede tomar diferentes cauces. La mayoría de los estudiantes comienzan con una idea de futuro en mente y terminan con otra diferente, más específica, realista y adecuada a su perfil.



No me interesa nada en especial

Descuida, no eres un bicho raro: a muchos preuniversitarios no les interesa ninguna carrera en concreto. Esto puede deberse a que aún no has descubierto tu vocación o que, simplemente, eres pragmático. Ves el trabajo como una forma de llevar dinero a casa, y eso está bien.

Si te encuentras en esta situación, en este especial te ofrecemos información sobre las carreras más demandadas por las empresas en España, así como el nivel de satisfacción laboral de los profesionales de las principales áreas de trabajo. Hay mucha información que debes tener en cuenta para tomar la decisión más acertada.

Si has llegado a este punto, ya habrás tomado algunas decisiones, por ejemplo, si estudiar un bachillerato de Ciencias o de “letras”. Además, habrás descartado aquellas carreras más vocacionales, como las relacionadas con las artes y la creatividad. Ahora es el momento de mirar objetivamente hacia el futuro.

1. ¿Tu carrera tiene salida?
En otras palabras, ¿podrás encontrar fácilmente un empleo relacionado con lo que has estudiado? Considera estudiar una carrera amplia con posibilidades de especialización (por ejemplo, Marketing) en lugar de una rama con un nicho de mercado muy concreto (nos referimos a ti, Grado en Literaturas Comparadas). Este último tipo de carreras es más recomendable para estudiantes con una vocación clara y con un puesto de trabajo específico en mente.

2. ¿Seguirá siendo relevante en 20 o 30 años?
Vivimos un tiempo de cambio e innovación. La automatización amenaza con hacer desaparecer numerosas profesiones y crear otras tantas nuevas, ¿seguirá la tuya entre las más demandadas? Las apuestas seguras como la Contabilidad ya no lo son tanto. ¿Te has planteado formarte en Robótica o en Creación de contenidos? ¿Por qué no en Filosofía?

¿Qué profesiones podrían cambiar o desaparecer con la IA?

Infografía: ¿Qué profesiones podrían cambiar o desaparecer con la IA?

Regístrate y descarga esta infografía gratuita


3. ¿Ganaré suficiente dinero?

Puede que pienses que el dinero no es importante, pero seamos honestos: puede ser determinante a la hora de elegir una carrera. Nadie quiere pasarlo mal financieramente, y si puedes vivir como un rey, mejor que mejor. Esta pregunta también tiene que ver con tu estilo de vida y tus planes de futuro. ¿Tienes pensado tener hijos, comprarte una casa, un coche y, en resumidas cuentas, tener cierta estabilidad? Entonces busca una carrera que te permita trabajar en una compañía grande, con un puesto estable y seguro, y un sueldo por encima de la media.



Falsos mitos sobre elegir carrera

A menudo nos dejamos influenciar por creencias y prejuicios sobre el mundo universitario y laboral, expectativas erróneas o, simplemente, por la comodidad de elegir lo que tu círculo de contactos o familiar considera mejor. A continuación desmontamos 10 falsos mitos sobre elegir una carrera universitaria:

1. Es una decisión sencilla
¡Nada más lejos de la realidad! En realidad, puede ser un proceso muy complejo, donde intervienen multitud de factores como las aptitudes, los intereses, la motivación, las perspectivas salariales, la empleabilidad y el programa académico, entre otros. Cuanto más te informes, más fácil será tomar la decisión.

2. Necesitas encontrar tu vocación
Si bien es recomendable guiarse por una vocación (o al menos por un interés destacado), hay otras formas de elegir una carrera que te haga feliz. No necesitas tener el trabajo de tus sueños para estar satisfecho; a veces, basta con un buen salario, flexibilidad y la posibilidad de disfrutar al máximo de tu vida personal.

3. Ganar mucho dinero te hará más feliz
Todo depende de tu estilo de vida. Algunos estudiantes prefieren ganar lo justo a cambio de vivir experiencias, viajar, tener la oportunidad de innovar o de contribuir a la sociedad. En las encuestas sobre satisfacción laboral, el dinero casi nunca encabeza la lista.



4. No puedes vivir de tu hobby
¿Te apasiona el arte, la escritura o las manualidades? Probablemente hayas escuchado más de una vez que no puedes ganarte la vida con un “hobby”. En realidad, siempre hay opciones de trabajar de lo que te gusta. Puede que el camino sea más o menos difícil, pero vivimos un momento donde internet y las redes sociales permiten dar a conocer el talento y las ideas prácticamente sin fronteras, y donde hay más recursos para emprender y perseguir tus objetivos.

Dedicarte a lo que te gusta no solo es posible, sino que es lo ideal. No obstante, asegúrate primero de que tu hobby puede funcionar como profesión a tiempo completo: no es lo mismo hacer algo en tu tiempo libre que como forma de ganarte la vida.


5. Consulta listas de “mejores carreras”
¿Alguna vez has consultado una lista de “mejores carreras para estudiar este año” o similares? Fíjate en los criterios que usan los autores para elaborarlas. A veces se basan en predicciones de “expertos” que no tienen por qué cumplirse.
Procura consultar listas con criterios concretos, como cifras salariales, encuestas de satisfacción o datos de empleabilidad. Es recomendable informarte todo lo que puedas, pero ten en mente que los datos pueden dar un vuelco en pocos años.
6. La carrera es el paso final de tu etapa formativa
Aunque decidas no estudiar una especialización, la carrera es solo el comienzo. Tus objetivos, tus intereses y las necesidades del mercado laboral variarán con el tiempo. y, hoy más que nunca, tendrás que seguir formándote continuamente. Además, tu trayectoria profesional te conducirá a diferentes áreas de especialización, puede que incluso a una nueva profesión.

7. Una profesión es para siempre
No es cierto. Cambiar de área durante tu etapa universitaria o en algún punto de tu carrera profesional no es inusual ni un sinónimo de fracaso. A veces es necesario renovarse para recuperar el interés, probar nuevas rutas y crecer como profesional y como persona. Mucha gente cambia de profesión de manera más o menos radical varias veces durante su vida.

8. Si cambias de carrera, desperdiciarás lo aprendido
No importa cuántas cuántas veces cambies, tus habilidades y conocimientos se mantendrán y te convertirán en un profesional más completo. Por eso, es recomendable mencionar en tu currículum los grados y posgrados que no completaste.

9. No sabes nada de la profesión hasta que empiezas a trabajar
Aunque es cierto que la dinámica y el día a día de una profesión solo se puede aprender trabajando, puedes averiguar todo lo que necesitas para elegir una carrera entrevistando a profesionales y escuchando su experiencia.

10. A ella/él le va bien, también me irá bien a mí
Es común pensar que la profesión de tus padres, hermanos o mejores amigos es una buena opción para ti. Sí, la experiencia de personas cercanas merece tu atención, pero no reemplaza a la observación de las características de tu personalidad, aptitudes o intereses a la hora de elegir carrera.

Aunque tengáis muchas cosas en común, no te guíes exclusivamente por la experiencia de otros: sé objetivo y escoge lo mejor para ti.


Pincha en el banner para seguir leyendo:



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.