text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Transformación digital universitaria: importancia, dificultades y realidad

      
Transformación digital universitaria: importancia, dificultades y realidad
Transformación digital universitaria: importancia, dificultades y realidad  |  Fuente: istock

La transformación digital universitaria es necesaria para mantener relevantes las instituciones y ofrecer formación de calidad, al nivel esperado por los alumnos.

¿Por qué es tan importante la transformación digital universitaria?

Las universidades que no se están preparando para adaptarse a esta nueva era digital se quedarán atrás. Es el momento de actuar. Hay que acabar con las latencias y tomar decisiones, tanto si se desea ser un líder digital, como si, simplemente, el objetivo es mantenerse relevante en esta era. Existen razones de peso para pasar a la acción:

1.Los estudiantes se han convertido en clientes y transmiten sus expectativas del mundo digital a la universidad. Estos clientes son más inteligentes y están mejor conectados que nunca. Muchos tienen ideas preconcebidas sobre cómo las universidades se involucrarán directamente con ellos y qué resultados pueden esperar a cambio de su inversión.

2.Los alumnos ven, cada vez más, a las universidades como el principal medio para asegurar su futuro empleo. Para ellos, este tipo de instituciones no son únicamente un lugar donde aprender y desarrollarse por sí mismos. Por lo tanto, la propuesta de valor de las universidades debe cambiar, tomando en consideración que la empleabilidad y la experiencia del estudiante son más críticas que nunca.

En un reciente estudio deNavitasVentures los líderes universitarios citaron como resultados clave de la transformación "mejorar la experiencia del estudiante", factor clave para el 94% de los encuestados y "satisfacer las necesidades cambiantes de los estudiantes", argumento de peso para digitalizarse, de acuerdo al 83%.

¿Qué razones dificultan la digitalización de las instituciones de educación superior?

Sin embargo, pese a que las ventajas parecen estar claras y no faltan razones que respalden un proyecto de transformación digital universitaria, muchas de estas instituciones carecen de una visión clara sobre el impacto disruptivo de lo digital en la educación superior, o no pueden responder con eficacia. Las razones más comunes para frenar el impulso transformador son:

  • Dificultades para comprender que las universidades tienen una nueva generación de estudiantes (clientes) con los que deben comprometerse, y competidores más fuertes, que les obligan a adoptar enfoques nuevos y diferentes para posicionarse en el mercado.
  • Incapacidad para hacer evolucionar simultáneamente las formas existentes de trabajar mientras se agregan nuevas técnicas, herramientas y capacidades.
  • Falta de confianza en los servicios digitales y tecnologías en la nube, o inquietudes sobre su fiabilidad, seguridad y resiliencia.
  • Ausencia de apoyo de la cultura existente, que, en lugar de dar soporte al proyecto, inhibe el rápido desarrollo y la implementación de nuevas tecnologías.
  • Falta de alfabetización digital o, lo que es lo mismo, carencia del conocimiento, las habilidades y la confianza necesarios para utilizar la tecnología y los dispositivos disponibles para ofrecer los resultados que se necesitan.
  • Dificultades para entender cómo aprovechar los nuevos canales de comunicación de manera efectiva y para determinar cuáles deberían ser los controles apropiados.

¿Cuál es la realidad de la transformación digital universitaria?

“Según un estudio realizado por el Foro Económico Mundial, el 88% de las organizaciones aún no entienden las implicaciones de la revolución 4.0” (mba.americaeconomia.com).

Y es que, aunque muchas universidades están desarrollando estrategias digitales específicas en respuesta al cambio masivo hacia el uso de nuevas tecnologías; todavía hay un número elevado que carecen de la visión, habilidad o compromiso para implementarlas efectivamente. Como resultado, muchas instituciones invierten en sistemas de TI que no ofrecen los beneficios y resultados esperados.

Estas universidades no se dan cuenta de que no necesitan una estrategia digital, sino solo una estrategia empresarial que sea adecuada para la era digital y que les permita diferenciarse y adaptarse a los modelos nuevos y emergentes.

Las estadísticas revelan que aún queda mucho por hacer para avanzar en la transformación digital universitaria:

  • En España, pese a que 9 de cada 10 instituciones cuenta con los recursos necesarios para invertir en la digitalización, solo el 27% lo hace. Además, el presupuesto destinado a este propósito se limita a un 3.48%. (mba.americaeconomia.com).
  • En Latinoamérica 1 de cada 4 instituciones de Educación Superior afirman estar trabajando en una estrategia de Transformación Digital. A pesar de eso, la tercera parte de las universidades no observan avances. La implementación de tecnologías como el Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial es la que se plantea como más difícil de alcanzar (ANUIES 2018).

Mantenerse relevante en la era digital requiere una visión estratégica liderada por la alta gerencia, compartida por toda la institución y respaldada por la capacitación digital de académicos, estudiantes y personal significa. La transformación digital universitaria ha comenzado, pero necesita acelerarse y sumar esfuerzos para lograr un cambio sostenible.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.