text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Realmente los exámenes sirven para aprender?

      
Un sistema educativo basado únicamente en exámenes no garantiza que el alumno sepa aplicar lo que ha aprendido
Un sistema educativo basado únicamente en exámenes no garantiza que el alumno sepa aplicar lo que ha aprendido
  • Hay estudiantes para los que cada examen supone una experiencia angustiosa.
  • Son muchos los profesionales que creen que un examen que únicamente consista en volcar contenidos es inútil para evaluar las capacidades reales de un alumno.
  • Un aprendizaje más continuado sería lo más deseable para que los estudiantes realmente asimilaran los conocimientos que necesitan.

Todos lo hemos vivido desde que estábamos en el colegio. Primero eran algunas hojas hasta que más tarde empezaron a convertirse en temas y temas cada vez más grandes. Sin embargo la metodología siempre ha sido la misma.

En lugar de priorizar un aprendizaje real de los alumnos nos hemos visto obligados a hacer exámenes en los que bastaba con poner lo mismo que había en los apuntes para aprobar. Que lo entendiéramos o no ya es otro asunto.

De hecho, los exámenes estandarizados como método de evaluación son algo utilizado a nivel internacional. Esto no quiere decir que sea un mal método de evaluación para comprobar el progreso de los alumnos. Pero si se los toma como único método de evaluación es cierto que puede no ser el más efectivo de todos. Al fin y al cabo memorizar puede hacerlo cualquiera...

¿Pero el objetivo de la educación es aprender, no? Exacto, y la experiencia nos dice que el aprendizaje ha de ser algo más continuado. No, es muy difícil aprenderse acontecimientos históricos o catálogos de obras completos y años después recordar realmente algo de aquello.

Por esta razón, es necesario encontrar una nueva forma de evaluación que abogue más por el verdadero apendizaje y el desarrollo de competencias que por "vomitar" contenidos para recibir un aprobado.

¿Sabes ya qué quieres ser en el futuro?

Más info

Los alumnos no son los únicos que creen que los exámenes no sirven para un aprendizaje significativo.

Son muchos los profesores que se manifiestan en su contra, ya que solo un trabajo continuado puede permitir asimilar conocimeintos de forma eficiente. Sí, puedes memorizar un texto completo y reproducirlo palabra por palabra en un examen. Pero si no lo entiendes y no sabes aplicar lo que dice en la realidad, ¿de qué sirve?

El plan de Bolonia ha sido el primer intento de poner solución a este problema. Aunque únicamente sea a nivel universitario este plan plantea un trabajo continuado, que obligue al estudiante a trabajar sus conocimientos a diario.

De esta forma podrán realmente asimilar la información y además sabrán aplicarla en las situaciones reales en las que sea necesario. Y es que enfrentarse a un examen en este plan se entiende como una manera de recordar y reforzar lo que se ha aprendido durante el curso.

La verdadera asignatura pendiente ahora mismo es realizar un cambio sustancial en el sistema educativo. Uno que si, pueda tener exámenes, pero exámenes que sirvan como herramienta para determinar qué es lo que hay que mejorar. Saber qué errores se han cometido y cómo ponerles solución debería ser la prioridad.

Ahora que conoces la opinión de los expertos en pedagogía... ¿Cuál es tu opinión?  ¿Deberían las nuevas generaciones tener un nuevo sistema educativo?


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.