Noticias

¿Por qué existe una brecha de género en la Ingeniería?

      
El entono laboral sigue tratando con inferioridad a las mujeres trabajadoras
El entono laboral sigue tratando con inferioridad a las mujeres trabajadoras
  • ¿Hay mujeres en la Ingeniería? ¿Por qué su presencia sigue siendo tan poco visible?
  • La educación debe ser el ámbito que más se preocupe por disminuir las desigualdades y favorecer la integración.
  • La diferente evolución en el comportamiento y los estímulos recibidos pueden ser motivos que determinen la actitud frente al esfuerzo y el modo de superar los obstáculos.

Siempre se ha ofrecido la imagen de que las carreras técnicas suelen ser las más interesantes para los hombres y que es un campo dominado por ellos.

Solo hay que echar un vistazo a las especializaciones de Bachillerato y ver el desequilibrio de género que hay entre las áreas de Humanidades y las áreas Científico-Técnicas.

Por mucha revolución digital y el nuevo paradigma tecnológico, la realidad sigue siendo muy cruda e injusta: las mujeres no promocionan tanto como los hombres en sus carreras, reciben salarios más bajos y hay ciertos sectores en los que se las mira con extrañeza.

Por ejemplo, si eres mujer, vives en Estados Unidos y además eres ingeniera, el panorama se convierte en una lucha diaria. Primero de nada, porque solo un 19% de los graduados en ingenierías son mujeres y, en segundo lugar, porque solo un 27% de los que trabajan en áreas de Informática o Matemáticas son mujeres.

Prepárate para ser Informática

Infórmate aquí

Y para erradicar esta brecha, el trabajo debe de comenzar desde el colegio y desde casa, simplemente dando libertad y apoyo por igual y no cayendo en los perjudiciales clichés: las niñas quieren ser maestras y los niños astronautas.

Un experimento realizado en los años ochenta da cuenta de esta diferente manera de motivar a los alumnos, según su género, y cómo influye esto en sus decisiones formativas futuras.

El estudio consistía en dar a los estudiantes de Primaria, nuevos conceptos difíciles de aprender. Ante esa situación, las niñas tendían a rendirse antes; es más, cuanto más inteligentes eran ellas, antes se rendían ante la complejidad de los conceptos. Por su lado, los niños permanecían más tiempo ante el reto, sobre todo los más capaces.

Por tanto, se demostró que los alumnos, según género, se enfrentan de diferente modo a las adversidades: mientras los niños luchas por conseguirlo, las niñas dudan de sí mismas y creen que no pueden hacerlo. ¿Y por qué pasa esto? ¿En qué se basa esta diferencia en edades tan tempranas y con tanto que aprender?

Pues mucho de esto se basa en el entorno y en la manera en la que familiares y educadores lidian con los más jóvenes. Las niñas desarrollan antes el autocontrol y se las alaba por su amabilidad y su calma. A los niños, más inquietos, se trabaja en que presten atención, permanezcan sentados y escuchen. Por tanto, se les está estimulando de diferente manera.

A ellas se les premia por su bondad y quietud y se subestiman sus capacidades. Mientras que a los niños se les pide un esfuerzo y saben que eso implica unos resultados. Por lo que los niños saben que deben trabajar para conseguir resultados, mientras las niñas creen que todo depende de su inteligencia y que, si no lo logran, es porque no son suficientemente listas.

Con el tiempo, los niños serán estudiantes con más predisposición a las Ciencias y a las Matemáticas; mientras que las niñas dejarán de lado lo que les resulte más complejo y, en ese preciso momento, no recibirán el apoyo necesario para enseñarles que los resultados se obtienen con esfuerzo y dedicación.

El estudio puede ser más o menos concluyente, pero sí que coincide con el desarrollo más común en la educación y evidencia lo sencillo que puede ser cambiar las cosas. ¿Por qué no intentarlo?



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.