text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cómo estudiar mucho en poco tiempo? Te contamos cómo estudiar grandes temarios

           Autor: María Moreno Sierra
¿Cómo estudiar mucho en poco tiempo? Te contamos cómo estudiar grandes temarios
¿Cómo estudiar mucho en poco tiempo? Te contamos cómo estudiar grandes temarios  |  Fuente: iStock

Estudiar mucho en poco tiempo: 5 técnicas para aprender a estudiar grandes temarios

El cerebro, explicado de forma muy simplista, almacena toda la nueva información que estamos aprendiendo en las neuronas. Éstas, después, se conectan con otras neuronas que almacenan datos que ya conocemos para formar una red de asociaciones. Nuestra mente, sin embargo, necesita tiempo para "cementar" esas conexiones y lograr el recuerdo, ya que sino solamente habrás aprendido algo de memoria y lo olvidarás en poco tiempo (quizás antes del examen).

Jonathan Lee Davidson, autor de la obra The College Success Cheat Sheet, explica que todo estudiante puede aprender amplios temarios de forma rápida y efectiva siguiendo 5 sencillos pasos. ¿Quieres aprobar todos tus exámenes con buenas calificaciones? Toma nota.

Hacer un indice con los datos importantes

Un buen método para comenzar a estudiar muy rápido es ir avanzando por el temario y extraer los datos puros y relacionales que quieres memorizar. No se trata de hacer un resumen del contenido, sino de hacer un índice de los datos que tienes que memorizar. Y hacerlo de los datos que realmente necesitas saber para el examen, excluyendo los que ya sepas o puedas deducir. Una vez hecho esto, tendrás un índice con todos los datos concentrados, lo que te podrá ayudar a repasar los contenidos de manera rápida.

Calificar la dificultad del temario

Para organizar tu tiempo y saber qué priorizar a la hora de estudiar es muy útil calificar los diferentes apartados de los temas dependiendo de lo difícil que sean para ti. Es una práctica que te puede ayudar a gestionar el tiempo de estudio, sabiendo a cuál debes dedicar más tiempo y a cuál menos, y así tu tiempo de estudio lo usarás de una manera más eficaz. El hecho de calificar todos los temas y subtemas que tienes para estudiar con una nota del 1 al 10 te permitirá priorizar y manejar el tiempo y el esfuerzo de una forma más eficaz.

Subraya toda aquella información importante que encuentres en el texto

Resalta todas las palabras o conceptos que consideres relevantes y no estén ya en negrita, en cursiva o dentro de un diagrama, al igual que aquellas frases explicativas que resuman de forma demasiado general el contenido del texto. Esta es una manera muy sencilla de simplificar las lecciones y lograr una lectura mucho más accesible. Ahora ya sí: puedes ponerte a estudiar con tu método habitual.

El primer día estudia cosas diferentes en lugar de centrarte en un mismo apartado

Al día siguiente, podrás volver a repasar ese mismo temario para conseguir que las neuronas afiancen sus conexiones. ¿Cómo lo hacemos? Leyendo todos aquellos conceptos que el autor del libro haya destacado, así como las palabras, los términos y las expresiones que nosotros subrayamos la tarde anterior. En lugar de necesitar 1 hora, habrás terminado con la tarea en 10 o 15 minutos.

Si aún necesitas más ayuda, escribe en un cuaderno todos aquellos datos que se te atraganten. Así, estando en el metro, en los ratos entre clases o antes de ir a dormir, podrás echarle un rápido vistazo y obtener mejores beneficios del "efecto de la memoria espaciada". Ni que decir tiene que es necesario realizar este repaso de manera diaria, pudiéndose probar los resultados a las dos semanas de estudio. Transcurrido este tiempo, hazte un pequeño examen para comprobar si el aprendizaje está surgiendo efecto.

Gestión del tiempo

Los descansos son una parte muy importante del estudio. Tomarte un descanso cada cierto tiempo de estudios hace que la información que estudiamos se consolide en nuestra memoria, y además hace que recuperemos la atención en el estudio.

El rendimiento será mucho mayor si aprendes a descansar de vez en cuando. Los descansos deben ser cortos pero efectivos. Los primeros descansos pueden tener una duración de 5 minutos para luego aumentarlos a 10 minutos conforme avance la sesión de estudio. El tiempo debe ir aumentando de manera proporcional al tiempo que has estudiado, para mantener un equilibrio.

Durante los descansos, deja el temario de lado y olvídate de todo, deja la mente en blanco. No te sientas mal por descansar 30 o 40 minutos: este tiempo hará que tu concentración mejore y tu mente esté más fresca.

Estos son algunos de los muchos consejos o ayudas que existen para tener sesiones de estudios sanas y efectivas. La mejor forma de estudiar mucho en poco tiempo no es memorizar sin parar y sin descansar, ya que tu cerebro y tu cuerpo son propensos a ir perdiendo concentración conforme pasa el tiempo, sea cual sea la tarea que estés haciendo.

TRUCOS PARA MEJORAR TUS HÁBITOS DE ESTUDIO

Descubre cómo puedes mejorar tu rendimiento en los exámenes con sencillos consejos para tu día a día.

DESCARGA AQUÍ EL EBOOK


Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.