text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo hacer un doctorado y no morir en el intento

      
Cómo hacer un doctorado y no morir en el intento.
Cómo hacer un doctorado y no morir en el intento.  |  Fuente: Shutterstock

Luego de obtener un título de grado, es habitual que algunos estudiantes piensen en ir un paso más allá para dar impulso a su carrera. La opción del Doctorado se presenta entonces con firmeza en la mente de estos estudiantes, que buscan capacitarse en su área de interés y de alguna forma sobresalir en el mercado laboral.

Hacer un Doctorado implica estar dispuesto a dedicar una gran cantidad de tiempo a un proyecto, que demandará años de trabajo, esfuerzo y dinero. Esta descripción ya permite asociar a estos programas con situaciones de ansiedad y estrés, pero las cifras oficiales reveladas por distintos estudios demuestran que la situación es más grave de lo que podría parecer a simple vista.

Recientemente, un estudio titulado “Work organization and mental health problems in PhD students”, que fue realizado por la Universidad de Gante (Bélgica) y publicado en la revista Research Policy cuantificó las cifras de estos problemas aparentemente comunes en los estudiantes de Doctorado.

De acuerdo a este estudio, el 32% de los estudiantes que participan en estos programas ven comprometida su salud mental, y por lo tanto pueden enfrentarse a problemas de estrés, ansiedad, depresión y una amplia serie de trastornos mentales.

Las cifras corresponden a una medición realizada en Bélgica, por lo que no serían exactamente trasladables a España. Además, es necesario destacar que este país invierte aproximadamente el 3% de su PIB en investigación y que cuenta con un sistema especialmente dedicado a esta área, por lo que sus análisis se alejarían notoriamente de España y su 1,24% del PIB invertido en investigar.

¿Cuáles son las causas de esta situación?

Podrían destacarse varias causas, pero sin lugar a dudas el hecho de que este trabajo se realice de forma solitaria y que implique años de dedicación entre luchas por conseguir información, recursos, entrevistas o publicaciones, es quizá la causa más probable. La frustración se transforma en moneda corriente en estos casos, por lo que el estrés es fácil de alcanzar.

Los problemas de conciliación también podrían presentarse como causantes de esta situación, debido a que por lo general los estudiantes de Doctorado no logran conciliar su vida familiar con la laboral y al mismo tiempo la vida formativa. Cuando las tareas se acumulan y el tiempo es escaso, la ansiedad y el estrés pueden surgir en cualquier momento.

Finalmente, debemos decir que asociados a esta última razón aparecen los problemas financieros. Debido a que no cuentan con apoyos laborales, tiempo para dedicarse a un empleo que les permita ahorrar o ahorros previos suficientes como para financiar su investigación, un alto porcentaje de aspirantes a doctor abandonan su tesis antes de terminarla.

¿Cómo puede revertirse?

Existen cientos de técnicas para controlar la ansiedad, prevenir el estrés o combatir la depresión. Sin embargo, en este caso deberían aplicarse técnicas avanzadas que permitan a estudiantes de un nivel educativo superior controlar los problemas que puedan surgir durante el desarrollo de su tesis doctoral.

Lo más recomendable es quizá apelar a procesos de acompañamiento de la tesis, mediante herramientas como por ejemplo el mentoring. Para evitar los sentimientos de soledad, el acompañamiento es sin lugar a dudas la mejor solución, una que las propias universidades podrían ofrecer mediante la creación de una unidad de profesionales especializados en esta tarea.

Además, sería de utilidad que los estudiantes de doctorados puedan acceder a becas y fondos de financiación que les aseguren la cobertura total de sus estudios, de modo en que no tengan que recurrir a empleos de poca remuneración que los distraigan de su objetivo final.

Pero cuando ninguna de estas opciones se presenta, los estudiantes deben tomar el problema en sus manos y enfrentarlo.

Afortunadamente, la mayoría de aquellos que se embarcan en un Doctorado conocen los riesgos que pueden presentarse, y las posibilidades de sufrir picos de estrés en el proceso. Con esa información de antemano, prepararse para recibir el golpe podría ser algo más sencillo.

Las habilidades emocionales se pueden entrenar, al igual que la prevención del estrés, lo que realmente marcará la diferencia al enfrentar un proceso de este tipo. Con simples pasos que permitan al estudiante fortalecer la confianza en sus propias capacidades estos lograrían ahorrarse grandes sufrimientos e incluso minimizar el impacto negativo del estrés, la ansiedad y la depresión en su salud mental.

¿Vas a hacer un Doctorado? Te recomendamos:

  • Que definas tus objetivos y plazos con tiempo.
  • Que establezcas una rutina de trabajo.
  • Que identifiques la información que necesitas obtener y la clasifiques de acuerdo a su dificultad.
  • Que comiences por las tareas más difíciles y dejes lo que re resulta más sencillo para el final.
  • Que le lleves ventaja al calendario en lugar de permitir que este te tome por sorpresa.
  • Que aproveches cada instante junto a tu familia, y cada momento de distracción que puedas tomarte en el día.
  • Que no te desesperes si el reconocimiento o las publicaciones no llegan tan pronto como lo esperabas.
  • Que mantengas siempre presente tu meta de llegar a convertirte en Doctor.

¿Estás buscando un Doctorado?

Revisa las opciones que te ofrecemos

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.