text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Llegó el fin de los créditos universitarios?

      
¿Llegó el fin de los créditos universitarios?
¿Llegó el fin de los créditos universitarios?  |  Fuente: Shutterstock

El sistema de créditos universitarios es ampliamente utilizado a lo largo del mundo. Desde las universidades más pequeñas hasta las de más trayectoria adhieren a este método que tiene como objetivo evaluar y aprobar a los estudiantes de acuerdo al nivel de créditos académicos que estos logren alcanzar. Esta característica principal es, en esencia, el foco de las críticas que esta modalidad ha recibido en los últimos años y una de las causas fundamentales por las que algunas universidades ya analizan reemplazarla por un nuevo sistema.

Los estudiantes pueden pasar largos períodos intentando alcanzar la meta de graduarse, completando créditos en lo que parece ser una carrera sin fin, que conlleva a un elevado gasto de tiempo y dinero. Si bien esta ha sido la forma tradicional en que las universidades se han manejado desde hace algún tiempo, la época actual y los jóvenes de las nuevas generaciones exigen una actualización a la medida de sus necesidades: soluciones rápidas, eficientes, que les permitan ahorrar algo de dinero y fundamentalmente no los tengan durante meses sumando créditos de una materia y de otra para llegar a la cifra deseada y finalmente graduarse.

Con estos conceptos en mente, algunas universidades públicas estadounidenses se han planteado la posibilidad de evaluar a sus alumnos mediante un sistema de educación basado en experiencias. En esencia, este sistema permitiría combinar las competencias con los objetivos, para permitir que las tareas y trabajos por los estudiantes sean tomados en cuenta a la hora de realizar su evaluación final en lugar de únicamente considerar los resultados de las evaluaciones tradicionales.

En un sistema basado en las competencias, no solo es diferente la forma de evaluación sino también la forma de cursada. En la mayoría de los casos los estudiantes pueden aprender a través de materiales enviados de forma online y no necesariamente transmitidos por un docente tradicional. En algunas universidades que ya se han lanzado a probar este cambio la figura elegida es la de entrenador académico, como acompañante y una especie de tutor al que acudir en caso de necesitar apoyo para la comprensión de los materiales o realización de las tareas.

La Universidad de Brandman es uno de los centros más desarrollados en este cambio. Su licenciatura en Administración de Empresas lleva la bandera de la educación basada en competencias, pues se realiza completamente en línea y elimina tanto a los libros de texto como a los docentes. Con material suficiente para completar el grado, los estudiantes pueden estudiar desde la comodidad de su hogar y obtienen contenido personalizado especialmente adaptado a sus competencias y necesidades.

Además de este centro existen otros que buscan lograr los permisos necesarios por parte del Departamento de Educación de Estados Unidos para comenzar a implementar este método, que genera estudiantes mejor capacitados y  con sus necesidades educativas completamente satisfechas.

Por si fuera poco, esta modalidad permite disminuir el tiempo de duración y coste de las carreras de forma sorprendente. El estudiante promedio podría completar su grado en solo 30 meses, por un coste de unos 10.000 dólares que aumentará hasta los 14.000 para aquellos que superen los 30 meses de cursada. Por lo tanto, no solo se genera un ahorro en los estudiantes sino que también se incentiva la productividad y eficacia.  

A nivel mundial, un cambio de este tipo permitiría democratizar aún más la educación y llevarla a lugares impensados. Las barreras que impiden a algunos países y grupos de personas acceder a la educación se eliminarían completamente optando por este sistema a distancia, que tiene un coste realmente accesible por lo que en gran medida también eliminaría las barreras económicas y el endeudamiento de los estudiantes que finalmente podrían olvidarse de los créditos eternos para financiar carreras con un sistema completamente anticuado.   

¿Será este el fin de los créditos universitarios?


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.