text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cómo es el estudiante contemporáneo?

      
¿Cómo es el estudiante contemporáneo?
¿Cómo es el estudiante contemporáneo?  |  Fuente: Shutterstock

Es habitual encontrarse con clasificaciones de los estudiantes: por las carreras que prefieren, sus hábitos educativos, niveles, créditos obtenidos, generaciones, nacionalidades e incluso por universidades. Estas no ofrecen mayores problemas de comprensión, y con certeza al mencionar cada una de estas etiquetas uno puede imaginar estudiantes de diferentes niveles (de grado, de maestría, de doctorado) o de generación (millennials, boomers), etc. Sin embargo, existe una división entre estudiantes “tradicionales” y “no tradicionales” que no resulta tan clara o acertada en una primera instancia.

Las etiquetas son necesarias tanto para los docentes como para las instituciones, pues los ayudan a planificar, determinar los pasos a seguir y orientar de mejor forma la educación de esos estudiantes. El problema es que en algunos casos resultan negativas pues permiten la generación de prejuicios sobre determinados grupos de estudiantes. Este es el caso de los denominados como “no tradicionales”, por lo que los expertos recomiendan cambiar esta denominación por la de “estudiantes contemporáneos”.

Más allá de los nombres con los que se los identifiquen, resulta imposible negar la existencia de distintos tipos de estudiantes, o de las características que diferencian a cada uno de estos tipos. Es por eso que nos preguntamos ¿Cómo es el estudiante contemporáneo? ¿Qué características de estos estudiantes deben reconocerse para armar los planes de estudios? ¿Cómo enfocar la enseñanza a este tipo de estudiantes?

En primer lugar, es necesario decir que en la Educación Superior los estudiantes contemporáneos no son mayoría. Sin embargo, a medida que el tiempo avance y el recambio generacional se produzca sí lo serán.

En segundo lugar, debemos destacar que el estudiante contemporáneo no se enfoca únicamente en su carrera educativa, sino que ve a esta como una herramienta para su carrera profesional. Por lo tanto, si no considera necesario formarse en una universidad para alcanzar el puesto que desea, simplemente pasará de ella. Esto nos lleva a su tercera característica destacada.

Los estudiantes contemporáneos necesitan sentirse animados y comprendidos. Para que esto pase, los cursos ofrecidos por las universidades deben resultarles atractivos y esencialmente prácticos. Se alejarán de los eternos programas teóricos buscando siempre la comodidad, por lo que optarán por apuntarse en universidades que ofrezcan cursos online, programas acelerados, facilidades de matriculación u oportunidades de estudio innovadoras.

El gran aspecto que hay que comprender sobre los estudiantes contemporáneos es que estos se han caracterizado por participar de forma activa en la construcción de su aprendizaje y el diseño de sus estudios, por lo que esperan poder hacerlo en la etapa universitaria y al comenzar a dar sus primeros pasos en el campo laboral.

Comprender las características de quienes día a día llenan las aulas del mundo es un primer gran paso para lograr una educación comprometida con la realidad, adaptada al contexto actual y eficiente en la satisfacción de las necesidades de sus estudiantes.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.