text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Estrategias para apoyar a los estudiantes no tradicionales

           Autor: María Moreno Sierra
Estrategias para apoyar a los estudiantes no tradicionales
Estrategias para apoyar a los estudiantes no tradicionales  |  Fuente: Shutterstock

Los estudiantes no tradicionales incluyen a un número muy amplio de alumnos. Estas personas pueden formar parte del conglomerado por razones económicas, de edad o de situación familiar. Son considerados estudiantes no tradicionales:

  • Las personas mayores de 25 años.
  • Los alumnos que no comienzan la educación superior al año siguiente de finalizar el bachillerato.
  • Aquellos que solamente acuden a un número reducido de clases.
  • Las personas que trabajan a tiempo completo mientras están matriculados.
  • Los estudiantes emancipados y no dependientes de la familia.
  • Las mujeres y los hombres solteros y con hijos.

Este grupo está sufriendo un rápido crecimiento en los últimos años. A pesar de ello, estos estudiantes se caracterizan por no disponer del apoyo ni la ayuda que necesitan. Lamentablemente, esto se traduce en un riesgo de abandono escolar.

Según datos proporcionados por eCampus News, "solo el 3% de los estudiantes no tradicionales en riesgo tiene amigos en clase, solo el 5% dice sentirse socialmente conectado y solo el 8% se siente parte de la comunidad". Más de la mitad de estos estudiantes requieren un apoyo mayor por parte del profesorado, no reciben el consejo académico que necesitan ni se sienten satisfechos con su experiencia profesor-alumno.

Pero, ¿qué pueden hacer los centros?

  1. Es importante que la universidad hable con todos los alumnos no tradicionales, sobre todo con aquellos que se encuentran en riesgo de abandono. El centro será el encargado de mostrarles todos los servicios que ofrece la institución, además de solventar cualquier problema que hayan podido tener. Obviamente, sus sugerencias deberán ser tomadas muy en cuenta.
  2. Si solamente van a clase unas horas a la semana, es muy posible que no conozcan a nadie en el campus. La universidad debe poner en contacto a personas con las mismas características con el fin de que se sientan integrados en el centro. Si conocen a alguien, tendrán un apoyo para pedir apuntes o consultar dudas. Además, ¿a quién no le viene bien tomar un café con un compañero?
  3. La universidad deberá preguntarles qué medio de comunicación prefieren con el fin de poder ponerse en contacto con ellos de forma fácil. ¿De qué sirve enviar mensajes a la Intranet si no tienen tiempo de consultarla? Quizás para ellos sea mejor el email o la app. Si están integrados en la comunidad y se enteran de las noticias, también podrán participar de ellas.
  4. El orientador profesional deberá trabajar con ellos para hacerles ver los beneficios de continuar estudiando. Los alumnos en riesgo de abandono puede que se sientan frustrados, y ahí es donde el orientador debe actuar para ayudarles a no perder su camino. La motivación es la clave.
  5. Los profesores también deben facilitarles los horarios con antelación, ampliando sus tutorías si es necesario para que ellos puedan asistir. También es importante que se brinden herramientas de aprendizaje digital, ya que estos estudiantes pueden que pierdan el hilo de las clases al no acudir al campus con tanta regularidad.

Ya tenéis las claves. Si trabajas en un centro, habla con tus superiores para comenzar a implementar este tipo de políticas. Si eres un estudiante no-tradicional, también puedes sugerir algunos de estos cambios a tus profesores.

¿Quieres volver a estudiar?

Encuentra la carrera ideal

Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.