Noticias

Patrocinado por

Jóvenes y TIC

      
Jóvenes y TIC
Jóvenes y TIC

Para los expertos, el objetivo no es solo enseñarles a no abusar de teléfonos y consolas. Ahora el principal reto está en que aprendan a diferenciar la información veraz de los bulos y en que sean cuidadosos con los datos personales que comparten.

«En las redes sociales te engañan muchas veces. El acoso entre compañeros y el envío de fotografías privadas es más frecuente de lo que se dice», asegura Gonzalo Izquierdo, estudiante de segundo curso de Bachillerato. Como la mayoría de sus compañeros y amigos, este joven madrileño es consciente de los riesgos, pero asume los inconvenientes como contrapartida y disfruta de las oportunidades que ofrece la red. «Navego para divertirme, mirar los perfiles de otras personas y compartir información. Es lo que más me gusta hacer en mi tiempo libre». Saturación, dependencia, engaño y maltrato. Son algunas de las sensaciones que experimentan los jóvenes españoles de 14 a 24 años tras utilizar Internet y conectarse a las redes sociales. Más de la mitad (55,4%) reconoce que mira el móvil constantemente, que incluso lo hace en clase o trabajando (29,3%) y aunque estén con gente (19,7%). La cantidad de tiempo que invierten en redes sociales provoca, además, que dejen de lado otras actividades como estudiar (49,9%), leer (49%), practicar deporte (31,4%) y hasta perder horas de sueño por estar conectado a las redes (43,2%). Son datos del estudio Jóvenes en el mundo virtual: usos, prácticas y riesgos, que ha elaborado recientemente Fundación MAPFRE y el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fad. Según la investigación, cerca de la mitad de los jóvenes (49%) asegura sentirse «dependiente» con mucha frecuencia, un comportamiento que, según los expertos, les conduce a sentir la necesidad constante de tener que «comprobar el teléfono para ver si ha pasado algo nuevo», una sensación de ansiedad que surge por el miedo a no enterarse de algo en las redes. También son muy conscientes de que Internet y las redes sociales implican un riesgo de engaño y de pérdida de privacidad. El 54% afirma que «en las redes sociales te engañan muchas veces» y el 51,9% cree que «al usar las redes sociales resulta inevitable que personas desconocidas sepan cosas de ti». 

«Tenemos un gran reto por delante, ya que la mayoría de los chavales cree que su actividad en la red tiene muchas ventajas, como hacer nuevos amigos, relacionarse más con personas que están lejos o con sus amigos de siempre o simplemente divertirse». En este sentido, su labor consiste en que entiendan que el uso de las nuevas tecnologías, de las redes y de Internet puede ser positivo si se actúa con responsabilidad. «Uno de los mensajes en los que más insistimos es que sean cuidadosos con la información de índole personal que comparten. Los jóvenes se abren mucho en las redes, ponen pocas barreras y aceptan que personas que no conocen de nada entren en su vida. Se dejan llevar por el «follow por follow», para conseguir seguidores a toda costa, lo que sin duda implica un riesgo». A los más pequeños también les advertimos de los peligros que implica jugar con videojuegos online «con los que se conectan, sin apenas darse cuenta, con personas desconocidas».


Menos horas y más vigilancia adulta Desde hace más de cinco años, Fundación MAPFRE lleva a cabo el programa educativo ControlaTIC, en el que hasta la fecha han participado más de 100.000 adolescentes de 500 centros educativos de toda España. Los expertos también advierten de que se debe educar en las nuevas formas de comunicación, sobre todo fomentando competencias clave como el pensamiento crítico, basado en enseñarles a diferenciar la información veraz de los bulos, a que no confíen en cualquiera, a que cuestionen las motivaciones de quien encuentran en la red y a que sean cautelosos con la información personal que comparten. También es importante que entiendan el valor de la intimidad y la privacidad, ayudándoles a que se cuestionen su sobrexposición y haciéndoles ver que lo que se sube a la red puede tener consecuencias a medio y a largo plazo. Promover el acercamiento de los adultos, tanto padres como educadores es también otro aspecto clave, especialmente con el fin de que entiendan cómo se relacionan los jóvenes el entorno digital y puedan ayudarles ante situaciones de riesgo en la red. «Hay que tener en cuenta que la mayoría de los jóvenes (78,1%) acude a sus amigos cuando tiene dificultades para solucionar un problema en la red. Solo 3 de cada 10 se apoya en sus padres y cerca del 10% en profesores», señala Antonio Guzmán, director de Promoción de la Salud de Fundación MAPFRE.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.