text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Inteligencia emocional o capacidad cognitiva: ¿Qué importa más?

      
Capacidad cognitiva e inteligencia emocional van de la mano en un buen trabajador
Capacidad cognitiva e inteligencia emocional van de la mano en un buen trabajador
  • Es un hecho que los conocimientos teóricos han pasado prácticamente a un segundo plano a la hora de contratar nuevos trabajadores.
  • Las habilidades blandas se han convertido en las más buscadas en todo futuro trabajador.
  • La importancia de la inteligencia emocional depende en buena parte del tipo de trabajo del que se trate.

Lo puedes ver a diario en muchas ofertas de trabajo. Donde antes solía primar en los anuncios las titulaciones o habilidades adquiridas a través del estudio, ahora figuran otros requisitos.

¿Habilidades blandas? ¿Inteligencia emocional? Sí, ahora mismo para muchos reclutadores lo que priman son las habilidades sociales y de comunicación antes que grandes títulos académicos. Y es que las habilidades blandas y la inteligencia emocional están en auge.

Poseer una inteligencia emocional desarrollada te muestra como un trabajador flexible, capaz de adaptarse y, sobre todo, con una gran habilidad para comunicarse y empatizar con los demás.

Pero...¿por qué están por encima de las más reconocidas tradicionalmente? Pues porque el trabajo en grupo es cada vez más importante y solo personas con estas habilidades suficientemente desarrolladas pueden trabajar de manera efectiva.

Saber entender y tratar a los demás es algo que ha trascendido hasta convertirse en requisito imprescindible. Sí, por supuesto que las demás habilidades de los trabajadores siguen importando, pero hoy por hoy muchos se centran principalmente en la inteligencia emocional.

¿Quieres mejorar tus habilidades?

Más info

Sin embargo, no todos piensan de esta manera. Adam Grant, profesor en la escuela de negocios Wharton, afirma que la inteligencia emocional está sobrevalorada.

Con intención de demostrar que las capacidades cognitivas siguen siendo más importantes que la inteligencia emocional Grant realizó diversos estudios. En ellos trató de medir la productividad de personas con una mayor capacidad cognitiva y personas con una mayor inteligencia emocional.

Los resultados de los estudios de Grant junto a los del estudio realizado por los psicólogos Dana Joseph y Dan Newman concluyen de la misma forma. La capacidad cognitiva sigue siendo la que da como resultado una mayor productividad, mientras que la inteligencia emocional apenas influye en ello. Pero Grant, a pesar de defender las capacidades cognitivas no niega que la inteligencia emocional pueda ser relevante en algunos trabajos. 

Piensa si no en profesiones de cara al público, como la de comercial. O en otras en las que la comunicación es fundamental como puede ser la de psicólogo.

Es evidente que en ellas una inteligencia emocional desarrollada es más que deseable. En estos casos, Grant les concede cierta importancia, pero sigue creyendo que, a pesar de ello, la capacidad cognitiva sigue siendo tanto o más importante.

¿Y por qué insiste Grant en las capacidades cognitivas? Según él cuanto mayor es la habilidad cognitiva, la capacidad de aprender, es más sencillo desarrollar la inteligencia emocional. La seguridad que proporciona tener unos conocimientos sólidos y saberse capaz de hacer algo complejo facilita mucho el camino hacia una inteligencia emocional más trabajada.

Como puedes ver, hay ocasiones en las que las tendencias del mercado laboral y los hechos difieren. Pero si hay algo que no podemos negar es que una buena combinación de ambas es la más deseable en un trabajador.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.