text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Crees que eres bilingüe? ¡Haz la prueba!

           Autor: María Moreno Sierra
¿Crees que eres bilingüe? ¡Haz la prueba!
¿Crees que eres bilingüe? ¡Haz la prueba!  |  Fuente: Shutterstock

Según la Real Academia Española, es bilingüe la persona que "habla dos lenguas". Sin embargo, la mayoría de los estudiosos no ven este término tan sencillo de definir. Para algunos el blilingüismo consiste en dominar una lengua como si de un nativo se tratase, mientras que otros defienden que una persona ya es bilingüe cuando es capaz de comunicarse de forma básica en una lengua distinta a la materna.

Personalmente pienso que el bilingüismo podría ser entendido como ese espacio en medio de ambas definiciones. Bilingüe sería la persona que es capaz de comunicarse en su idioma materno y en otra lengua de forma similar, pudiendo intercambiar ambos idiomas en cualquier lugar y situación. Y tú, ¿crees que eres bilingüe?

Es muy complicado saber qué día has pasado de conocer una lengua a dominarla completamente, por lo que puede que seas bilingüe y todavía no te hayas dado cuenta. Aquí te mostramos unos truquitos que pueden ayudarte a valorar tu nivel:

  • Muchas personas creen que ya dominas un idioma cuando comienzas a soñar en dicha lengua, aunque hay matices en esta afirmación. Imagina que en clase siempre hablas en español con todos tus compañeros menos con un estudiante de intercambio, con el que te comunicas en inglés. Si sueñas con esa persona, posiblemente las conversaciones que mantengáis en el mundo onírico sean en esta lengua, aunque esto no te hace bilingüe, ya que solamente estás asociando ideas. Si, por el contrario, todo el sueño está basado en tu segundo idioma, tu mente ya ha sido capaz de asimilar el vocabulario. ¿No recuerdas tus sueños? Tranquilo, esto no te hace más ni menos bilingüe.
  • Puedes considerarte bilingüe si eres capaz de expresar las emociones en otra lengua distinta a la materna. ¿Por qué? Normalmente nuestra lengua nativa la hemos aprendido en casa y con la familia, mientras que el segundo idioma lo solemos conocer en el ámbito académico. Ambos lugares tienen cargas emocionales diversas, y logras manejar completamente una lengua cuando la distancia entre ambas se une.
  • Los insultos son otro síntoma del dominio de un idioma. Lo más normal es que cada uno insulte en su propia lengua, ya que es más cómodo y dañino. Utilizando otro idioma tenemos la sensación de que no herimos tanto con nuestras palabras, por lo que solemos evocar a nuestra lengua patria a pesar de estar manteniendo una conversación en inglés, italiano, francés  o alemán. Si insultas en otro idioma de manera inconsciente, es que dominas perfectamente dicha lengua. ¡Enhorabuena!
  • Vas por buen camino si comienzas a olvidar palabras de tu lengua materna. Con esto no queremos decir que tengas que olvidar un idioma para aprender otro, pero en el camino hacia el bilingüismo sí que es posible que las palabras que más utilices en tu segundo idioma se entremezclen con tu lengua materna.
  • Los pensamientos también son un indicador claro de que vas en buen camino, ya que la mente siempre tiende a pensar en la lengua materna. ¿Estás imaginando algo en tu segundo idioma? ¿Te acabas de dar cuenta de que frecuentemente piensas en inglés? Genial. ¡Sigue así!

 

A pesar de ser bilingüe, puede que no entiendas parte de las conversaciones debido a la biculturalidad. Si no entiendes los chistes ni los chascarrillos propios de otro idioma, es totalmente normal. Ahora solamente te queda estudiarlos y conocer un poco más sus tradiciones.

¿Te animas a estudiar idiomas?

Más info

Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.