text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Trucos para ir de festival y no morir en el intento

           Autor: María Moreno Sierra
Trucos para ir de festival y no morir en el intento
Trucos para ir de festival y no morir en el intento  |  Fuente: Shutterstock

Con la llegada del verano llega también la mejor época del año para cualquier festivalero que se precie. Dos meses de conciertos y de fiestas que se celebrarán por todos los rincones de la geografía española. ¿Nunca has ido a un festival? ¿Te gustaría probar este año? Pues debes tener en cuenta que difícilmente sobrevivirás a uno de ellos si te lanzas sin red ni preparación previa. Si quieres disfrutar a tope y terminar la experiencia con ganas de repetir, toma nota de estos trucos que te permitirán ir de festival y no morir en el intento.

  • Lo primero que debes hacer en cuanto llegues allí, si no lo has conseguido por Internet, es coger un mapa del reciento. En los programas también especifican los horarios de los conciertos y la situación de los baños, la zona de acampada y los chiringuitos para comer. Tienes que asumir que no podrás ver absolutamente todo, por lo que tendrás que priorizar y determinar qué espectáculos quieres ver y en cuáles puedes aprovechar para comer o dormir.
  • En los festivales se escucha buena música y se bebe, se bebe mucho. Ni que decir tiene que es importante consumir alcohol con moderación, evitando los chupitos y las bebidas extrafuertes. Si te emborrachas o te pones malo, te tendrás que ir a dormir temprano y te perderás la verdadera diversión. Mi consejo es que te controles y mezcles. ¿Mezclar? Sí, pero con agua. Después de cada cerveza o cada copa, bebe un buen trago de agua para mantenerte siempre hidratado.
  • También son muchas las personas que vuelven a casa después de varios días de festival sin haber probado bocado. MAL. Es normal que con la bebida, los saltos y la fiesta no tengas hambre, aunque debes obligar al cuerpo a alimentarse sino quieres perderte los conciertos de la noche. En el festival seguro que encuentras puestos de perritos, de pizzas y de bocadillos, aunque si vas a bailar durante varios días, necesitarás algo más. Prueba alguno de los restaurantes que seguro encuentras por la zona. Mi consejo es que te lleves también una nevera con frutos secos, plátanos y otras frutas, agua embotellada y zumos, dulces, pan, fiambres y alimentos en lata, como sardinas, ensaladas o atún. Un bocadillo o una pieza de fruta en mitad de la noche te dará la energía suficiente para seguir bailando hasta el amanecer.
  • ¿Dormir? Claro. Aunque hayas pagado una entrada cara y quieras disfrutar de todos los conciertos, tu cuerpo necesitará descansar tarde o temprano. Intenta dormir, al menos, 5 horas diarias, sin contar alguna cabezada que des durante el día. Planifica los conciertos que quieras ver y duerme entre actuación y actuación. Si te empeñas en pasar todo el festival de empalmada, estarás destrozado al segundo día y no podrás estar a tope el resto del tiempo.
  • Puede parecer que un festival es un campo de combate donde el más fuerte llega primero, pero nada más lejos de la realidad. Nunca te cueles ni empujes en un concierto, y por supuesto no te subas a los hombros de nadie si no quieres que los que estén detrás tuyo empiecen a pitar. Tampoco te cueles en los baños ni para pedir. Sé respetuoso.
  • ¿Vas a acampar? No te sientas mal por parecer que vas a estar allí un mes, aunque el festival dure solamente tres días. No te olvides el colchón inflable, la almohada, una sábana y manta por si refresca por la noche, agua embotellada, una toalla, linterna, navaja y un cargador portátil, si eres de los que no se puede separar de su teléfono. Fundamentales son los tapones para los oídos, un pequeño botiquín, los pañuelos y el papel higiénico, las gafas de sol y un protector solar con un factor 50+.

Ya tienes las claves para disfrutar de un buen festival. Ahora solamente te queda escoger la mejor compañía y dejarte llevar por la música.


Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.