text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Consigue dormir como un bebé incluso en las noches más calurosas del verano

           Autor: María Moreno Sierra
Consigue dormir como un bebé incluso en las noches más calurosas del verano
Consigue dormir como un bebé incluso en las noches más calurosas del verano  |  Fuente: Universia

A todos (o casi todos) nos gusta el verano. Ir por la tarde a tomar algo con los amigos a una terracita, divertirse con la familia en la piscina o pasar un día de descanso en la playa. Sin embargo, con el calor, también llega el sudor, el insomnio y las largas noches sin dormir. Si no quieres que este verano sea igual, conoce los siguientes 14 trucos que te ayudará a dormir como un bebé incluso en las noches más calurosas. ¡A descansar!

Trucos para dormir en verano

  1. Para cenar, procura tomar algo fresco y ligero, como una crema o una ensalada. De postre, fruta o yogur, nada de tartas ni dulces. Olvídate de los azúcares, las comidas calientes y el alcohol, ya que te impedirán que cojas el sueño rápidamente.
  2. Justo antes de acostarte, toma un ducha con agua templada, así conciliarás mejor el sueño. Ten cuidado de no poner el agua demasiado fría, ya que si es el caso, el cuerpo reaccionará emitiendo calor para compensar su temperatura corporal.
  3. Bebe un vaso de agua fresquita, que no fría, antes de irte a dormir. También puedes dejar en tu mesita de noche una botella pequeña para hidratarte durante la noche.
  4. Si tu casa tiene varias plantas, duerme siempre durante el verano en la zona más baja, preferiblemente el sótano. Recuerda siempre que el aire caliente sube y el frío baja, pudiendo haber una diferencia de uno o dos grados entre una planta y otra.
  5. Los especialistas recomiendan que te olvides del pijama durante todo el año, aunque más aún en verano. Si no te gusta dormir desnudo, compra un pijama de algodón, un tejido que transpira.
  6. Es totalmente normal que sientas ansiedad, nervios y estrés al no poder dormir por culpa del calor. Si este es tu caso, practica alguna técnica de meditación que te ayude a dormir mejor y a relajarte. Te recomendamos que pruebes con la técnica 4-8-7.
  7. Como es obvio, el cuerpo genera calor por sí mismo. Si duermes acompañado, procura que cada uno ocupe su lado de la cama. Dejad el romanticismo para las noches más frescas.
  8. Los pies son capaces de propagar el calor por el resto del cuerpo, por lo que es fundamental que estos se mantengan frescos durante la noche si queremos conciliar el sueño y conseguir un descanso reparador. Aunque te tapes con la sábana, intenta descubrir los pies para que noten el airecito y se sientan más frescos y aliviados.
  9. Ya sé que esto es muy difícil de controlar, pero también influirá mucho la posición que tomes una vez estés tumbado en la cama. Si tienes calor, intenta mantenerte estirado, evitando siempre la posición fetal, que guarda más el calor.
  10. Nada más levantarte, abre la ventana y ventila la habitación durante unos 10 minutos. Después, ciérrala y baja la persiana para intentar que entre el menor sol posible durante el día. Cuando comience a anochecer, sube de nuevo la persiana. Si tienes calor cuando vayas a acostarte, podrás volver a abrir la ventana, aunque para esto te recomendamos que instales unas mosquitera.
  11. Si las sábanas, aún así, están muy calientes, puedes meterlas en una bolsa de plástico y dejarlas en el congelador un rato antes. Así, cuando las vuelvas a poner, podrás disfrutar de una agradable sensación de frescor, aunque de forma efímera.
  12. Intenta que en tu casa haya siempre ventilación cruzada, abriendo diferentes ventanas para que circule el aire fresco por toda la casa. El truco está en dejar entreabiertas las ventanas a las que no dé mucho el sol, mientras permanecen totalmente abiertas en las que el calor pegue más fuerte.
  13. Aunque este es un consejo que siempre se debería tener en cuenta, es importante que todas las luces de la casa se mantengan apagadas, ya que las bombillas son una fuente importante de calor. Además, así ahorrarás energía y dinero en la factura de la electricidad.
  14. Procura sacar de la habitación todos los dispositivos electrónicos que tengas, ya que estos también son una fuente  de calor. Además, deberás cambiar tus bombillas tradicionales por unas LED, ya que ahorran energía y se calientan menos.

Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.