text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Hablar de otro o hablar con otro, una sutil diferencia

           Autor: María Moreno Sierra
Hablar de otro o hablar con otro, una sutil diferencia
Hablar de otro o hablar con otro, una sutil diferencia  |  Fuente: Universia

Son muchas las personas que aún no entienden la sutil diferencia que existe entre hablar de alguien o con alguien. No es lo mismo pasarte la tarde tomando un café con un amigo y charlando de vuestras vidas que dedicar el tiempo malmetiendo y difundiendo rumores de terceros. Por eso, y gracias a los 3 filtros socráticos, vamos a aprender a diferenciar estos tipos de conversación.

Sócrates, además de ser uno de los mejores oradores que ha habido y habrá, era considerado una muy buena persona, ya que él nunca hablaba mal de nadie. Un día, un conocido se acercó para contarle algo que había escuchado sobre un amigo del filósofo. Sócrates, antes de escuchar la información, le pasó la prueba de los 3 filtros:

  1. El filtro de la verdad: ¿Estas absolutamente seguro de que lo que vas a decir es cierto?
  2. El filtro de la bondad: ¿Es algo bueno lo que vas a decir de esa persona?
  3. El filtro de la utilidad: ¿Me servirá de algo saber lo que vas a decirme?

Si no estás seguro de algo, puedes perjudicar a otra persona y no me va a servir de nada, ¿para qué querría saberlo? Si sigues estos tres pilares de la comunicación, - verdad, bondad y utilidad -, no solo mejorará la convivencia y la relación con los demás, sino que conseguirás sentirte mucho mejor contigo mismo. ¿Vale la pena intentarlo?

A partir de ahora, cuando quedes con un amigo, habla con él, y no de nadie más. ¿Cómo hacerlo? A continuación encontrarás las claves que te permitirán mantener una buena conversación:

  • Un buen conversador debe siempre saber escuchar.
  • Omite cualquier información que no sea de interés para la otra persona, tratando siempre de hablar de temas en común.
  • Piensa siempre lo que vas a decir, ya que la primera idea no siempre es la más sensata.
  • Utiliza la palabra precisa en el momento adecuado. ¿No se te ocurría nada que decir, y ahora que te ha venido a la mente, ya habéis cambiado de tema? Olvídalo.
  • Por chillar, descalificar o gesticular no llevarás la razón, intenta argumentar tus ideas con calma.
  • Habla de forma precisa y directa, aunque no hiriente. Evita los circunloquios e irte por las ramas.
  • Practica la empatía.
  • El silencio es oro, así que solamente habla si tienes algo importante que decir.


Pues ya sabes la sutil diferencia que existe entre hablar de otro o con otro. Si dudas de alguna información que vayas a contar, piensa en los 3 filtros socráticos y acertarás.


Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.