text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo el emprendimiento puede impulsar el conocimiento del cerebro

      
Autor: Neil Conway  |  Fuente: Flickr

Pese a los grandes avances científicos en su estudio, el cerebro, con sus 86.000 millones de neuronas y 100 billones de conexiones, continúa siendo el misterio más complejo para el ser humano. A través de la nanotecnología y su aplicación en la salud es que se han producido grandes innovaciones, pero para ello es fundamental la participación de los emprendedores.

Curar las enfermedades y lesiones cerebrales

La búsqueda de explicaciones y de comprensión del cerebro tiene un propósito puramente científico de comprender cómo funciona, pero también un segundo, que es encontrar la cura a los trastornos y enfermedades ocasionadas en el cerebro. 

El costo de los trastornos cerebrales supone un gasto mundial anual de 2.5 billones de dólares, y se estima que escalará notoriamente en los próximos años, asegura el Dr. Kunal Ghosh, director de la empresa Inscopix de investigación en neurociencia, quién además reprocha el hecho de que el desarrollo de las terapias en el área han permanecido estáticas en los últimos 20 años, donde el 66% de todas las moléculas que ingresan la fase 3 de ensayos clínicos de drogas neuronales fracasan.

El profesor de la Universidad Carnegie Mellon, Estados Unidos, sostiene además que a pesar de los grandes esfuerzos producidos para combatir el Alzheimer, hasta la fecha no existe una sola droga capaz de revertir los síntomas de la enfermedad, mucho menos curarla, lo que resulta especialmente preocupante a medida que las poblaciones envejecen, explicó en el sitio del Foro Económico Mundial.

Un resultado similar se produce con los trastornos neuropsiquiátricos como la esquizofrenia o el síndrome de estrés postraumático, donde los tratamientos solamente son parcialmente efectivos. Ghosh sostiene que la causa de este fenómeno radica en un factor: no sabemos cómo funciona nuestro cerebro.

Las iniciativas más notorias para el Dr. son la Iniciativa BRAIN (Cerebro) en Estados Unidos, en el Proyecto Cerebro Humano de la Unión Europea y en el Proyecto Cerebro/Mentes de Japón, que concentran sus esfuerzos en intentar decodificar el lenguaje del cerebro, insertado en patrones de señales eléctricas y químicas que los grupos de neuronas utilizan para procesar la información.

El Proyecto Genoma Humano requerirá de tecnologías capaces de medir, manipular e interpretar las señales eléctricas y químico-neuronales del cerebro con increíble precisión y a gran escala, advierte el profesor universitario.

¿Qué pueden hacer los emprendedores para ayudar?

La necesidad de tecnología no sólo requiere de colaboraciones interdisciplinarias entre neurocientíficos, ingenieros y científicos de datos, sino además una cooperación nunca antes vista entre los gobiernos, las universidades y la industria de la neurotecnología. Mientras que las 2 primeras ya funcionan correctamente y realizan nuevas aportaciones a diario, el rol de la industria se mantiene ambiguo e indefinido, sostiene Ghosh.

Según explica la decana de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, Nitin Nohria, “No hay problema que deba enfrentar hoy la sociedad y la humanidad que no pueda ser solucionado con la ayuda de los negocios, que juegan un rol vital”, y la neurociencia no es excepción, asegura el profesor.

Los avances en la tecnología requieren de una diseminación rápida y sólida para generar un impacto transformador en el avance de la investigación y para actuar como catalizador de nuevos abordajes en el desarrollo de terapias innovadoras, afirma Ghosh.
La industria debe utilizar el motor emprendedor para fomentar la expansión de innovaciones pioneras que ya son una realidad en los centros de investigadores. Es el único de las 3 partes involucradas capaz de hacer eso.

Para ello hay 2 barreras fundamentales:

  • un proceso iterativo de perfeccionamiento
  • el coste

Lo bueno es que la industria no necesita reinventar cosas que ya existen, sino que debe refinar los procesos y el desarrollo, existen muchas tecnologías con gran potencial que simplemente necesitan optimización para integrarlas como parte de las soluciones a las grandes preguntas.

Las universidades no reciben incentivos para llevar a cabo procesos de refinamiento o integración, y es ahí donde la industria debe jugar un rol clave: en la migración de la tecnología desde los laboratorios a campos más grandes de acción.

Con respecto a la reducción de costes, la neurotecnología debería considerar seriamente la tecnología como un servicio, al igual que la industria de los móviles, sugiere Ghosh. La tecnología más moderna del sector es cara y limitada a centros de investigación y laboratorios de élite, con fondos para hacerse de ella.

Existe una necesidad urgente de democratizar el acceso de estas nuevas neurotecnologías a un espectro mayor de investigadores, y el método propuesto por el docente ha llevado a que el móvil se haya consolidado en el mundo en menos de 20 años.

La capacidad de la comunidad de investigación en neurociencia para absorber las tecnologías es clave para alimentar la necesidad de innovación continua

Lee también
» 10 cosas que debes saber sobre cómo funciona tu cerebro 
»7 mitos sobre el cerebro que nos dañan a diario
» 6 TED Talks para comprender cómo funciona tu cerebro

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.