Noticias

Cómo disfrutar de viajar solo

      
Autor: Moyan Brenn  |  Fuente: Flickr

Las vacaciones de verano son el momento perfecto para realizar ese viaje con el que llevas soñando tanto tiempo. Las posibilidades son tan amplias como lugares hay en el mundo y dependiendo de tus gustos y del presupuesto del que dispongas, encontrarás diferentes opciones. Sin embargo, es posible que no encuentres a nadie con quien irte y aventurarte a hacerlo solo puede parecer un plan bastante menos atractivo de lo que esperabas.

 

Lee también
» Aprende inglés viajando
» Viajes: qué tipo de turismo emergerá en los próximos años
» 5 razones para no cargar la maleta en exceso

 

Aunque es innegable que viajar acompañado resulta en principio más divertido, emprender un viaje en solitario puede convertirse en la gran experiencia de tu vida. Obligarte a tomar decisiones unilateralmente, organizar el itinerario sin contar con nadie más y ser responsable de ti mismo, son algunas de las cosas que tendrás que afrontar y que te aportarán importantes enseñanzas para el futuro.

Una vez hayas decidido "lanzarte a la piscina" deberás tener en cuenta lo siguiente:

Elige alojamiento

Yendo solo, la mejor alternativa para hospedarte son los hostel. Además de que el precio es considerablemente más barato, suelen concentrarse en las zonas más céntricas de la ciudad y favorecen la interacción con el resto de huéspedes. Si después de un largo día "pateando" los monumentos más destacados quieres relajarte tomando algo o viendo la tv, puedes hacerlo en las mismas instalaciones del local, donde seguro coincidirás con otros viajeros en tu misma situación.

Pásate por el Portal de Internacionales de Universia y descubre cuál será tu próximo destino

Organiza con tiempo el programa

Saber los lugares en los que vas a pasar tus días de vacaciones no es suficiente. Para garantizar que todo permanece bajo control, se recomienda que antes de viajar investigues sobre la zona de destino, el estilo de vida, las costumbres, los puntos de interés turístico. Elabora un listado con los imprescindibles y programa qué vas a ver en cada ciudad.

Mézclate con la gente del país

Cuando termines con la guía turística llegará el momento de dejar de comportante como un "guiri". Pregunta al dueño del hostel por algún bar o restaurante en el que se junte la gente de la zona y prepárate para sumergirte en una cultura diferente. Acuérdate de ir siempre con la mente abierta porque es posible que veas cosas radicalmente diferentes a lo que estás acostumbrado. Si tienes suerte, quizá consigas entablar conversación con alguien que te oriente sobre algún rincón especial del lugar.

Pierde el miedo a improvisar

Estás solo, ¿y qué? No hace falta que lleves todos y cada uno de los pasos que vas a dar medidos. Parte de la gracia es perderse para despejar la mente de verdad y conocer la otra cara de tu destino. Reserva algún día para caminar sin rumbo y disfrutar de todo lo que vaya apareciendo a tu paso.

Inmortaliza la experiencia

Lo pasarás tan bien que querrás recordar cada uno de los detalles que has vivido. Para eso existen muchas posibilidades distintas, desde hacer fotografías, hasta grabar con la cámara de tu móvil, dibujar las escenas que más te llamen la atención o plasmarlo todo en un pequeño diario.

¿Te animas a probar? Si ya lo has hecho, cuéntanos.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.