text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Qué será del mundo en 15 años?, opinan los expertos

      
<p style=text-align: justify;>Cada año la <strong><a title=Sitio de la Fundación Bill y Melinda Gates href=https://www.gatesfoundation.org/es target=_blank rel=nofollow>Fundación Bill y Melinda Gates</a></strong> publica una carta acerca de cuáles serán sus objetivos para el año, líneas de trabajo y principales preocupaciones para los meses que siguen. Con respecto a 2015, <strong>en septiembre se designarán los Objetivos de Desarrollo Sostenible para los próximos 15 años</strong>, a lo que el poderoso matrimonio ha realizado predicciones, y vaticinan que, por ejemplo, la vida de las personas más pobres mejorará más que nunca, la mortalidad infantil se reducirá a la mitad y habrá más enfermedades erradicadas que nunca.</p><p style=text-align: justify;><strong>Cómo será el mundo en 15 años</strong></p><p style=text-align: justify;>Con respecto a sus predicciones es que <strong><a title=Sitio de El País - Planeta Futuro href=https://elpais.com/elpais/2015/02/25/planeta_futuro/ target=_blank rel=nofollow>Planeta Futuro</a></strong> consultó a 5 expertos acerca de qué opinión les merece los pronósticos realizados por la pareja Gates, y cómo conciben el futuro. Los consultados son Alberto Virella, director de Cooperación con África y Asia de la <strong><a title=Portal de AECID href=https://www.aecid.es/ES target=_blank>Aecid</a></strong>; Leire Pajín, asesora del <strong><a title=Sitio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo href=https://www.undp.org/ target=_blank>Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)</a></strong>; María López Escorial, profesora en el <a title=Sitio del Instituto de Empresa href=https://www.ie.edu/IE/site/php/es/ target=_blank>Instituto de Empresa</a>; Mercedes Ruiz-Giménez, Presidenta de la <strong><a title=Sitio de la Coordinadora de ONG de Desarrollo href=https://www.congde.org/ target=_blank>Coordinadora de ONG de Desarrollo</a></strong>; y Miguel Aballe, físico y director de la <strong><a title=Portal de la Asociación de Latas de Bebidas href=https://www.latasdebebidas.org/ target=_blank rel=nofollow>Asociación de Latas de Bebidas</a>.</strong></p><p style=text-align: justify;><strong>Alberto Virella</strong></p><p style=text-align: justify;>Virella considera que 2030 será el resultado de las dinámicas que estamos viviendo, no del todo conscientemente. Señala que en Europa existe una dinámica del terror, donde el miedo a que se derrumbe lo construído domina, y donde a pesar de buscar la estabilidad de la democracia, casi a diario presenciamos fracasos parciales, pues lo que tenemos se va cayendo poco a poco, a pedazos.</p><p style=text-align: justify;>En el bloque opuesto, los países en desarrollo están viviendo con intensidad y aceleración una dinámica de construcción de su futuro, no sólo para mejorar sus vidas, sino para alcanzar un nuevo contrato social, donde la juventud es la franja de población demográficamente dominante. Se trata de determinar qué dinámica es más poderosa, quién juega a ganar y quién juega a no perder, afirma. </p><p style=text-align: justify;><strong>Leire Pajín</strong></p><p style=text-align: justify;>Por su parte, Pajín advierte que los datos macroeconómicos esconden aspectos relevantes de la multidimensionalidad de la pobreza, entre otros <strong>las enormes brechas de desigualdad en muchos lugares del mundo</strong>, creando bolsas de pobreza no incluidas en el reparto del progreso y del crecimiento económico, a lo que se le agregan la marginalización generada por los recortes y la desigualdad. </p><p style=text-align: justify;>Sostiene que dentro de 15 años tendremos un mundo más poblado, y envejecido que requiera de robustos sistemas de salud, capaces de atender enfermedades crónicas costosas y de superar el reto, entre otros muchos, de garantizar la cobertura y el acceso a todos los que lo requieran, <strong>especialmente a quienes no puedan costearlo</strong>.</p><blockquote style=text-align: center;><em>Lo que sea el mundo de aquí a 15 años dependerá en gran medida de la capacidad que las instancias políticas tengan para dar ese giro de timón que la ciudadanía mundial reclama, advierte Mercedes Ruiz-Giménez </em></blockquote><p><strong>María López Escorial</strong></p><p style=text-align: justify;>Entretanto, López Escorial cree que el mundo será mejor, ya que existen un mayor número de actores con nuevas habilidades y formas de pensar sobre el desarrollo. Mayor conocimiento del consumidor e interés en unir esfuerzos para atajar el problema. Mayor volumen de fondos y fondos sostenibles por involucrar a los clientes de al bases de la pirámide a aportar en su solución tanto desde el punto de vista de su rol de clientes como proveedores. Pero por sobre todo reconoce que <strong>muchos se han involucrado</strong><strong>con muchas ganas y nuevas formas de ver</strong> la solución innovando en la base de la pirámide.</p><p style=text-align: justify;><strong>Mercedes Ruiz-Giménez</strong></p><p style=text-align: justify;>Ruiz-Giménez asegura que estamos viviendo un momento histórico en todos los sentidos, un cambio de época que viene marcado por las exigencias de una ciudadanía mundial (...) y tenemos la oportunidad de cambiar radicalmente de dirección y garantizar, en los próximos años, un mundo mejor para todas las personas que lo habitamos. Y eso pasa inevitablemente por una serie de cuestiones que, a nuestro modo de ver, son ineludibles.</p><p style=text-align: justify;>Advierte la necesidad de acabar con la pobreza y la desigualdad en todas sus formas y en todos los países, atacando dura pero eficientemente. Considera que no podemos seguir atribuyendo la responsabilidad exclusivamente a la política de cooperación; <strong>todas la políticas deben ser definidas desde analizando el impacto que causan en el desarrollo</strong>. Los derechos humanos también destacan, donde se tiene que apostar por la equidad de género porque no hay desarrollo posible mientras el 50% de la población continúe sufriendo una sistemática violación de sus derechos por el mero hecho de ser mujer.</p><p style=text-align: justify;><strong>Miguel Aballe</strong></p><p style=text-align: justify;>Para cerrar, Aballe reflexiona en torno al pasado para imaginar el futuro: Desde el punto de vista médico y tecnológico sin duda se ha avanzado muchísimo (no hay más que ver cualquier parámetro medible), pero <strong>socialmente los avances han sido más bien moderados</strong>. Si ahora cambiamos de dirección y miramos a 2030, es previsible que estemos mucho más cerca de resolver el problema de las fuentes de energía.</p><p style=text-align: justify;>La protección del medio ambiente y el combate al cambio climático que se ha propulsado llevará a que estemos en mejor situación que ahora, aunque eso no quiera decir que no se sufran consecuencias, si no en 2030 posiblemente en 2060, por la demora que supone cualquier acción a escala global, señala. Finalmente indica que es probable que las diferencias se agranden, y que asustada por la dimensión de los peligros ligados a esa mayor desigualdad, <strong>la humanidad ceda en la controversia libertad-seguridad eligiendo más seguridad</strong>.<br/><br/></p>
Autor: charamelody  |  Fuente: Flickr

Cada año la Fundación Bill y Melinda Gates publica una carta acerca de cuáles serán sus objetivos para el año, líneas de trabajo y principales preocupaciones para los meses que siguen. Con respecto a 2015, en septiembre se designarán los Objetivos de Desarrollo Sostenible para los próximos 15 años, a lo que el poderoso matrimonio ha realizado predicciones, y vaticinan que, por ejemplo, la vida de las personas más pobres mejorará más que nunca, la mortalidad infantil se reducirá a la mitad y habrá más enfermedades erradicadas que nunca.

Cómo será el mundo en 15 años

Con respecto a sus predicciones es que Planeta Futuro consultó a 5 expertos acerca de qué opinión les merece los pronósticos realizados por la pareja Gates, y cómo conciben el futuro. Los consultados son Alberto Virella, director de Cooperación con África y Asia de la Aecid; Leire Pajín, asesora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); María López Escorial, profesora en el Instituto de Empresa; Mercedes Ruiz-Giménez, Presidenta de la Coordinadora de ONG de Desarrollo; y Miguel Aballe, físico y director de la Asociación de Latas de Bebidas.

Alberto Virella

Virella considera que 2030 "será el resultado de las dinámicas que estamos viviendo, no del todo conscientemente". Señala que en Europa existe una "dinámica del terror", donde el miedo a que se derrumbe lo construído domina, y donde a pesar de buscar la estabilidad de la democracia, "casi a diario presenciamos fracasos parciales, pues lo que tenemos se va cayendo poco a poco, a pedazos".

En el bloque opuesto, los países en desarrollo están "viviendo con intensidad y aceleración una dinámica de construcción de su futuro, no sólo para mejorar sus vidas, sino para alcanzar un nuevo contrato social", donde "la juventud es la franja de población demográficamente dominante". Se trata de determinar "qué dinámica es más poderosa, quién juega a ganar y quién juega a no perder", afirma. 

Leire Pajín

Por su parte, Pajín advierte que "los datos macroeconómicos esconden aspectos relevantes de la multidimensionalidad de la pobreza, entre otros las enormes brechas de desigualdad en muchos lugares del mundo, creando bolsas de pobreza no incluidas en el reparto del progreso y del crecimiento económico", a lo que se le agregan la marginalización generada por los recortes y la desigualdad. 

Sostiene que "dentro de 15 años tendremos un mundo más poblado, y envejecido que requiera de robustos sistemas de salud, capaces de atender enfermedades crónicas costosas y de superar el reto, entre otros muchos, de garantizar la cobertura y el acceso a todos los que lo requieran, especialmente a quienes no puedan costearlo".

Lo que sea el mundo de aquí a 15 años dependerá en gran medida de la capacidad que las instancias políticas tengan para dar ese giro de timón que la ciudadanía mundial reclama, advierte Mercedes Ruiz-Giménez 

María López Escorial

Entretanto, López Escorial cree que el mundo será mejor, ya que "existen un mayor número de actores con nuevas habilidades y formas de pensar sobre el desarrollo. Mayor conocimiento del consumidor e interés en unir esfuerzos para atajar el problema. Mayor volumen de fondos y fondos sostenibles por involucrar a los clientes de al bases de la pirámide a aportar en su solución tanto desde el punto de vista de su rol de clientes como proveedores". Pero por sobre todo reconoce que muchos se han involucrado "con muchas ganas y nuevas formas de ver la solución innovando en la base de la pirámide".

Mercedes Ruiz-Giménez

Ruiz-Giménez asegura que "estamos viviendo un momento histórico en todos los sentidos, un cambio de época que viene marcado por las exigencias de una ciudadanía mundial (...)" y "tenemos la oportunidad de cambiar radicalmente de dirección y garantizar, en los próximos años, un mundo mejor para todas las personas que lo habitamos. Y eso pasa inevitablemente por una serie de cuestiones que, a nuestro modo de ver, son ineludibles".

Advierte la necesidad de "acabar con la pobreza y la desigualdad en todas sus formas y en todos los países", atacando dura pero eficientemente. Considera que "no podemos seguir atribuyendo la responsabilidad exclusivamente a la política de cooperación; todas la políticas deben ser definidas desde analizando el impacto que causan en el desarrollo". Los derechos humanos también destacan, donde se "tiene que apostar por la equidad de género porque no hay desarrollo posible mientras el 50% de la población continúe sufriendo una sistemática violación de sus derechos por el mero hecho de ser mujer".

Miguel Aballe

Para cerrar, Aballe reflexiona en torno al pasado para imaginar el futuro: "Desde el punto de vista médico y tecnológico sin duda se ha avanzado muchísimo (no hay más que ver cualquier parámetro medible), pero socialmente los avances han sido más bien moderados. Si ahora cambiamos de dirección y miramos a 2030, es previsible que estemos mucho más cerca de resolver el problema de las fuentes de energía".

La protección del medio ambiente y el combate al cambio climático que se ha propulsado llevará a que estemos "en mejor situación que ahora, aunque eso no quiera decir que no se sufran consecuencias, si no en 2030 posiblemente en 2060, por la demora que supone cualquier acción a escala global", señala. Finalmente indica que "es probable que las diferencias se agranden, y que asustada por la dimensión de los peligros ligados a esa mayor desigualdad, la humanidad ceda en la controversia libertad-seguridad eligiendo más seguridad".


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.