text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Logran convertir células cancerígenas en glóbulos blancos

      
Prof. Ravindra Majesti
Prof. Ravindra Majesti  |  Fuente: Universidad de Stanford

El cáncer es una de las enfermedades más prevalentes en la actualidad, que solamente en 2012 se cobró la vida de 8,2 millones de personas, de acuerdo a las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). No existe una cura íntegra para la enfermedad, pero muchas investigaciones transitan este camino y algunas han logrado serios avances, como es el caso de la Universidad de Stanford, que anunció esta semana que han podido transformar las células cancérigenas en glóbulos blancos, invirtiendo su malignidad hacia la protección del organismo.

 

Lee también
» OMS: 12 consejos para reducir el riesgo de padecer cáncer
» Cómo realizar un diagnóstico certero del cáncer según el Dr. Ignacio Blanco
» Combinación de proteínas para frenar el cáncer

 

Se trata de un hito en la medicina moderna, ya que por primera vez se ha logrado desactivar el carácter maligno de las células tumorales para convertirlas en un apoyo del organismo y combatir enfermedades. El equipo, liderado por el profesor auxiliar de la cátedra de Hematología de la Universidad, Ravi Majeti, ha confirmado un hallazgo con precedentes, pero llevándolo a una cepa muy agresiva de leucemia.

El cáncer aúna un amplio número de enfermedades cuya principal característica es incentivar el desarrollo de células anormales, que continúan creciendo y se reproducen en cualquier parte de nuestro cuerpo

Células que cambian de forma y tamaño

Los investigadores descubrieron que existe un método que permite a las células de leucemia madurar y convertirse en no malignas. La leucemia linfoblástica aguda de células B con la mutación Filadelfia es un tipo especialmente agresivo que suele llevar a resultados negativos, asegura Majeti.

El artículo, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, revela la observación más importante se realizó luego de recoger las células de leucemia e intentando mantenerlas vivas. Según el profesor de Stanford, "les echamos de todo para ayudarlas a sobrevivir". Algunas de ellas fueron cambiando de forma y tamaño en el cultivo, en lo que parecían macrófagos, asegura otro de los autores, Scott McClellan.

El cambio de las células no podía explicarse, hasta que Majeti recordó un antiguo trabajo de investigación que establecía que las células progenitoras de células B de ratón podían obligarse a cambiar a macrófagos cuando se les expone a factores de transcripción, es decir a proteínas que se unen a determinadas secuencias de ADN.

Según explica el Majeti, las "células de la leucemia de células B son en muchas formas células progenitoras que se ven obligadas a permanecer en un estado inmaduro". Dados los resultados, McClellany el estudiante de doctorado Christopher Dove, realizaron más experimentos, confirmando que los métodos que alteraron el rumbo de las células progenitoras del ratón años atrás podían utilizarse para convertir las células humanas en macrófagos, es decir que pueden tragar y digerir las células cancerígenas y los patógenos.

Los científicos creen casi con certeza que cuando las células se conviertan en macrófagos no sólo se neutralicen sino que además asistan en la lucha contra el cáncer, puesto que presentan pruebas de células anormales a otras células del sistema inmunitario para realizar un plan de ataque. Majeti señala que "como las células macrófagos proceden de células cancerosas, ya llevan con ellas las señales químicas que identificarán las células cancerosas, lo que hace que se más probable un ataque inmune contra el cáncer". Esperan poder sacar próximamente un medicamento para tratar la leucemia.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.