text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista

Condiciones laborales: "El bien común debe ser el objetivo de las relaciones entre empresa y trabajador", opinó Jesús Labrador

      
Condiciones laborales:

Jesús Labrador

Es el Director del Master Universitario en Recursos Humanos de la ICADE Business School. Imparte además cursos de Psicología del Trabajo y las Organizaciones, Dinámica de Grupos y Dirección de Recursos Humanos. Es colaborador del Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones y en la Cátedra de Internacionalización y Diversidad.

En los últimos años las condiciones laborales de países como México, Chile, Colombia, España y Portugal han sufrido cambios negativos en las nuevas formas de contratación, flexibilidad laboral y salarios, según el documento Panorama de empleo 2015, publicado por la OCDE.

Además, a nivel Iberoamericano, diferentes estudios han denunciado la rigidez existente actualmente en materia de flexibilidad laboral.

 

  • ¿Cuáles cree que han sido los factores que han llevado a este escenario de las condiciones laborales y cuál ha sido su impacto en la sociedad?

Por un lado, las condiciones económicas, sociales, y de mercado cada vez más volátiles, complejas y ambiguas que hacen muy difícil crear estructuras estables y por tanto, seguras. Por otro, los empleadores que no se adaptan a esas condiciones y que buscan beneficios inmediatos y crecimiento rápido y trabajadores que no se ocupan de su empleabilidad.

 

  • En el país, ¿cuáles son las principales diferencias entre las formas de contratación actual con las de hace diez años?

Antes había una dualidad de contratos: los que proporcionaban seguridad y estabilidad y los de “ir tirando”. Hoy ya no hay esa dualidad, todos son de “ir tirando”.

 

  • ¿A quién le corresponde mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, a las empresas o al gobierno?

Todo tiene que empezar en la empresa y los trabajadores, solo cuando hay transparencia, confianza y entendimiento en las organizaciones se pueden encarar proyectos de adaptación a esa volatilidad con más perspectiva de éxito.

Las regulaciones administrativas deben configurar un marco de mínimos y máximos, si hay muchas normas es que esas normas no están siendo útiles y están generando efectos secundarios. El bien común debe ser el objetivo de las relaciones entre empresa y trabajador.

Es en las compañías y con la activa participación de los trabajadores, donde puede haber esperanza.

 

  • ¿Qué pueden o deben hacer los jóvenes para mejorar las condiciones laborales a las que se enfrentan?

 Velar por su empleabilidad, y abandonar la idea de estabilidad. Antes uno se subía en un barco y no bajaba nunca de él. Ahora ya no hay que ser un experto marino, sino un gran nadador.

Deben adquirir competencias que te den seguridad como trabajador, no como empleado… desde las más básicas: comunicativas (expresar adecuadamente las ideas es algo no tan común como podrá pensarse, y en varios idiomas es excepcional) hasta las más específicas y técnicas (que ahora son muy perecederas).

En otras palabras: formarse, formarse, formarse… y no solo me refiero a formación reglada.

 

  • En este contexto, ¿será posible el desarrollo de un esquema que permita tener, de manera clara y efectiva, un equilibrio entre la vida laboral y personal?

Eso espero, aunque es cierto que este sistema post-capitalista, como se ha dado en llamar, es cada vez más exigente e inclemente con sus trabajadores, con lo que la vida personal está siendo cada vez más contaminada por los agobios y exigencias profesionales.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.