text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista

"Somos aquello que somos capaces de comunicar"

      

Prof. Dr. Joaquín García-Lavernia G.

Joaquín García-Lavernia G. es profesor titular de asignaturas Newsmaking y Opinión Pública en la Universitat Abat Oliba (UAO) y colabora en el Postgrado de Comunicación Ambiental para la Universitat de Barcelona, con la Universidad de Gales y las universidades de Girona e Internacional de La Rioja. Es doctor en Publicidad y Relaciones Públicas por la UAO.

Recientemente, el Prof. Dr. Joaquín García-Lavernia presentó su tesis doctoral en Publicidad para la Universitat Abat Oliba (UAO) en la que concluyó que el 84,54% de los universitarios no son capaces de hablar espontáneamente durante más de 1 minuto de temas de actualidad, como del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, o sobre el FC Barcelona. 

Universia ha entrevistado al profesor acerca de su tesis, denomiada “El predominio de la levedad en la comunicación posmoderna”. Léela a continuación:  

1. ¿Cómo se interesó por este tema?

El asunto viene de lejos. A finales de los años ochenta inicié una colaboración académica con el profesor Massó, el cual desarrolló el concepto de cultura light, que vendría a ser una mezcla entre el concepto de posmodernidad y cultura mediática. La idea básica es que se da un cambio de paradigma cultural que no sólo se puede definir como posmodernidad sino que también implica una forma de entender el mundo que es básicamente a través de los medios de comunicación.

Consecuentemente, la cultura light es un concepto directamente relacionado con la comunicación y se sostiene por cuatro columnas básicas: el espectáculo, la levedad, la moda y la circulación en relación a la comunicación actual. El espectáculo viene a significar la necesidad de distracción constante por parte del hombre de nuestro tiempo. La levedad se relaciona con el hecho de que se debe entender todo a la primera, de forma rápida y fácil, generalmente con muy poca información. La moda se relaciona con lo nuevo y con lo que se lleva. Y la circulación viene a ser la capacidad que puede tener un tema para ser comentado. En cierto modo es la demostración del éxito de los otros tres factores.

Pues bien, el estudio realizado se ha centrado en la levedad dentro del contexto de la cultura light. Y concretamente se da una parte menor del mismo donde se desarrolla una investigación empírica como ejemplo y aval del estudio que analiza la levedad. Esta investigación empírica es cuantitativa y busca medir el tiempo que desarrollan los universitarios y egresados, sometidos a la influencia de los medios de comunicación de Barcelona, a la hora de desarrollar un discurso espontáneamente sobre algún tema realmente notorio por el número de apariciones en las portadas de los diarios principales de manera sostenida durante un mes. Con ello se busca observar la poca o mucha información con la que se manejan de manera inmediata cuestiones aparentemente muy conocidas.

El resultado ha sido que la mayoría de los encuestados no ha sido capaz de hablar un minuto sobre temas como Obama, Zapatero y Barça. Es un gran ejemplo sobre la influencia del factor de la levedad en la actual cultura light.

2. ¿Le sorprendieron los resultados del estudio?

No. Aunque no pensaba que se trataría de un 84,5%. Pensaba que se superaría el 90%. La razón es que la idea de este estudio arrancó en 1992, a raíz de unas reuniones que yo mismo organizaba, en el Hotel Presidente de Barcelona, con especialistas en la comunicación social para reflexionar sobre las tendencias de los medios de comunicación y sus consecuencias. Allí, el que fuera director de la primera etapa de la revista Interviú planteó la cuestión de si el ciudadano medio era o no capaz de hablar sobre algún tema de actualidad de manera mínimamente extensa.

A partir de ahí, el profesor Massó por su parte y yo por la mía, iniciamos constantes estudios exploratorios con alumnos del Instituto de Comunicación Integral de Barcelona y otros centros académicos también de nivel universitario. Estos estudios todavía en 2015 los vengo desarrollando y han sido la base para desarrollar un estudio más completo sobre la levedad. Consecuentemente, ya tenía una idea más o menos clara de los resultados que se podían obtener. La tendencia durante estos 23 años es de un aumento paulatino de la levedad en el uso de conceptos por parte de un colectivo, aquellos que han alcanzado la universidad y que no son sospechosos de poseer una base educativa insuficiente, mínimamente bien formado.

3. ¿Cree que este estudio revelaría datos similares si se realizase a escala nacional? ¿Tiene planes para llevar a cabo el estudio a escala nacional?

Sí. He tenido alumnos de diferentes partes del mundo y también se desarrollan de la misma forma. Al hablar de universitarios en Barcelona, el estudio también ha tratado con personas que se han formado fuera de Barcelona y que viven y/o trabajan en Barcelona. Ellos también han formado parte del estudio y no se han destacado por ofrecer datos distintos a la media de la muestra. No tenemos intención de llevar a cabo el estudio a escala nacional de no contar con financiación al respecto. Igualmente, creo que carece de interés puesto que los resultados serían obvios.

4. ¿Considera que este fenómeno solo se produce en temas de actualidad o que los jóvenes tampoco son capaces de hablar demasiado sobre otros temas?

No es un estudio sobre jóvenes universitarios. En la muestra también hay egresados de más de 65 años. La edad no ha significado diferencias claras a nivel cuantitativo pero sí en relación a la calidad de los discursos. Aquellos formados en años previos a la década de los ochenta han desarrollado discursos más coherentes e interesantes que los que podríamos considerar posmodernos, formados durante y después de esa década, la cual implica que actúa de bisagra entre la modernidad y la posmodernidad. Esta información no forma parte del estudio pero ha sido facilitada de forma unánime por los 112 encuestadores, divididos en ocho grupos estancos, que han participado en el estudio.

Posiblemente los jóvenes, como cualquier otro colectivo para el tema que nos ocupa, no son capaces de hablar sobre otros temas durante más de un minuto, a no ser que se trate de un asunto relacionado con una gran afición o específico de su trabajo. Los temas de actualidad propuestos trataban de ser conocidos para ellos y de esta forma contravenir a la hipótesis inicial.

5. ¿Cree que este fenómeno pueda también afectar a otro tipo de conocimientos, por ejemplo en el ámbito académico o profesional?

Es difícil decirlo. El hombre light actual puede ser un gran profesional en lo suyo, en su especialización. Sin embargo, se maneja con poca información. Incluso en lo profesional busca que se entienda a la primera, quizás para profundizar posteriormente. En un análisis exploratorio con una empresa comercializadora de productos de impermeabilización para la construcción he podido observar que los catálogos para ingenieros y arquitectos estructurados con los parámetros de la cultura light, especialmente la levedad, han obtenido mejores resultados que los tradicionales, densos, con gran cantidad de texto, poco visuales y más lentos en su asimilación.

6. En su experiencia como profesor en el ámbito de la Comunicación, ¿cuáles cree que son los motivos de este fenómeno? ¿Podría tratarse de una falta de información, un desinterés hacia temas de actualidad o cree que los medios no tratan los temas con suficiente profundidad?

Mi opinión es que ya no estamos en el portal de la posmodernidad sino que nos encontramos en la consolidación de la cultura light-posmoderna. La evolución que detectamos en los ochenta y principios de los noventa se encuentra ralentizada, incluso con el desarrollo de las TIC, que no son más que un instrumento de la dinámica comunicativa social. Por ejemplo, estaba previsto el éxito de los nanoblogs, tipo twitter, dado que respetan la levedad de la cultura light. Lo demás, fracasa.

No se trata de falta de información o que los medios no traten correctamente los asuntos. El hombre actual dispone de más información en el New York Times del domingo que el hombre de la Edad Media durante toda su vida. Se trata de la velocidad de la información, del efecto tren. A más información, más rápido consumo para verla por encima. A más velocidad peor se ve el paisaje a nivel de detalles.

Por su parte, los medios son muy prácticos. Buscan audiencias. De lo contrario están muertos. Y las audiencias se logran adaptándose a los factores de la cultura light, aunque ellos no sean conscientes de ello. Por lo tanto, la levedad es un requisito para el éxito de los medios y ello es lo que facilitan a la ciudadanía, la cual, al ser básicamente mediática, aprende a digerir de esta forma la escasa información de multitud de temas.

7. El estudio parece respaldar la noción de un nuevo tipo de eficacia en la comunicación actual, ¿en qué consiste este paradigma y qué consecuencias cree que presenta a futuro?

El estudio, en su parte relacionada con la medición de tiempos a la hora de desarrollar un discurso de forma espontánea sobre un tema conocido, avala uno de los factores de la cultura light: la levedad.

En el nuevo paradigma cultural denominado posmodernidad se puede afirmar que existe un código profundo de la comunicación eficaz que reside en los factores que articulan la actual cultura light, la cual es posmoderna con grandes dosis de comprensión mediática de la realidad. Es decir, la realidad en estado puro ha muerto y la realidad mediática, aquella que muestran los medios, termina por imponerse aunque no sea correcta.

Lo que podríamos denominar código profundo de la comunicación actual vendría a ser lo que sostiene la dinámica de nuestra comunicación eficaz. Sería como el sistema MS-DOS, sobre el cual reposa el Windows de cualquier ordenador. Puede decirse que en cualquier ámbito comunicativo, básicamente periodismo, comunicación comercial y marketing político, aquellos que respeten los factores de la cultura light y que diseñen su comunicación en base a ellos tienen la partida medio ganada. Hoy, más que nunca, somos aquello que somos capaces de comunicar.

De momento, no parece que las cosas tiendan a cambiar. La modernidad duró unos 200 años, más o menos desde la Revolución Francesa a la caída del muro de Berlín. Está por ver cuánto tiempo durará la actual cultura light-posmoderna.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.