text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La importancia de aprender a decir NO

      

Nos creemos libres, dueños de nuestra vida e independientes, pero la realidad es que todos recordamos algún momento en el que nos hayan pedido algo y, pese a no querer hacerlo, fuimos incapaces de negarnos. Esta incapacidad para decir que NO es más habitual de lo que podríamos pensar, por eso los psicólogos insisten en que aprender a incorporar la negación es sano y necesario para sentirnos bien con nosotros mismos. 

 

A continuación te dejamos un listado con ciertas premisas que conviene tener en cuenta a la hora de encarar el asunto:

Decir NO no es una actitud negativa

Puede parecer una paradoja pero lo cierto es que renunciar a hacer algo no significa que la persona que te pide el favor te importe menos o que estés enfadado con ella, simplemente tienes un motivo de peso para negarte y si el receptor es comprensible, seguro que entiende tus razones.

Ser sincero

Ya lo dice el refrán "con la verdad se llega a todas partes". Cuando no quieras hacer algo, no empieces a soltar una retahíla de excusas, afronta la situación con sinceridad, exponiendo los motivos por los que has tomado esa decisión.

Los psicólogos insisten en la importancia de aprender a decir que NO

La educación por bandera

Lanzar una negativa no significa hacerlo de mala manera, con impertinencia y falta de educación. Debemos procurar hacerlo siempre en un tono amable y distendido, evitando situaciones incómodas.

Reflexiona antes de decidir

Cuando nos hacen una petición tendemos a ponernos tensos y a proporcionar una respuesta inmediata que suele ser SÍ aunque sepamos de antemano que no vamos a poder cumplir con aquello a lo que nos hemos comprometido o que simplemente no queremos hacerlo. Para evitar esta situación, dedica un tiempo a reflexionar qué vas a contestar.

Actúa sin caer en el egoísmo

Queremos dejar claro lo importante que resulta saber negarse ante algo que no nos gusta pero cuidado porque el egoísmo tampoco es la actitud correcta. Deja claro a la otra persona que no lo harás lo que te plantea pero que eso no significa que en un futuro no estés dispuesto a ayudarle con otra cuestión.

Olvídate de complacer a todo el mundo

Un error muy extendido es creer que llevarnos bien con todo el mundo nos hace mejores personas. Vivir significa tomar partido y eso implica también expresar inconformidad o negación cuando lo consideremos oportuno. Solemos mostrarnos 100% disponibles para los demás y en ocasiones priorizamos lo que nos viene de fuera frente a nuestros propios deseos.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.