text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Protege tu correo electrónico del phishing con estos trucos

      
Protege tu correo electrónico del phishing con estos trucos.
Protege tu correo electrónico del phishing con estos trucos.  |  Fuente: Fotolia

Los recursos y herramientas que ofrece internet pueden ser utilizados con varios fines, si bien la mayoría de las personas emplea su tiempo de conexión para realizar acciones positivas, hay quienes hacen exactamente lo contrario. Algunos tipos de hackers son conocidos por sus habilidades para crear artimañas, engaños y estafas con las que buscan acceder a información privilegiada, datos personales y así obtener beneficios económicos.

El phishing es una de las estafas informáticas más conocidas y empleadas por los ciberdelincuentes para obtener información sensible de determinadas personas, con métodos evidentemente ilegales. Si bien la técnica tiene sus orígenes en la década de los 90, en la actualidad es uno de los métodos más empleados para acceder a datos bancarios y contraseñas de los despistados que caen en la trampa de los hackers.

En líneas generales podemos decir que el phishing es una especie de simulación, donde el ciberdelincuente simula una comunicación oficial a nombre de una empresa, de este modo la víctima cree que se comunica con una persona de confianza cuando en realidad brinda su información a un ladrón. Este tipo de hackers aprovechan las distracciones y errores humanos para lograr su cometido, por lo que difícilmente algún tipo de software podría detener su acción.

¿Cómo se cometen estos delitos? La mayoría se lleva a cabo enviando mensajes fraudulentos a través del correo electrónico, por lo que para asegurarte de que no te suceda, te recomendamos tener en cuenta estos trucos:


1) Cuenta hasta tres

La técnica más común es la de enviar la notificación de un supuesto premio que el usuario recibirá (incluso si este no participó en ningún concurso), siempre y cuando confirme sus datos de contacto con urgencia. El misterioso premio es suficiente para atraer la atención de las víctimas, y así estas envían sus datos, facilitando completamente la tarea del ciberdelincuente.

Lo recomendable en este caso es contar hasta tres, o incluso un poco más, y permitirse el beneficio de la duda antes de presionar en cualquier enlace o abrir archivos. Quizá luego de analizar un tiempo el mensaje no encontremos nada sospechoso, o de todos modos decidamos hacer lo que nos pide, pero al menos nos quedará la conciencia tranquila de saber que no nos vimos afectados simplemente por un impulso irracional.


2) Revisa el enlace

Por lo general, en las estafas de phishing los enlaces o correos electrónicos con los que debes comunicarte tienen algún error en su escritura. Letras mal ordenadas, un asunto poco claro o letras o en lugar de ceros.

3) Busca un segundo contacto

Fundamentalmente cuando se trata de bancos, entidades financieras o cualquier tipo de organización que te solicita realizar un depósito o transferencia, lo más recomendable es buscar un segundo contacto antes de proceder. Comunícate con un número telefónico de la empresa, pero no el que te envían en el correo sospechoso, sino con uno que busques por tus propios medios.

4) Recurre a la red

Busca en Google estafas vinculadas a la empresa que te escribe, y así podrás saber si otra persona fue afectada por un engaño similar. En muchas ocasiones las víctimas de phishing comparten sus experiencias en foros o blogs, por lo que te será sencillo encontrar estafas parecidas. Si no encuentras ninguna puedes quedarte un poco más tranquilo, y empezar a confiar en el mensaje que inicialmente consideraste como sospechoso.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.