text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Te cuesta redactar el saludo final en un email? Tranquilo, te enseñamos a hacerlo de forma correcta

      
¿Te cuesta redactar el saludo final en un email? Tranquilo, te enseñamos a hacerlo de forma correcta.
¿Te cuesta redactar el saludo final en un email? Tranquilo, te enseñamos a hacerlo de forma correcta.  |  Fuente: Shutterstock

Redactar un email profesional nunca es sencillo, a veces incluso el mensaje más simple nos hace dudar por horas. Es que, no importa lo que se desee transmitir, siempre buscamos hacerlo de la mejor forma posible para dar una imagen profesional.

Puede parecer extraño, pero se ha comprobado que la parte más difícil de redactar en un correo electrónico es algo tan simple como la despedida o el saludo final. Esto ocurre porque, en la mayoría de las ocasiones los redactores no conocen la forma adecuada para despedirse de su interlocutor. La apertura es generalmente más sencilla, pues puede resolverse colocando los nombres de los destinatarios y el típico saludo “buenos días”/”buenas tardes” de acuerdo a lo que corresponda; pero el final es algo más complejo.

Afortunadamente, existen normas de estilo y redacción que permiten elaborar el email perfecto y asegurarse de no cometer errores.

Gracias a los expertos en el tema podemos darte algunas recomendaciones para que la próxima vez que redactes un email te despidas de la forma correcta… ¡Presta atención y comienza a aplicar estos consejos!

1) Evita el “Saludos”

Típico mensaje de despedida, que parece tradicional y sobrio pero en realidad es distante y frío. Puede aplicar para desconocidos, pero realmente no demuestra demasiado interés por lo que no es del todo recomendable.

Para reemplazarlo se puede utilizar una frase del estilo “Le agradezco por su tiempo”, o “Espero tenga un buen día”.

2) Cambia de acuerdo al tipo de destinatario

Algunos profesionales se sienten cómodos con una forma y la aplican a todos sus correos, sin embargo esto no es para nada recomendable. Lo mejor es utilizar formas diferentes de acuerdo al tipo de destinatario al que enviemos el mensaje y la relación que nos vincule a estos. Así, para tratar con desconocidos o personas con las que tratamos poco se puede utilizar un saludo más formal y discreto, mientras para aquello en los que tenemos más confianza es válido uno menos contracturado.

3) Agrega algo de calidez al “Atentamente”

Casi tan común como el “Saludos”, el “Atentamente” al terminar un mail es una de las elecciones más repetidas en correos electrónicos de todos los sectores. A decir verdad este saludo no es incorrecto, pero podría ser visto como algo distante, por lo que se recomienda sustituirlo por “Un atento saludo” o “Le saluda atentamente” y luego la firma del emisor del mensaje.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.