text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Por qué nadie toma en serio tus emails?

           Autor: María Moreno Sierra
¿Por qué nadie toma en serio tus emails?
¿Por qué nadie toma en serio tus emails?  |  Fuente: Shutterstock

El correo electrónico es el medio de comunicación escogido por la comunidad universitaria para ponerse en contacto con profesores u organizar trabajos grupales. Sin embargo, seguro que te has percatado de que no todos los mensajes o las sugerencias tienen el mismo impacto. ¿Por qué nadie toma en serio tus emails y admiten como buenas todas las alternativas propuestas por otro de tus compañeros? La respuesta está en lo que Adam Grant  denomina "the power of powerless communication".

El poder de la comunicación sin poder plantea que haciendo preguntas en lugar de dando respuestas se consiguen mejores resultados, ya que estos estudiantes serán identificados como personas colaborativas y respetuosas. Veámoslo en un ejemplo.

Frase 1

  • "El gráfico 1 debe ser más colorido. Es la única forma de llamar la atención del lector".
  • Este estilo es autoritario, afirmativo y seguro, pero puede sonar demasiado amenazador. Estas personas no muestran ganas de ayudar al grupo, sino hacer públicas sus opiniones para que prevalezcan.

 

Frase 2

  • "¿No creéis que el gráfico 1 debería ser más colorido? Puede que sea la única forma de llamar la atención del lector."
  • En este caso el estudiante se muestra ante sus compañeros dubitativo, pero en verdad está dando una imagen de confianza, lo que a su vez se relaciona con el estatus y el respeto. En este caso no da una opinión, sino que pregunta a sus compañeros para crear una unión de grupo y colaboración.

Aunque ambos enunciados exponen la misma información, el segundo caso utiliza la pregunta para variar el discurso. El segundo estudiante admite así sus defectos (no lo sabe todo) y humaniza su email favoreciendo la empatía de sus pares. ¿Por qué? Este estudiante ha alagado al resto de compañeros al hacerles una pregunta, ya que les ha dado a entender que su opinión es sabia y válida. Al mismo tiempo, estos han pasado a verle como un compañero más inteligente y en el que vale la pena confiar. Es, sin duda, un win-win.

¿Cómo podemos hacer nuestro discurso menos amenazador y más dubitativo?

  1. Dudas: aunque las coletillas no están bien vistas en la comunicación oral, puedes incluir en tus correos algún "qué opinas" o "¿no te parece?". Así muestras colaboración en tu discurso.
  2. Evasivas: "probablemente", "yo pienso que", "de ese tipo" son algunas palabras que puedes utilizar para construir confianza, respeto y afecto en el grupo.
  3. Elusiones: puedes también mostrarte más humano y vulnerable escribiendo, por ejemplo, "esto puede ser una mala idea, pero quizás..."
  4. Intensificadores: los términos "muy" y "bastante" aportan indecisión al discurso, tan importante en algunas ocasiones.
  5. Preguntas finales: incorpora también al texto alguna cuestión como "¿no lo crees?", "¿qué opinas?", "¿no?"...

 

Si un grupo de estudiantes siente que alguien está intentando influir en ellos o manipularles, automáticamente crearán un escudo protector que haga que todos sus correos sean leídos bajo unas gafas de precaución. Por ello, debes cambiar inmediatamente tu forma de escribir emails si formas parte de ese primer grupo.

Con esto no queremos decir que todos tus correos deban estar plagados de exclamaciones, interrogaciones y emoticonos, pero sí que debes aprender a discernir cuándo un texto puede ser más informal o tentativo.


Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.