Noticias

Design Thinking: qué es y para qué sirve

           Autor: María Moreno Sierra
Design Thinking: qué es y para qué sirve
Design Thinking: qué es y para qué sirve  |  Fuente: Shutterstock

Design Thinking es el anglicismo con el que se conoce a una herramienta que utilizan las empresas para fomentar la innovación de manera exitosa. Su aplicación está permitiendo que numerosas corporaciones mejoren sus resultados, amplíen su cartera de clientes y consoliden su marca. Pero, ¿qué es exactamente y para qué sirve el Design Thinking?

Esta metodología surgió por primer vez y de forma teórica en la Universidad de Stanford durante la década de los 70, aunque se popularizó en 2008 cuando Tim Brown, un profesor de su escuela de ingeniería, publicó en la Harvard Business Review un artículo que versaba sobre esta temática. La consultora IDEO, cuyo CEO es precisamente el profesor Brown, fue la primera empresa en utilizar esta técnica con fines lucrativos. Según Tim Brown, Design Thinking "es una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocios puede convertir en valor para el cliente, así como en una gran oportunidad para el mercado".

Es decir, es una metodología que utiliza los mismos mecanismo que pueden emplear los diseñadores para lograr soluciones innovadoras que aumenten el valor de la compañía. Estos instrumentos podrían ser, por ejemplo, la empatía, la observación o la experimentación, tres herramientas que permiten que las empresas puedan tomar sus propias decisiones basándose en las necesidades reales de sus clientes, y no solo confiando en los datos o las estadísticas.

El Design Thinkg nos permite enfrentarnos a cualquier problema desde una perspectiva alternativa desde la que nunca antes se había trabajado. El Pensamiento del Diseño parte de las necesidades de los humanos para, utilizando prototipos, conseguir ideas más rápidas y eficientes. Para ello, es necesario sacar el proceso de las manos de los diseñadores y conseguir la participación activa de la comunidad. Porque el diseño se ha convertido en estética, imagen y moda, y lo que esta filosofía pretende es equilibrar la deseabilidad con la viabilidad técnica y económica.

El Design Thinking, al igual que la creatividad y la innovación, eran competencias destacadas únicamente por ciertas empresas durante las décadas anteriores, aunque a día de hoy la situación ha variado hasta considerar a esta metodología como uno de los pilares básicos de toda organización. El mundo de los negocios se ha rendido a los pies del Pensamiento de Diseño, ya que este concepto puede aplicarse de forma eficiente a productos, servicios y procesos.

¿Te interesa el Design Thinking?

¡Fórmate como UX designer!!

Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.