text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Por qué siempre me enamoro del mismo tipo de persona? La culpable es la bioquímica del amor

           Autor: María Moreno Sierra
¿Por qué siempre me enamoro del mismo tipo de persona? La culpable es la bioquímica del amor
¿Por qué siempre me enamoro del mismo tipo de persona? La culpable es la bioquímica del amor  |  Fuente: Flickr

Seguro que has escuchado más de una vez a algún amigo, o a ti mismo, decir eso de que una persona no le gusta porque no es "su tipo" o la clase de hombre o mujer que le llama la atención. Pero, ¿por qué siempre nos enamoramos del mismo tipo de persona? Hoy te traemos la clave, ya que, obviamente, tiene una explicación científica: la bioquímica del amor.

Según explica la psicóloga Ciara Molina, la bioquímica del amor "se trata de todo un conjunto de reacciones emocionales que circulan por nuestro cerebro a través de toda una serie de descargas neuronales (biología) y de una concatenación hormonal (química). La interrelación entre ambos aspectos produce la sensación placentera que conocemos como el amor".

 

Si alguno de vosotros lleváis tiempo con la pareja, os habréis dado cuenta de que el amor que sentís ha variado. ¿Mejor o peor? Simplemente, distinto. El amor ferviente y pasional no puede vivir para siempre, por lo que debes aprender a apreciar las distintas fases del enamoramiento:

  1. Los primeros 12 o 18 meses son los típicos del enamoramiento y el deseo sexual, un período caracterizado por la liberación de la oxitocina y la vasopresina, la inhibición de la serotonina y la captación de las feromonas. En este momento también se inactivan las zonas del cerebro encargadas de realizar juicios sociales, por lo que nos cegamos de amor y no somos capaces de ver aspectos negativos en la pareja. En ellas intervienen más sus oídos, y en ellos el sentido de la vista.
  2. El amor pasa a convertirse en cierta "obsesión", por la cual necesitas estar con esta persona el mayor tiempo posible. En esta fase cobra importancia la ATV, el área tegmental ventral de Tsai, presente también ante ciertas adicciones. La norepinefrina y la dopamina, además, hacen que focalicemos todos nuestros intereses en esa persona, por lo que nuestros pensamientos se vuelven repetitivos y obsesivos.
  3. Ahora la pasión deja de ser el punto de unión fundamental de la pareja para dejar paso a otros temas como la resolución de conflictos o la fidelidad. Las endorfinas y las encefalinas originan una agradable sensación de felicidad que aporta calma y estabilidad a la pareja.
  4. No todas las relaciones llegan a esta etapa, caracterizada por una disminución de la oxitocina y la vivencia de un amor-compañero. En esta fase eres capaz de ver a la persona como es en su interior, disfrutando de un amor profundo y comprometido.

 

Como seres sociales que somos, tendemos a sentirnos atraídos por personas con rasgos similares a los nuestros o intereses comunes. Sin embargo, que te fijes en una persona o en otra también depende del tipo sanguíneo, ya que solemos escoger a las parejas con nuestro mismo tipo.

Normalmente, nos fijamos en personas que posean nuestros mismos gustos, que hayan vivido experiencias parecidas, que crean en nuestras mismas ideologías o se asemejen a nosotros físicamente. Por ello, puede ser que tu nuevo novio se parezca sospechosamente a tu ex, y posiblemente a tu futura pareja. No le des más vueltas, son cosas de tu cerebro.

¿Te animas a estudiar Psicología?

Más info

Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.