Noticias

¿Realmente utilizamos solamente un 10% de nuestra capacidad cerebral?

      
Fuente: Shutterstock

Probablemente habéis escuchado a alguien hablar acerca de cómo utilizamos solamente un 10% de nuestra capacidad cerebral. Esta creencia popular y sumamente divulgada suele utilizarse para especular acerca del alcance de la capacidad humana, y qué tanto mayor sería su utilizásemos toda nuestro potencial cerebral.

 

Este argumento es completamente falaz. Utilizamos la totalidad de nuestro cerebro. La única instancia en la que algunas partes no se utilizan es cuando se sufre un daño neurológico, a raíz de un accidente o una condición médica.

 

 

¿Cómo se origina este mito de que usamos sólo el 10 % de nuestra capacidad cerebral?

 

Los expertos estiman que este mito popular se origina a principios del 1900, influenciado por personas que malinterpretan o no comprenden las investigaciones neurológicas. Pudo incluso haberse generado a raíz de los escritos del psicólogo y filósofo William James, cuya publicación de 1908, “Las Energías de los hombres”, establece que “Estamos utilizando una ínfima parte de nuestros recursos físicos y mentales disponibles”.

 

 

El mito ha continuado del mismo modo que muchas leyendas urbanas. Las películas retratan personajes capaces de increíbles hazañas cuando logran “desatar” el restante 90% de sus capacidades mentales.

 

 

Las personas bienintencionadas, como los oradores motivacionales o los docentes suelen recurrir al mito del 10% como forma de demostrar que las personas deberían explotar su máximo potencial. Desafortunadamente, aquellos no tan bienintencionados han utilizado el mito para promover y vender productos y servicios que liberarán las habilidades escondidas del cerebro.

 

 

Develando el misterio del 10% de nuestras capacidades

 

Los neurocientíficos han presentado diversos motivos para refutar este mito. En primer lugar, los encefalogramas muestran claramente que todas las regiones cerebrales se encuentran activas cuando realizas actividades rutinarias, como hablar, caminar o escuchar música.

 

 

Como segundo argumento, si el mito fuese cierto, quienes han sufrido daños cerebrales a raíz de un accidente o un infarto probablemente no experimentarían diferencia. Científicos han comprobado todas las área del cerebro que se dañen generan consecuencias.

 

 

El cerebro utiliza aproximadamente un 20% de la energía corporal. Evolutivamente no tendría sentido destinar tanta energía a tan sólo un 10% de las funciones, sostiene la comunidad científica.

 

 

Las investigaciones en torno al mapeado cerebral aún no han descubierto una región del cerebro que no cumpla un propósito. “Numerosos tipos de encefalogramas revela que no existe área en el cerebro que se encuentre completamente inactiva”, explican la Dra. Rachel C. Vreeman y el Dr. Aaron E. Carroll.

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.