Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

libro

Que la lectura tiene unos innumerables beneficios, nadie lo discute. Pero cada formato, cada libro, incluso cada género, presenta una serie de ventajas frente al resto que hace de ello la mejor opción para adentrarse en el ámbito literario.

Estudiaremos, pues, las ventajas que presenta el audiolibro, en comparación con el libro tradicional y el digital, que en esencia, tienen un funcionamiento similar en el que la base es la lectura propiamente dicha.

- La principal ventaja es que permite a los que no pueden o no saben leer, la posibilidad de disfrutar de los libros. Hay muchas personas que no han aprendido a leer. Otras tienen problemas de aprendizaje tales como dislexia, que dificulta enormemente el proceso de leer. Y otras, por desgracia, sufren algún problema parcial o total en la visión que imposibilita la lectura, a menos que ésta se realice a través de otros métodos, como el Braille. Por eso, tener la opción de escuchar el contenido íntegro de un libro presenta un valor considerable en la difusión de la lectura entre estos sectores de la sociedad.

- Otra ventaja es que el hecho de no tener que leer el libro, permite que se pueda compaginar con otras actividades cotidianas que, de otra manera, no podrían llevarse a cabo. En este sentido, el audiolibro presenta las mismas ventajas que la radio, ya que se puede escuchar el sonido y hacer otras actividades simultáneamente.

- Es un formato atractivo para los jóvenes, más acostumbrados al uso de las nuevas tecnologías que a los formatos tradicionales. La “pereza” que suele representar el principal motivo por el que los jóvenes no leen, desaparece aquí ante este formato.

- Los audiolibros se adaptan a las nuevas tecnologías que imperan en gran parte de nuestra vida cotidiana, ahorran espacio en su conservación y, por su puesto, a la hora de transportarlos.

- Permiten conservar en mejor estado el material, ya que en formato papel, es más fácil que el libro de deteriore o se pierda.

Este es, en resumidas cuentas, el lado positivo de utilizar audiolibros en lugar de los formatos tradicionales del libro escrito. No obstante, cada uno elige, en función de sus gustos, intereses y situaciones, por qué alternativa se decanta.



Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más