Noticias

¿Qué pasará si te pillan copiando?

      
La inexistencia de una normativa que regule estas malas prácticas provoca que haya una impunidad general que lleve a pensar que plagiar
La inexistencia de una normativa que regule estas malas prácticas provoca que haya una impunidad general que lleve a pensar que plagiar "no es del todo malo"
La sanción puede ir desde una advertencia, una bajada de la nota, la repetición del trabajo o el suspenso de la asignatura. La mayoría de las universidades hasta ahora no han contado con una normativa que regule estas acciones pero están empezando a elaborarla y no solo para detectar el fraude entre estudiantes, sino también a nivel del profesorado investigador. El Ministerio de Ciencia Innovación anunció hace un tiempo que en la nueva Ley de Ciencia habrá un Comité Español de Ética de la Investigación que tendrá como misión establecer “los principios para la elaboración de códigos de buenas prácticas de investigación científica y técnica”.

La inexistencia de una normativa que regule estas malas prácticas provoca que haya una impunidad general que lleve a pensar que plagiar “no es del todo malo”. Aunque por sentido común sepan que apropiarse de algo que no es suyo no es una actitud muy loable. De hecho cuando se les pregunta a los estudiantes qué tipo de plagio es el más execrable afirman que lo peor es copiar a un compañero en un examen, después copiar de Internet un trabajo entero y presentarlo como propio y por último falsear datos de trabajos académicos. Estos datos se extraen de la encuesta de la UIB al portal Universia.

Una vez que se ha cometido el plagio puede que el profesor se dé cuenta y entonces debe aplicarse un castigo. Cuando se les pregunta a los estudiantes cuál es la acción más correcta una vez que han sido pillados in fraganti creen que el que copia en el examen se merece un suspenso igual que si presenta un trabajo de años anteriores (de otra persona) o si se le coge en pleno examen con una chuleta. En el caso de que presente un trabajo propio de años anteriores debe advertírsele y bajarle la nota.

En la Universidad de Granada se ha creado una plataforma contra el plagio en la que 50 profesores de diferentes disciplinas como Medicina, Económicas, Humanidades, Derecho o Biología se reúnen periódicamente para intentar atajar el problema aplicando medidas sancionadoras para profesores o alumnos que plagien. Entre las medidas que se plantean está la exclusión temporal de la obtención de tramos de investigación u otro tipo de promociones profesionales, o la obtención de fondos públicos.

Los métodos de detección y sanción aunque son un remedio al problema no son la solución. Los alumnos deben entender que lo que hacen está mal y deben proporcionárseles los recursos necesarios para que elaboren los trabajos enseñándoles a documentarse, a citar y a referenciar toda aquella información. La educación y la formación en este aspecto son fundamentales, sobre todo en los niveles preuniversitarios. Deben saber cómo buscar en Internet todo tipo de información y cómo utilizarla sabiendo diferenciar lo interesante de lo superfluo. Además los profesores deben utilizar metodologías que eviten el plagio fomentando más el espíritu crítico de los estudiantes.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.