Noticias

Approbo, la alternativa española

      
Esta herramienta se ofrece fundamentalmente para que se aplique en el mundo académico universitario, el periodístico, el ámbito de la investigación o el de las publicaciones editoriales
Esta herramienta se ofrece fundamentalmente para que se aplique en el mundo académico universitario, el periodístico, el ámbito de la investigación o el de las publicaciones editoriales
La utilización de este escáner virtual es muy sencilla y no requiere la instalación de ningún engorroso software, simplemente requiere de una conexión a Internet y un nombre de usuario y una contraseña que se facilitan tras un corto registro. La aplicación pide al usuario que se elija el documento que se quiera comparar y realiza un análisis en Internet subrayando en rojo aquellas frases o párrafos donde se ha encontrado una sospechosa coincidencia. Se sabe en segundos si existe plagio e incluso se conoce el porcentaje de texto copiado y las fuentes utilizadas. Un sueño para todo profesor que intuye que la estupenda redacción de un documento no es fruto de inspiración propia.

Admite la mayoría de los formatos de los programas más utilizados, desde los habituales de Microsoft Office (txt, rtf, doc,docx, xls, xlsx), los de Internet (html, xml), hasta los más complicados de encontrar como los pdf. Además existe la posibilidad de analizar fragmentos de trabajos y documentos extensos como libros. Si los profesores tienen la intuición de que un trabajo contiene fragmentos de algún documento entregado por otro compañero también pueden compararlo y, si quieren saber, de donde han sacado la inspiración los resultados del análisis les mostrarán las fuentes del conocimiento en las que han bebido sus avispados alumnos.

El director del proyecto Approbo y profesor universitario Josep Lluís Mancho afirma que “una de las grandes quejas de los maestros es que no tenían instrumentos para validar los trabajos que se les presentaban y este programa se los da”. Hasta ahora no existían otras herramientas que pudieran facilitar la identificación de copias y ese es precisamente el hueco que se quiere cubrir con este interfaz cuya utilización no tiene ningún coste. “Nuestra intención era poner una herramienta al servicio del profesorado. No tendría ningún sentido cobrar”, afirma el profesor de la UEM.

Esta herramienta se ofrece fundamentalmente para que se aplique en el mundo académico universitario, el periodístico, el ámbito de la investigación o el de las publicaciones editoriales donde la cita sin fuente es una tónica habitual. Y es que el hecho de copiar no es malo si se detalla expresamente quién ha hecho tales o cuales informaciones según Viçens Badenas, director de CitiLab. En este proyecto se aúnan la tecnología y el conocimiento y en el que colabora la Universitat Politécnica de Catalunya.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.