Noticias

Nace Rigoberta Menchú Tum, Premio Nobel de la Paz y el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional

      
Rigoberta Menchú
Rigoberta Menchú
Es hija de Vicente Menchú Pérez y Juana Tum Kótoja’, dos personajes muy respetados en su comunidad. Su padre fue supuestamente un activista en la defensa de las tierras y los derechos indígenas y Juana Tum Kótoja', indígena experta en los saberes de los partos (tradición indígena pasada de generación en generación, generalmente realizada en zonas rurales donde no llegan los servicios médicos). 

Presidencia en las elecciones
El 12 de Febrero de 2007 anunció que se postularía para la presidencia en las elecciones presidenciales de Guatemala del 2007. Su esperanza de ser electa y ser la primera mujer en ocupar el cargo en su país, la primera indígena en América Latina después del mexicano Benito Juárez y el actual presidente boliviano Evo Morales, y también de ser la tercera premio nóbel del mundo en ocupar la presidencia de una nación, después del Costarricence Oscar Arias y del israeli Shimon Peres, no se pudo hacer realidad. En las elecciones generales del 9 de septiembre de 2007 obtuvo el 2.7% de los votos.

En la lectura del premio, reivindicó los derechos históricos negados a los pueblos indígenas y denunció la persecución sufrida desde la llegada de los europeos al continente americano, momento en que concluyó una civilización plenamente desarrollada en todos los ámbitos del conocimiento; finalmente reflejó la necesidad de paz, desmilitarización y la justicia social en su país, Guatemala, así como el respeto por la naturaleza y la igualdad para las mujeres. 

Me llamo Rigoberta Menchú
Gran parte de la popularidad de su obra le vino de su libro autobiográfico de 1982-1983 Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia (en inglés I, Rigoberta Menchú). El libro fue realmente escrito por Elisabeth Burgos a partir de las conversaciones con Rigoberta. En su libro, Rigoberta explica como comenzó a trabajar en una finca de café a los cinco años de edad, en condiciones tan pésimas que fueron la causa de la muerte de hermanos y amigos suyos. Recibió cierta educación católica, cosa que la vincularía más tarde a colaboraciones con la iglesia católica.

Ya adulta, participó en protestas contra el régimen militar por sus abusos contra los derechos humanos. La Guerra civil de Guatemala tuvo lugar entre 1962 y 1996, aunque la violencia estalló años antes. La violencia la forzó al exilio a México en 1981. Aquel mismo año, su padre fue asesinado en la embajada española en la Ciudad de Guatemala. En 1991 participó en la preparación de la declaración de los derechos de los pueblos indígenas por parte de las Naciones Unidas.

Una vez finalizada la guerra civil intentó llevar a los tribunales españoles a políticos y militares por haber asesinado a ciudadanos españoles, y por genocidio contra el pueblo maya de Guatemala. Las acusaciones incluyeron al dictador ex militar y candidato a la presidencia Efraín Ríos Montt. 

Premio Príncipe de Asturias
En 1998 fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, junto con Fatiha Boudiaf, Fatana Ishaq Gailani, Somaly Mam, Emma Bonino, Graça Machel y Olayinka Koso-Thomas por su trabajo, por separado, en defensa y dignificación de la mujer. En 2006 participa como embajadora de "Buena Voluntad" de la UNESCO del gobierno de Óscar Berger.

Recientemente se involucró con la industria farmacéutica mexicana como presidenta de la compañía "Salud para Todos", con la finalidad de proveer de medicinas genéricas a los indígenas guatemaltecos.

Controversias sobre su autobiografía
El libro tiene inexactitudes significativas. En 1999, el antropólogo David Stoll descubrió que se habían alterado o exagerado elementos de su vida, para hacer ver que la familia Menchú era radical luchadora por los derechos sociales. Por ejemplo, su padre Vicente Menchú recibió tierras del gobierno de Guatemala (es propietario de unos 28 km2 de tierra); colaboró con las fuerzas de paz de los Estados Unidos; no estaban en condiciones tan pésimas como para estar semiesclavizados en las grandes plantaciones de café; su hermano no fue quemado vivo en medio de una plaza y actualmente se desconoce su paradero e incluso la veracidad de su verdadera existencia; etc. A pesar de todo, en ningún momento ha negado la legitimidad del premio Nobel ni la existencia de violencia militar en Guatemala.

Además, Rigoberta Menchú aseguró durante un amplio espacio de tiempo no haber sido escolarizada, por temor por parte de su padre a que el sistema educativo la alejase de sus raíces. Hoy sabemos que cursó el equivalente a la enseñanza media en dos internados privados, gestionados por monjas católicas. Como Rigoberta pasó gran parte de su juventud fuera de donde la enmarca su propia autobiografía, sus detallados relatos de trabajar ocho meses al año en las plantaciones de café y algodón, y organizando un movimiento político oculto, probablemente sean falsos.
  • Fuente:


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.