Thursday :: 17 / 04 / 2014

Además COMPRAS | CURSOS | MIRÍADA X | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia : "La lactancia materna en los humanos, además de ser un proceso biológico, es un comportamiento determinado por la cultura"

Aspectos históricos de la lactancia materna

Es el aspecto cultural el que le confiere vulnerabilidad a la lactancia: avances científicos, cambios sociológicos, desinterés de sanitarios y presiones comerciales han estado a punto de hacer desaparece la lactancia materna en el último siglo.


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar PDF PDF Traducir Traducir

Aspectos históricos de la lactancia materna

Aspectos históricos de la lactancia materna

Madres de leche

Hasta hace unos 100 años, todos los niños eran amamantados aunque no siempre por sus madres. El papel de la nodriza era clave en las clases altas de muchas civilizaciones. Por ejemplo, en la Grecia clásica, el Imperio Romano, en la Inglaterra del siglo XVIII, en la Francia de los siglos XXIII y XIX. Teniendo en cuenta el efecto anticonceptivo de la lactancia, las clases populares tenían una fecundidad limitada, dado que las nodrizas pertenecían a este estamento. Sin embargo, en las clases acomodadas la fecundidad no estaba controlada por la lactancia y tenían una descendencia que rondaba los 15 ó 20 hijos.

Toda una serie de creencias populares y erróneas teorías, además de una serie de factores socioeconómicos y religiosos, modas y estilos de vida, contribuyeron al rechazo de la lactancia materna entre las clases media y alta de muchos países de la Europa de los siglos XV a XIX. Se consideraba al amamantamiento como algo indigno, vergonzoso, propio de las clases inferiores o de los animales. De esta manera, se pone de moda la lactancia mercenaria por medio de nodrizas o madres de leche del pueblo llano.

Alimentación de lactantes con leche de animales

La alimentación artificial de lactantes se conoce desde 2000 años a.C. Se empleaban vasijas con boquilla o cuernos. A lo largo de la historia, se han encontrado referencias y recomendaciones sobre el tipo de leche que se tenía que administrar al lactante. Como ejemplo, Sorano de Éfeso (siglo II a.C) recomienda la leche de cabra para niños que no puedan ser criados a pecho. En 1565, Simon de Vallembert recomienda leche de cabra o vaca a partir del tercer mes y se opone a la antigua costumbre de alimentar a los niños con comida masticada por la madre o nodriza. Consideraba que esta comida era fuente de infecciones por gusanos.

A lo largo del siglo XVIII, las experiencias de alimentación artificial de lactantes en medio institucional fueron desastrosas, llegando casi al 100 por cien de mortalidad. Desde la antigüedad se conocía el fracaso de la alimentación con animales, que acababa en la mayoría de casos, con la muerte del lactante.

Durante el siglo XIX todos los tratados médicos afirman la superioridad de la leche de mujer sobre la de cualquier otro animal. Después de la mujer, se sitúan por orden de adecuación a las necesidades nutritivas del niño, la de cabra, asna y por último, la de vaca.

A finales del siglo XIX, químicos y comerciantes como Henri Nestlé, entran en el campo de la alimentación infantil. Con una industria química cada vez más preparada, se empiezan a hacer los primeros preparados lácteos. El cálculo y la medición de las dosis adecuadas, convencen a profesionales sanitarios que lo industrial es más perfecto que lo natural.

Los avances obtenidos en las últimas décadas en la composición de leches para lactantes a partir de modificaciones de leche de vaca, han conseguido productos químicamente similares a la leche materna, aunque desprovistos de las propiedades inmunitarias de la leche materna. Esta leche, administrada en dosis adecuadas al lactante consigue resultados nutricionales satisfactorios que se alejan mucho de los descritos en siglos anteriores. Sin embargo, las consecuencias a largo plazo, siguen siendo desconocidas.

En 1981 se aprueba el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna, conjunto de reglas destinadas a proteger la lactancia materna de las prácticas comerciales poco éticas. En 1990, la Asamblea Mundial de salud de la OMS recomienda a todos los gobiernos adoptar el Código. España se adhirió en el año 1993 (RD 1408/92 en BOE 13-01-93).

Fuente: Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad

Publicidad