Noticias

Pilar Carbonero, primera mujer miembro de la Real Academia de Ingeniería de España, en la Pública de Navarra

      
La sociedad no se puede permitir el lujo de prescindir de la inteligencia de las mujeres. Por eso hay que arbitrar medidas que permitan a las mujeres superar ese período complicado de su vida que es cuando son madres. En ese momento tienen que ser apoyadas no sólo por su pareja y su entorno familiar sino por las instituciones, por la sociedad en general. Estas palabras las pronunciaba en la Universidad Pública de NavarraPilar Carbonero Zalduegui, Catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Politécnica de Madrid y primera mujer en ser elegida miembro de la Real Academia de Ingeniería de España. La profesora Carbonero impartió en la Universidad una conferencia sobre Las mujeres y el progreso en la Investigación Agronómica.

Con esta charla se clausuraron las Jornadas Pasado, presente y futuro de la profesión de ingenieros agrónomos e ingeniero técnico agrícola que tuvieron lugar en la Universidad Pública de Navarra. Las conferencias se enmarcaban dentro de los actos que la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Pública de Navarra ha programado con motivo de la conmemoración del 150 aniversario de la creación de la titulación de Ingeniero Agrónomo en España, con la creación de la Escuela Central de Agricultura, en 1855, en Aranjuez.

Horarios flexibles
Pilar Carbonero comenzó su intervención con un repaso histórico del papel desempeñado por la mujer en el progreso del cultivo de las plantas. Así explicó, en los orígenes de la Agronomía, los historiadores y los científicos están de acuerdo en que la mujer de modo anónimo tuvo un papel importante al pasar de esa sociedad de cazadores recolectores a una sociedad agrícola.

Avanzando varios siglos, Pilar Carbonero mencionó el papel que investigadoras como la genetista estadounidense Bárbara McClintock, hasta el momento la única mujer Premio Nobel de Fisiología y Medicina, galardón que recibió en 1983 por su descubrimiento de elementos genéticos móviles.

Habló también sobre la situación de las mujeres en la Escuela de Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid donde en estos momentos alcanza al 50% de su alumnado. Sin embargo, este porcentaje desciende en el caso del profesorado y alcanza el nivel más bajo en la categoría docente más alta, el de catedrático donde únicamente un 15% son mujeres.

Las razones son muchas, señala Pilar Carbonero, pero sobre todo destaca una. El período fértil de la mujer, afirma, coincide con el momento en que hay que dedicar el mayor esfuerzo profesional por abrirse camino. Son las épocas más duras, donde si una se desconecta, es difícil retomar la actividad diez años después.

Por eso, prosigue hay que impulsar medidas que permitan compatibilizar la vida personal y profesional, como el trabajo a tiempo parcial. Además hay que aprovechar las tecnologías de la comunicación, que permiten mayor flexibilidad de los horarios y del lugar de trabajo.
Junto a ello, esta pionera en la investigación agronómica en España aboga por cambiar la mentalidad de la sociedad. Precisamente estos días aparecía en la prensa un estudio en el que el 45% de los encuestados decía que la mujer debía quedarse en la casa. A la vez, otro artículo señalaba que los 2/3 de las mujeres amas de casa desearían tener un trabajo remunerado. Y yo creo que es una pena que toda esa parte de la sociedad esté frustrada, porque el trabajo no sólo les beneficiaría a ellas sino a toda una sociedad que no se puede permitir el lujo de prescindir de la inteligencia de las mujeres.
  • Fuente:


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.