Noticias

¿Es tan malo procrastinar como opinan algunos expertos?

      
Permitir el pensamiento divergente puede ser una forma de dar con soluciones más efectivas en el trabajo
Permitir el pensamiento divergente puede ser una forma de dar con soluciones más efectivas en el trabajo
  • No todo es blanco o negro cuando hablamos sobre procrastinar, porqué lo hacemos y lo que conlleva.
  • La procrastinación nociva es la que puede afectar a nuestra productividad, pero una procrastinación controlada es buena y beneficiosa para nuestra creatividad.
  • Clasificar nuestras tareas entre urgentes, no urgentes, importantes o no importantes es una eficaz manera de controlar las consecuencias de la procrastinación y evitar un fracaso.

La satisfacción que busca el cerebro en procrastinar tareas relevantes y ocuparse de otras obligaciones menos urgentes y menos importantes es lo que nos hace caer tan a menudo en este comportamiento.

Pero como todo comportamiento que afecta, principalmente, a nuestra actividad profesional, lo malo es caer en los vicios y en poner en peligro nuestra productividad y profesionalidad.

Para evitarlo, la división de las tareas importantes en micro metas o la norma de obligarse a dedicarle cinco minutos a las tareas que más nos cuestan e intentar ir extendiendo el tiempo invertido, es otra de las formas de hacer frente a la procrastinación nociva.

Los estudios que defienden los beneficios de la procrastinación eficaz

Una de las mayores ventajas que se consigue la procrastinación es dejar que la creatividad que se desarrolle plenamente, ya que se permite a la mente que divague, relacione ideas y dé con ingeniosas propuestas.

Esta procrastinación controlada permite una intervención muy eficaz del pensamiento divergente y lleva a ideas o propuestas menos convencionales y más exitosas.

Porque otro de los detalles que debemos de tener en cuenta es que, a veces, nos centramos tanto en la productividad y la anticipación del trabajo, que descuidamos el ingenio o valor del trabajo realizado.

Del mismo modo, muchos profesionales también apuntan sobre las consecuencias negativas del efecto contrario, es decir, de la precrastinación y lo que supone un deseo desmedido de ocuparse de las tareas cuanto antes, bloqueando las posibilidades de meditar sobre ellos con calma y obteniendo resultados más satisfactorios.

En ocasiones, esa necesidad de presión o un toque de atención es la que ayuda a centrarnos y dejar de divagar, pero aprovecha todos esos frutos de la procrastinación para bordar un proyecto.

Los resultados del estudio de la Facultad de Negocios de la Universidad de Wisconsin

Dirigido por la investigadora Jihae Shin, se reunió a un grupo de personas a las que se pidió que propusieran ideas para crear un negocio.

Al primer grupo se le puso de inmediato a trabajar en sus propuestas, mientras que a un segundo grupo se le dirigió a realizar otras actividades y juegos, antes de ponerse a trabajar en sus ideas.

En la valoración de las propuestas recogidas se pudo comprobar que un 28% de los miembros del grupo procrastinador y que habían dedicado tiempo a los juegos, habían aportado ideas más creativas e ingeniosas que los que habían estado todo el tiempo centrados en su cometido.

Por tanto, ¿es conveniente encontrar un balance entre la productividad y la creatividad para conseguir mejores resultados?

6 nuevas profesiones que se crearán en la próxima década

Infografía: 6 nuevas profesiones que se crearán en la próxima década

Descubre algunas de las nuevas profesiones que serán necesarias en el futuro y que te asegurarán una carrera profesional de éxito.

Regístrate y descarga esta infografía gratuita



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.